Cómo incentivar el riego con agua regenerada para dar un respiro a ríos y acuíferos
La sobreexplotación del acuífero de La Mancha Occidental (España) afecta al estado de los humedales del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Luis Pizarro Ruiz / Shutterstock

La creciente demanda de agua para el campo, la ciudad y la industria, sumada al aumento de la intensidad y la frecuencia de los episodios de sequía como consecuencia del cambio climático, están obligando a la búsqueda de fuentes alternativas de agua más sostenibles.

Entre estas opciones se encuentra la regeneración de aguas residuales para su posterior reutilización, una opción que promueven las nuevas estrategias globales y europeas como el Pacto Verde Europeo, la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y el nuevo Plan de Acción de Economía Circular de la UE.

A pesar de este impulso, en la actualidad solo se están reutilizando un 2,4 % de las aguas residuales tratadas en Europa, aunque este porcentaje varía de manera notable entre los Estados miembros. La Comisión Europea advierte que hay potencial para multiplicar por seis el volumen de aguas residuales que actualmente se regeneran.

Diferencias entre países europeos

Chipre es el país europeo que más volumen de aguas residuales tratadas regenera para su reutilización, con más de un 90 %; seguido de Malta, con un 60 %. A continuación estarían otros países de la región mediterránea como Grecia, Italia y España, cuyos porcentajes oscilan entre el 5 % y el 12 %.

En el caso de España, en el año 2020-21 se regeneraron 400 hm³, es decir, en torno al 10 % del volumen total depurado, según el avance del último informe de seguimiento de los planes hidrológicos de cuenca y de los recursos hídricos. Una cifra que, aun siendo de las más elevadas de la UE, queda lejos del objetivo de superar los 1 000 hm³/año que fijó el Plan Nacional de Reutilización de Aguas de 2012.

Además, al igual que ocurre en Europa, los niveles de reutilización varían considerablemente entre las distintas regiones del país. Son más elevados en Murcia, Comunidad Valenciana y las islas, mientras que en el resto del territorio estos niveles aún son mayoritariamente bajos o prácticamente nulos.

A pesar de lo anterior, el contexto actual invita a pensar que la situación podría mejorar en el corto-medio plazo. Esta evolución se debe, entre otras, a las siguientes iniciativas:

El caso del acuífero de La Mancha Occidental

Desde el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales de la Universidad Politécnica de Madrid hemos realizado un estudio en el marco del proyecto RECLAMO para profundizar sobre la situación actual de la reutilización de agua para riego en España.

En el trabajo hemos analizado las percepciones de los principales grupos de interés en el caso de la región del acuífero de La Mancha Occidental (Alto Guadiana), una zona con una importante problemática ambiental ligada a su sobreexplotación y en la que, actualmente, se reutiliza muy poca agua.

El estudio contó con la participación de personal de la administración pública, grupos ecologistas, agricultores, distribuidores de productos agroalimentarios, organizaciones de consumidores, empresas dedicadas a tecnologías de agua y expertos en reutilización de agua. Estos últimos contribuyeron a la caracterización de la situación actual de la reutilización de agua para regadío en la región, así como al desarrollo de escenarios futuros, mediante la metodología de los mapas cognitivos difusos.

Los principales resultados del estudio, basados en el conocimiento local y general de los representantes de estos grupos de interés, indican que el agua regenerada se percibe como una alternativa prometedora a la hora de garantizar el suministro de agua para riego, mientras se contribuye a aliviar la presión sobre el acuífero. Estos derechos de reutilización de agua regenerada solo pueden obtenerse en sustitución de antiguos derechos de explotación de agua procedente del acuífero de La Mancha Occidental.

A pesar de ello, el trabajo también refleja que la reutilización de agua para regadío está muy por debajo de sus posibilidades en la región. Los principales motivos son cuestiones relacionadas con la falta de un marco institucional más adecuado, la aceptación social del agua regenerada y los altos costes de la regeneración del agua en comparación con sus fuentes tradicionales.

Cómo aumentar la reutilización del agua

La simulación de escenarios llevada a cabo en el estudio muestra dos factores con un alto impacto positivo en cuanto a la promoción de la reutilización de agua para riego en la región:

  • Un aumento de la voluntad política, que se tradujera en una mayor agilidad burocrática y en una mejor coordinación institucional.

  • Campañas de sensibilización, que aumenten la aceptación social del agua regenerada.

Por el contrario, el análisis muestra que la necesidad de recuperar el 100 % de los costes del tratamiento necesario para reutilizar el agua en la agricultura podría desincentivar el uso de este recurso por parte de los regantes.

Por último, el trabajo también apunta a la entrada en vigor del nuevo reglamento europeo 2020/741 como un elemento clave para contribuir positivamente a la promoción de la reutilización de agua para regadío. Su puesta en marcha conllevaría la previsible disminución del riesgo tanto para las personas como para el medioambiente, así como una mayor facilidad para el comercio de productos regados con agua regenerada a nivel europeo gracias al establecimiento de unos requisitos homogéneos en todo el territorio.

The Conversation

Esta publicación es parte del proyecto de I+D+i RECLAMO (PID2019-104340RA-I00), financiado por MCIN/ AEI /10.13039/501100011033.

  • Categoría de la entrada:Opinión