Cinco empresas cárnicas y diez lácteas emiten más metano que países como Rusia

Redacción

En vísperas de uno de los encuentros diplomáticos más grandes hasta la fecha para discutir sobre cómo reducir las emisiones de metano (uno de los gases de efecto invernadero que está impulsando el calentamiento global y acelerando la crisis climática), la publicación de un nuevo informe enturbia las aguas. Las 15 empresas cárnicas y lácteas más grandes del mundo emiten tanto metano que países como Rusia, Australia o Alemania. Las emisiones de una sola empresa brasileña suman, en su conjunto, más metano que toda la industria ganadera de Francia, Alemania, Canadá y Nueva Zelanda juntas. Y aun así, según lo acordado hasta la fecha, las multinacionales están exentas de los compromisos climáticos

Estos son algunos de los datos que se desprenden del análisis publicado este martes por el Institute for Agriculture and Trade Policy (IATP) y la fundación Changing Markets. La información sale a la luz justo unos días antes del primer encuentro ministerial sobre los planes de reducción de metano. El año pasado, durante la cumbre del clima de Glasgow, se presentó el primer compromiso global para cortar las emisiones de este gas al menos un 30% para 2030. Este año, una cuarentena de países, entre los que se incluye España, se han dado cita en Sharm el-Sheikh para presentar su hoja de ruta para lograrlo. Los planes sobre la mesa, sin embargo, no contemplan regular la actividad de las empresas que, tal y como destaca este estudio, se han convertido en las mayores fuentes de emisión de metano del planeta.

«Las emisiones de metano de las grandes empresas cárnicas y lácteas rivalizan con las de los estados, pero ocultan su colosal huella ecológica detrás de una fachada de ‘greenwashing’ y falsos objetivos de cero emisiones», destaca Shefali Sharma, directora de la delegación europea del Institute for Agriculture and Trade Policy. «Estas empresas no cambiarán su modelo de producción voluntariamente: los gobiernos deben establecer reglas para regular sus emisiones y ayudar a los agricultores a alejarse de la agricultura industrial«, añade la experta tras la publicación de este último informe. 

«Las emisiones de metano de las grandes empresas cárnicas y lácteas rivalizan con las de los estados»

Huella de metano

El análisis presentado este martes, en el arranque de la segunda y última semana de la cumbre del clima de Egipto, es el primero realizado hasta la fecha para determinar la huella de metano de multinacionales como Nestlé, Danone, Danish Crown o Saputo. Hasta ahora, la huella de metano de sector privado era una gran incógnita. Sobre todo porque, desde las propias empresas, se habían proporcionado estimaciones discordantes. Los datos aportados por este nuevo estudio suponen la primera estimación global de las emisiones de los grandes actores del sector cárnico y lácteo. Es decir, de las grandes explotaciones industriales. 

Los datos desvelados por este informe son, cuanto menos, impactantes. Tan solo quince empresas de la industria cárnica y láctea son responsables de la emisión de unas 12,8 millones de toneladas anuales de metano. Esto equivaldría a más de 80% de la huella de metano anual de toda la Unión Europea. En total, esta quincena de empresas también supone el 11% de todo el metano producido por la industria ganadera global. Si sumamos la huella del otro gran gas de efecto invernadero, el cómputo global sugiere que estas multinacionales emiten más dióxido de carbono que países como Alemania. «Si estas 15 empresas fueran tratadas como un país, serían la décima jurisdicción con mayores emisiones del mundo», concluye el análisis. 

«Un puñado de corporaciones de carne y lácteos son responsables de 1 de cada 10 toneladas de metano producido por el ganado y, sin embargo, se les ha dado un pase libre para contaminar», destaca Nusa Ubanic, directora de campañas de la plataforma Changing Markets. 

«Un puñado de corporaciones de carne y lácteos son responsables de 1 de cada 10 toneladas de metano producido por el ganado»

Legislación urgente

El panel de expertos que ha liderado este informe reclama una «legislación urgente y ambiciosa» para abordar las emisiones de la industria. Por un lado, piden que los organismos gubernamentales tomen cartes en el asunto y establezcan objetivos de reducción de emisiones para el sector ganadero. Eso incluiría, por ejemplo, obligar a las empresas que informe sobre sus emisiones y, a su vez, establecer un mecanismo de verificación independiente para monitorizar la vericidad de los datos. Por otro lado, se reclama a las empresas del sector que aceleren su transición hacia un «modelo más saludable» donde, por ejemplo, se dejen atrás las macrogranjas de animales y se apueste por explotaciones más pequeñas y sostenibles. 

«La legislación debería ayudar a los agricultores y ganaderos a producir menos y mejor carne y productos lácteos»

«Nuestra mejor esperanza de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados es a través de recortes rápidos en las emisiones de metano. Y esto solo será posible con acciones más ambiciosas dirigidas a las emisiones de la industria ganadera», destaca Ricardo Salvador, de la plataforma Union of Concerned Scientists. «La legislación debería ayudar a los agricultores y ganaderos a producir menos y mejor carne y productos lácteos por el bien de las personas y del planeta», zanja el científico.

  • Categoría de la entrada:Deportes