Afrobeat: el género musical nigeriano que ha triunfado en 2022
La estrella nigeriana Tems actúa en el Festival de Glastonbury (Reino Unido) en 2022. Jim Dyson/Getty Images

Más que las películas de Nollywood, el afrobeat es posiblemente la exportación cultural más importante de Nigeria desde el cambio de milenio. Se trata de una categoría musical enormemente dinámica que incorpora diversos estados de ánimo, lenguajes, estilos y géneros existentes.

Como se ha sugerido, la esencia del afrobeat es la música pop festiva originaria de Nigeria y África Occidental. A lo largo de 2022, los artistas de afrobeat han sido nombres habituales en la escena mundial, han ganado premios, formado parte de bandas sonoras de Hollywood, llenado estadios e incluso han conseguido sus propias listas musicales en Reino Unido y Estados Unidos.

La exposición Fela Anikulapo-Kuti: Afrobeat Rebellion en París se inauguró con una peregrinación de la comunidad afrobeat a la capital francesa para rendir homenaje al músico nigeriano que ayudó a crear el afrobeat, que engendró la corriente actual.

En Nigeria, algunos artistas de afrobeat empezaron a tomar conciencia política, mientras grandes nombres competían por publicar álbumes de referencia. La película Black Panther: Wakanda Forever celebró su estreno africano en Lagos con una banda sonora impregnada de afrobeat que destacaba el talento de la cantautora nigeriana Tems.

Temporada electoral

En la Nigeria de 2022, la música afrobeat ha estado vinculada con las elecciones generales que tendrán lugar en febrero de 2023. En mi estudio sobre la relación entre la música pop y la conciencia electoral desglosé una serie de formas en que los músicos populares influyen en las elecciones y viceversa. Entre ellas, la evolución positiva que se da cuando las estrellas del pop impulsan ciertos asuntos en los programas de los partidos políticos al hablar sobre problemas sociales.

Tomemos, por ejemplo, “Electricity” de Pheelz y Davido, uno de los singles más importantes del año. Aborda el candente tema de la escasa electrificación de Nigeria. De forma sutil pero contundente, pone la pelota en el tejado de la clase política para que resuelva el problema y mejore las condiciones de vida. Es un éxito no partidista que resuena con el público al tiempo que llama la atención de los políticos.

En 2022, varias estrellas de afrobeat buscaron la atención de la clase política inspirándose en ella o simplemente apropiándose de eslóganes y canciones popularizados por los políticos. “Asiwaju” de Ruger, “Sweet Us” de Timaya y “Emi lo kan” de Qdot son algunos ejemplos. Ninguno de estos singles tiene necesariamente valor electoral ni prescribe soluciones a los problemas de la sociedad. Sin embargo, cada uno de ellos ofrece provecho a los intérpretes y a los políticos mencionados.

En “Sweet Us”, Timaya, veterano del género, se hace eco de un grito triunfal popularizado por el gobernador del Estado de Rivers. La canción fue un éxito nacional después de que el gobernador perdiera unas amargas primarias presidenciales. Aunque tuvo eco entre el público desfavorecido, todavía llegó a más gente después de que Timaya hiciera una versión sensual. En la pegadiza pero cursi “Asiwaju” (Líder), el emergente Ruger hace una sutil referencia a Asiwaju Bola Tinubu, el candidato presidencial del partido gobernante de Nigeria, casi anhelando la atención del equipo de campaña del partido.

Varias personalidades del afrobeat y de Nollywood, como P-Square y Kenneth Okonkwo, han apoyado al candidato presidencial Peter Obi, popular entre los jóvenes nigerianos.

Pero no toda la música procedente de Nigeria en 2022 tiene un sesgo electoral o político.

Estrellas destacadas: Kizz Daniel y Asake

2022 es el año de “Buga”, un éxito viral del cantautor Kizz Daniel cuya coreografía han sido bailada en público por personalidades como George Weah, presidente de Liberia.

Daniel no se detuvo ahí. Añadió “Cough” a un ya espectacular corpus de trabajo. “Buga” y “Cough” ponen de relieve la maestría del artista a la hora de aplicar frases de toda la costa occidental africana para conseguir efectos panafricanos. Buga es un término yoruba que significa “alardea de lo que tienes”.

Sin duda, 2022 también es el año del artista revelación Asake, cuyo éxito “Terminator” recuerda a la película homónima de Hollywood. Asake demuestra hasta qué punto el afrobeat es transartístico y transnacional. Mientras estaban en el extranjero, algunos de los principales candidatos presidenciales nigerianos publicaron vídeos bailando o haciendo ejercicio al ritmo de “Organise”, la canción favorita de los seguidores de Asake.

La “Reina del afrobeat”, Tiwa Savage, de 42 años, se unió a Asake para sacar el single de éxito “Loaded”, en el que habla de su propia experiencia tras la filtración de un vídeo sexual. El cantante Oxlade también triunfó en las ondas con “Ku lo sa”. Otras menciones destacadas son “Rush”, de Ayra Starr y “Peace”, de MohBad, que trata el tema de los insatisfactorios contratos con sellos discográficos locales.

Año del álbum

2022 también fue un gran año para las estrellas de afrobeat que buscaban cimentar su legado con trabajos completos.

El primer álbum como artista del productor y cantautor CKay, Sad Romance, contenía el tema “Love Nwantiti”, que alcanzó éxito mundial y cosechó premios. Otros lanzamientos célebres son Boy Alone de Omah Lay, Rave and Roses de Rema, Playboy de Fireboy DML, Catch Me if You Can de Adekunle Gold y Love, Damini de Burna Boy (el álbum más reproducido en Nigeria en 2022).

El pionero de afrobeat Wizkid presentó More Love Less Ego en un año que le confirmó como un artista excepcional que cada vez se apoya más en la frescura que le dan al género Tems y Ayra Starr. También está, por supuesto, el debut de Asake, Mr Money with the Vibe.

Abrazar el rap

Hay pruebas del impacto de la música rap a medida que se integra cada vez más en el afrobeat: casi todos los raperos nigerianos de éxito han aprendido a hacer música pop.

En 2022, el dúo Show Dem Camp lanzó Palmwine Music Vol. 3. MI Abaga sacó The Guy y el veterano Vector publicó The Energy Still Lives In Me, invocando el afrobeat como espejo del incansable espíritu nigeriano.

Tems: rostro del futuro

Este impresionante año para la música afrobeat también fue el año de la banda sonora de Wakanda Forever, con CKay, Fireboy DML, Rema, Burna Boy y Tems.

Junto a su interpretación de “No Woman, No Cry” de Bob Marley,
2022 pertenece a la productora y cantante de R&B fusión Tems. En Nigeria ganó dos Headies Awards por su EP If Orange Was A Place y luego arrasó en Estados Unidos, donde se hizo con un BET Award, el premio a la mejor artista revelación en los Soul Train Music Awards, y dos American Music Awards. Está nominada en tres categorías para los Premios Grammy 2023. Tems ha actuado en algunos de los festivales de música más importantes del planeta en 2022 y es protagonista de la portada del número de invierno de la revista Dazed Magazine.

Puede que el futuro del afrobeat no esté en el propio afrobeat. El género se irá inspirando progresivamente en los estilos occidentales y, en muchos aspectos, Tems es un ejemplo de esto. Su asociación con el afrobeat tiene que ver más con su identidad como nigeriana que con la música en sí. Refleja la unión de los márgenes de la música nigeriana con una amalgama de influencias externas. Antes que ella, artistas similares como Asa y Nneka hicieron sus pinitos en el mercado internacional, pero no tuvieron el impacto de Tems.

Tems representa un año en el que este ecosistema ha experimentado una movilidad sin precedentes. Algunos analistas estiman que Estados Unidos acabará alejándose de afrobeat, pero esto es irrelevante, ya que al género no le pasa nada malo por el momento, y así seguirá durante 2023.

The Conversation

Garhe Osiebe no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

  • Categoría de la entrada:Opinión