Argentina cerebral, primer finalista de la Copa América

Redacción

Argentina sí que cumple y está en la final de la Copa América 2024 del próximo domingo en Miami, la actual casa de Leo Messi. La Scaloneta, invicta y habiendo ganado cuatro de sus cinco compromisos, no quiso líos y despachó a Canadá (2-0) sin demasiadas complicaciones y transmitiendo la sensación, como ha ocurrido en todos sus encuentros, que juega con las revoluciones bajas por decisión propia y que aún no ha tenido la necesidad de pisar el acelerador al máximo.

La Albiceleste es la selección más consistente del torneo (solo ha encajado un tanto) y parte como favorita en la final al margen de que llegue Colombia o Uruguay, que se jugarán la segunda plaza la próxima madrugada. Tiene el as bajo la manga de contar con Leo Messi, que marca las diferencias a pesar de que ha jugado parte de la competición tocado por unas molestias en el abductor. Siempre sabe a lo que juega con un bloque fuerte creado y pulido desde 2019 y, además, afronta todos sus duelos con la confianza y la autoridad que le otorga ser el vigente campeón continental y mundial.

Julián Álvarez y Leo Messi, decisivos

Argentina, mucho más madura y acostumbrada a partidos claves que su adversario, supo trabajar bien la semifinal con una actitud pragmática y poco dogmática.

Domesticó el ímpetu inicial de los canadienses, que salieron decididos a atacar y a buscar un gol que les permitiera soñar. Con el paso de los minutos, la Albiceleste se insinuó en alguna contra, creció en el partido y golpeó con toda su fuerza en la primera oportunidad clara que generó.

Rodrigo De Paul, uno de los más regulares en toda la competición, sirvió en profundidad para Julián Álvarez, que controló, regateó y remató con la diestra… con el esférico pasando por debajo de las piernas de Maxime Crépeau. Un gran gol, el segundo del atacante del City en el torneo, el primero había sido en el partido inaugural también ante la misma víctima.

Los ‘9’ de Scaloni están siendo un seguro de vida, porque. Lautaro Martínez se mantiene como artillero del torneo con su cuatro tantos.

Y con el marcador a favor, la Albiceleste se adueñó de la situación. Monopolizó el balón, Leo Messi apareció entre líneas y Di María, que jugará el domingo su último partido con Argentina, casi liquida la contienda (min. 33) con una genialidad: un remate cruzado de vaselina que raspó la cruceta.

La Scaloneta se soltó en la recta final del primer tiempo con un Leo ganando cuota de protagonismo, y dio el golpe definitivo, después del descanso, en una jugada colectiva en la que Enzo Fernández remató desde dentro del área y Messi, muy pillo, desvió lo suficiente la pelota acariciándola con la suela de la bota. Y allí se terminó todo lo que se daba.

Argentina tuvo bajo control todo el segundo tiempo, administró los esfuerzos y reservó fuerzas para la gran final. Canadá se va a la final de consolación, un buen premio por el torneo que ha hecho.

  • Categoría de la entrada:Deportes