10 años del día que cambió todo en Red Bull: su primera victoria

Redacción

19 de abril de 2009. El Mundial de Fórmula 1 celebraba en China su tercera prueba de la temporada y el safety car comenzó iluminando un camino en el que Red Bull terminó brillando con luz propia. Declarada en mojado, cayó la bandera a cuadros después de 56 vueltas con un mensaje muy especial: “Buen trabajo Sebastian, orgullosos de ti”. Y de todo lo que vino después: 59 victorias, 60 poles, 162 podios, 61 vueltas y 4 títulos mundiales.

Shanghái fue testigo del primero de todos los éxitos que estaban por venir para los de Milton Keynes y fue Vettel, sumando la primera de las 38 victorias que logró para los austriacos con su compañero Mark Webber en la segunda posición, quien lo cambió todo en el seno de un equipo con el que, por aquel entonces, nadie contaba ni siquiera como amenaza seria en la lucha por los puntos. Era la quinta temporada de la escudería austriaca en la Fórmula 1 y los monoplazas con difusor doble de Brawn dominaban el Mundial.

Entonces el título fue para los británicos, pero tras colocar la primera piedra de su historia, en la que fue Webber quien continuó sumando con sus triunfos en Alemania y Brasil, lo mejor estaba todavía por venir para Red Bull. Llegó 2010 y con él una nueva oportunidad que los austriacos no desperdiciaron. El RB se convirtió en el penúltimo coche dominador de la F1, ahora es Mercedes quien goza de ese privilegio, y los de Milton Keynes fueron su propio rival y no precisamente porque no los tuviesen en la pista.

Lograron un monoplaza ganador, en muchas ocasiones inalcanzable para el resto. Su superioridad se tradujo en cuatro títulos para un Vettel que se impuso a todos sus compañeros, aunque no fue el único que contribuyó a agrandar la historia de la escudería. Además del alemán y Webber, que sumó 9 triunfos junto a Red Bull, en 2014 llegó el turno para un Daniel Ricciardo que tras cuatro temporadas en Milton Keynes se despidió con 7 victorias y un sabor agridulce. Pero eso es otra historia.

La entrada en escena de Verstappen fue otro de los momentos que cambió la trayectoria de Red Bull. El holandés aterrizó junto a la escudería austriaca en la quinta carrera de 2016 y se estrenó con victoria sobre el asfalto de Montmeló, convirtiéndose en el ganador más joven del ‘Gran Circo’ con 18 años y 228 días reemplazando, precisamente, a Vettel. Los de Milton Keynes vieron en él a su nuevo ‘Seb’. Max sumó la última victoria para el equipo en el GP de México 2018 y ahora está llamado a convertirse en un campeón que necesita en el RB15 la furia de ese monoplaza que logró cuatro títulos mundiales.

Ver más en https://as.com/motor/2019/04/19/formula_1/1555686303_335149.html#?ref=rss&format=simple&link=link

  • Categoría de la entrada:Deportes