Al menos catorce personas mueren en las manifestaciones para pedir la dimisión de la presidenta de Perú

Redacción

La cifra de manifestantes fallecidos en la región peruana de Puno, fronteriza con Bolivia, este lunes se elevó a catorce, en el sexto día de protestas antigubernamentales tras la tregua navideña, por lo que el número de víctimas mortales desde el 11 de diciembre asciende a 43 personas.

La Defensoría del Pueblo confirmó inicialmente a través de su cuenta de Twitter la muerte de nueve personas en los enfrentamientos en las inmediaciones del aeropuerto de Juliaca, que está siendo el epicentro de las protestas ciudadanas en 2023 que exigen la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el adelanto de elecciones en 2023 y una nueva constitución, entre otros reclamos.

La defensora recordó que, entre las víctimas en Juliaca, ubicada en la región de Puno, colindante con Bolivia, hay al menos un menor de edad de 17 años. Revollar sostuvo que la movilización de este lunes en Juliaca fue «muy grande en el número de personas» y lamentó que «se haya tornado muy violenta». En este sentido, mencionó que los manifestantes usan «armamento casero» y los exhortó a actuar de forma pacífica sin «estos niveles de violencia». «La solución a este problema es política. Por eso nuestro llamado al Congreso y al Gobierno para que encuentren una salida real», concluyó.

Un bebé, víctima mortal

Un bebé de 35 semanas fue uno de los fallecidos en Puno porque la ambulancia en la que era trasladado a un hospital quedó en medio de los bloqueos de los manifestantes, informó este lunes la Dirección Regional de Salud (Diresa) de ese departamento. El bebé era atendido en el hospital de Yunguyo el último domingo y fue enviado al hospital regional Manuel Núñez Butrón al presentar insuficiencia respiratoria y sepsis, por lo cual requería la atención de un médico especialista en neonatología. Sin embargo, «no sucedió debido a que hubo dificultades para el paso de la ambulancia a la altura de Molino, distrito de Juli, provincia de Chucuito», en Puno, añadió el comunicado de la Diresa.

La entidad manifestó que los servicios de salud tienen la misión de «proteger la salud de la población» en cualquier tipo de circunstancia y «en conflicto social atender lesionados y estar en alerta» para evitar «hechos no deseados». Añadió que los trabajadores de salud son ciudadanos libres que participan junto al pueblo «en las justas demandas que se entablan». Sin embargo, invocaron a «los dirigentes y luchadores sociales a mantener la serenidad» y proteger la salud del pueblo junto al personal de salud que trabaja atendiendo pacientes en ambulancias que requieren ser trasladados a un hospital.

Horas antes, según ha informado el diario ‘La República’ y varios medios locales, habría fallecido un hombre, de 35 años, que resultó herido en la cabeza en la ciudad de Puno y fue posteriormente trasladado hasta Juliaca –a unos 60 kilómetros– para recibir atención médica, aunque falleció poco después de llegar a la ciudad, sobre las 2.00 horas (hora local). Congresistas del departamento de Puno emitieron un comunicado conjunto para exigir la renuncia de Boluarte después de los enfrentamientos registrados en la zona durante el fin de semana en la región, que dejaron una treintena de personas heridas, entre ellas varios periodistas.

Por otro lado, el aeropuerto Coronel Alfredo Mendívil Duarte de Ayacucho ha tenido que suspender este lunes de forma temporal sus operaciones «como medida de prevención» ante los enfrentamientos entre manifestantes y efectivos de la Policía en la región, según RPP.

Las protestas en Perú se iniciaron tras la detención del expresidente Pedro Castillo y su acusación por rebelión al intentar cerrar el Congreso y convocar elecciones parlamentarias tras año y medio intentando gobernar al tiempo que lidiaba con las maniobras de la cámara, que a la tercera logró su destitución.

  • Categoría de la entrada:Deportes