¿Cómo intentan atrapar al público joven las televisiones generalistas?
Fotograma de la serie ‘Daniel|A|’, de EITB. Marmoka Films

Si echamos la vista atrás, muchos recordarán el término de la “caja tonta” para referirse al poder de abducción de la pequeña pantalla en sus audiencias, incluso las más jóvenes.

Sin embargo, hoy las nuevas generaciones ya no se sientan frente al televisor para ver sus programas favoritos a una hora prefijada. Los ven cuando quieren, donde quieren y con el dispositivo que quieren, sobre todo en el teléfono móvil. Así, mientras el consumo de la televisión tradicional ha disminuido desde 2013 en más de un 60 % entre los niños de 4 a 12 años y los jóvenes de 13 a 24, el público joven consume cada vez más contenidos audiovisuales de corta duración.

La generación Z prefiere los contenidos rápidos que fomentan las redes sociales y las plataformas. Se conocen como contenidos de “tipo aperitivo” o snackables y duran desde pocos segundos hasta cinco minutos. Los ven en TikTok o Instagram como una actividad secundaria que no requiere de mayor concentración pero que a su vez les anima a participar con comentarios, likes, compartiendo publicaciones y generando sus propios microcontenidos.

Ante el auge de estos contenidos aperitivo, de las plataformas de streaming y de su dificultad para adaptarse a un consumo más flexible, las televisiones generalistas se plantean qué hacer para reconectar con las audiencias más jóvenes.

Más plataformas

Según la consultora GECA, siete de cada diez directivos de la industria audiovisual internacional creen que la televisión tradicional todavía puede diversificar su oferta de contenidos y captar a las últimas generaciones.

Muchas cadenas ya lo están intentando con estrategias multiplataforma y nuevos servicios OTT (over-the-top, es decir, contenido de libre emisión en Internet que el receptor puede ver cuando quiera). Algunas de estas nuevas OTT surgen con programación específica para “rejuvenecer” las televisiones generalistas, tanto públicas como privadas.

En Europa, las televisiones públicas alemanas ARD y ZDF han creado funk, un servicio de streaming que produce 70 programas juveniles para redes sociales. Entre ellos destaca la webserie DRUCK (adaptación de la noruega SKAM) sobre un grupo de adolescentes en Berlín. DRUCK se emite en directo en YouTube y muestra las interacciones de los personajes en WhatsApp y Telegram.

Dos jóvenes atraviesan un campo con Berlín al fondo.
Fotograma de DRUCK.
IMDB

En España, varias cadenas públicas y privadas han puesto en marcha plataformas con contenidos juveniles: Playz (de RTVE), Flooxer (de Atresmedia, integrada en Atresplayer), MTMAD (de Mediaset, integrada en Mitele) y más recientemente Primeran (de EITB, la radiotelevisión pública vasca).

Hay servicios de OTT con contenidos más generalistas, como BBC iPlayer e itvX en Reino Unido, Streamz de la televisión pública en Flandes y la nueva 3Cat de la televisión pública catalana.

Otras cadenas públicas europeas han acordado el lanzamiento de programas, sobre todo juveniles, para intentar competir con las plataformas transnacionales. Es el caso de la Alianza Europea entre France Télévisions, ZDF (alemana) y RAI (italiana). Por otro lado, RTVE, Antena3 y Mediaset han formado LovesTV, un servicio de televisión de banda ancha que permite visualizar gratuitamente los contenidos de la última semana con el botón azul del mando.

Las televisiones generalistas hacen frente a las grandes plataformas internacionales con plataformas nacionales o alianzas supranacionales de programación. ¿Es esto suficiente para atrapar al público joven?

Nuevos formatos

Las televisiones públicas RTVE y EITB se están centrando en renovar su oferta digital. En 2023 sus audiencias lineales apenas superaron el 11 %, en el caso de RTVE (por debajo de YouTube), y el 8,3 % en el grupo EITB (aunque los informativos de ETB2 alcanzaron un 18,4 % de cuota media).

En Playz, el canal digital de contenido joven de RTVE (que también cuenta con una aplicación), se pueden encontrar en la actualidad webseries (como Ser o no ser, sobre un adolescente trans), la “Playz list musical” de La Pija y la Quinqui, videopódcast sobre preocupaciones de jóvenes e influencers que abordan sus problemas de salud mental, y las retransmisiones de la liga de rap freestyle profesional.

Un chico adolescente mira fijamente a una chica.
Fotograma de Ser o no ser, la película, de Playz.
Playz

El laboratorio de medios de RTVE recoge narraciones interactivas. En ellas, el usuario puede tomar decisiones en un rescate de migrantes en el Mediterráneo, responder un test sobre el lado oscuro de los filtros en las redes sociales y ser testigo de un conflicto o de una crisis humanitaria con el teléfono móvil, entre otras opciones. Algunos son proyectos transmedia, como Riders. Este parte de un documental para posteriormente expandirse a un juego –en el que el usuario se convierte en repartidor por un día–, a pódcast, noticias sobre el tema en RTVE y una webserie en Playz.

A pesar de sus bajas audiencias lineales a nivel de grupo, desde hace tres años EITB está ofreciendo formatos digitales innovadores dirigidos a la juventud en euskera, y que giran alrededor de la popular emisora musical Gaztea. En su web podemos encontrar videopódcast y webseries que tratan temas tan diversos como el ser becario (Bekaduna), la identidad de género (Daniel|A|) y el acoso en la red (#martyhilda), entre otros.

La radiotelevisión pública vasca tiene proyectos que se han convertido en fenómenos transmedia como Irabazi Arte (Hasta ganar) y Go!azen, que se emiten en televisión, en la web, en aplicaciones o streaming, publicaciones digitales interactivas, pódcast, etc. Go!azen incluso se ha expandido a obras de teatro y conciertos. Además, casi todos los programas y series juveniles pueden escucharse en sus versiones pódcast en EITBpodkast.

Recientemente, EITB ha apostado por la serie musical de Instagram Itsatsita (Pegados, basada en una obra de teatro) sobre una pareja que se queda “pegada” durante una relación sexual, la miniserie de YouTube Beita, sobre un abuso sexual dentro de una cuadrilla de amigos, y el estreno en la plataforma Primeran de serie de ficción de producción propia, Itxaso, sobre el mundo del surf, que posteriormente ha saltado a Netflix.

La creación de formatos innovadores para los jóvenes avanza en las televisiones generalistas, pero las plataformas les siguen ganando terreno.

Tras su despedida de la televisión “tradicional”, las galas en directo de OT 2023 de Amazon Prime Video en noviembre sumaron casi 2 millones de espectadores, cifra que se superó en el mes siguiente y convirtió a Prime en la OTT líder de audiencia en la franja de 16 a 29 años. Aunque no es el programa más visto de la plataforma, supera los cinco millones de visualizaciones diarias en TikTok y se espera que a medida que se acerque a la final aumente en número de espectadores.

Por ello, es difícil saber cuánto durarán los formatos juveniles en la televisión tradicional frente al monopolio de los servicios de streaming transnacionales.

The Conversation

Ana María Mendieta Bartolomé no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

  • Categoría de la entrada:Opinión