Aplausos en el confinamiento: un ritual colectivo con utilidad demostrada

Shutterstock / KikoStock

Durante el confinamiento, el aplauso se convirtió en un ritual colectivo con una elevada participación, que duró en algunos lugares hasta junio de 2020. Simbolizaba una expresión de gratitud y apoyo al personal sanitario, y también la esperanza y la promesa de fuerza y resistencia colectiva.

Al mismo tiempo, también le acompañó un debate sobre si aplaudir era una hipocresía al no cumplirse luego las medidas de seguridad, poniendo de esta forma en riesgo a otras personas. En algunas ocasiones, el personal sanitario hizo peticiones explícitas como “no nos aplaudáis, quedaos en casa”. Entonces, ¿sirvió de algo el aplauso colectivo? Y si lo hizo, ¿qué efectos produjo?

Ante amenazas colectivas como la de covid-19, las conductas (como llevar la mascarilla o no saltarse las normas del distanciamiento durante la pandemia), aunque realizadas individualmente, representan un afrontamiento y una acción colectiva para preservar el bien común. Ello implica que limitemos nuestros intereses personales y adoptemos conductas socialmente responsables.

Para lograrlo, no es suficiente ni factible que las autoridades regulen el comportamiento de los ciudadanos mediante sanciones. Resulta necesario por tanto que los individuos adquieran un compromiso personal firme de actuar de una manera prosocial.

Rituales colectivos con fuertes vínculos emocionales

Durante la pandemia, muchísimas investigaciones han buscado averiguar de qué depende que las personas realicen estas conductas prosociales, aunque ello suponga un coste, dificultad o incomodidad. Se ha demostrado que las características personales como la percepción de riesgo de contagio o ciertos rasgos de personalidad predecían dichas conductas. Pero el ser humano es social por naturaleza, y precisamente esa condición puede facilitar también comportamientos que promuevan el bien común.

El aplauso se realizaba conjuntamente con otras personas, de una manera pautada (aplaudir) y repetida. Esto lo convertía en un ritual: una acción sincronizada sin un propósito instrumental cuyo significado no era obvio para los no informados.

Los rituales colectivos han sido parte de la vida grupal desde los albores de la humanidad, facilitan la actividad grupal coordinada y prosocial, y fomentan un comportamiento cooperativo que puede incluso implicar costes individuales.

A su vez, crean fuertes vínculos emocionales entre los participantes, lo que conduce a una mayor emocionalidad y cooperación. Desde la psicología social se ha mostrado que los participantes de los rituales pueden llegar a experimentar una intensa sincronía emocional con otros asistentes. Es decir, la experiencia temporal de una intensa empatía y emoción compartida, cuyos efectos pueden ser bastante duraderos y facilitar conductas prosociales.

Sanitarios y bomberos de Málaga durante un aplauso colectivo en abril de 2020.
Shutterstock / Zenytal

Midiendo el efecto aplauso

Una investigación realizada en España por nuestro grupo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid confirmó los efectos del aplauso colectivo en el fomento de las conductas preventivas.

Esta investigación consistió en dos estudios. El primero se realizó al final del confinamiento. A través de una encuesta on-line a la que respondieron 528 personas (con edades de entre 18 y 83 años, 69 % mujeres) se evidenció que la participación activa en el aplauso predecía una mayor adherencia a las medidas de protección.

¿Cuál es la explicación? En primer lugar, las personas que habían salido a aplaudir experimentaron este estado de sincronía emocional consistente en una fuerte unión afectiva con otros.

En segundo lugar, esta experiencia emocional les llevó a desarrollar un sentido más fuerte de obligación moral individual de actuar de forma socialmente responsable. Posiblemente, esta obligación ayudó a las personas a tolerar los sacrificios o esfuerzos que suponía cumplir con las medidas de prevención.

Y finalmente, la sincronía emocional experimentada durante el aplauso aumentó la percepción de que muchas personas ponían en práctica las conductas preventivas y defendían su importancia (normas sociales percibidas).

El segundo estudio se realizó 8 meses más tarde con jóvenes, grupo muy cuestionado por no cumplir supuestamente con las medidas de prevención del contagio. Participaron 291 universitarios madrileños (de entre 18 y 30 años, 78 % mujeres). Se obtuvieron básicamente los mismos resultados que en la primera investigación, evidenciando que el efecto de la participación en el aplauso se mantuvo durante más de medio año.

Apostar por lo social es la solución

Podemos concluir que los rituales colectivos tienen un gran potencial a la hora de modelar conductas. La historia de la humanidad está llena de ejemplos. En el caso de otras amenazas colectivas, que requieren una respuesta conjunta coordinada –como la emergencia climática–, los rituales pueden ayudar a fomentar las acciones necesarias, aunque a veces sean costosas.

Las intensas vivencias emocionales durante los rituales (sincronía emocional) conseguirán promover la percepción del apoyo generalizado de ciertas medidas y conductas (normas percibidas) y la necesidad moral de realizarlas uno mismo (obligación moral). Creemos que esta investigación ofrece una visión menos individualista o alienante de los seres humanos: apostar por lo social en los retos comunes no es un obstáculo, sino la solución.


Este artículo fue publicado previamente por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).


The Conversation

The authors do not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and have disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

  • Categoría de la entrada:Opinión