Cómo quedará la agenda de la UE ante el avance de la derecha tras las elecciones
Europa gira hace la derecha tras las elecciones de este domingo (REUTERS/Piroschka van de Wouw) (Piroschka Van De Wouw/)

La votación para elegir a los legisladores regionales de la Unión Europea para el próximo mandato de cinco años terminó después de que cerraron las últimas urnas restantes en Italia, mientras los crecientes partidos de extrema derecha asestaron un duro golpe a dos de los líderes más importantes del bloque: el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz.

Los datos ya publicados confirmaron predicciones anteriores: las elecciones desplazarán al bloque hacia la derecha y reorientarán su futuro. Eso podría dificultar que la UE apruebe legislación y, en ocasiones, la toma de decisiones podría paralizarse en el mayor bloque comercial del mundo.

Los legisladores de la UE, que cumplen un mandato de cinco años en el Parlamento de 720 escaños, tienen voz y voto en cuestiones que van desde las normas financieras hasta la política climática y agrícola. Aprueban el presupuesto de la UE, que financia prioridades que incluyen proyectos de infraestructura, subsidios agrícolas y ayuda entregada a Ucrania . Y tienen poder de veto sobre los nombramientos para la poderosa comisión de la UE.

Estas elecciones llegan en un momento de prueba para la confianza de los votantes en un bloque de unos 450 millones de personas. Durante los últimos cinco años, la UE se ha visto sacudida por la pandemia de coronavirus, una crisis económica y una crisis energética alimentada por el mayor conflicto territorial en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Pero las campañas políticas a menudo se centran en cuestiones que preocupan a países individuales y no en intereses europeos más amplios.

Desde las últimas elecciones de la UE en 2019, los partidos populistas o de extrema derecha ahora lideran gobiernos en tres países (Hungría, Eslovaquia e Italia) y forman parte de coaliciones gobernantes en otros, incluidos Suecia, Finlandia y, pronto, los Países Bajos. Las encuestas dan ventaja a los populistas en Francia, Bélgica, Austria e Italia.

El partido de extrema derecha Hermanos de Italia de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, obtuvo el primer puesto en las elecciones europeas, según indicaron varias encuestas a boca de urna el domingo, aunque con un amplio margen de error (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
El partido de extrema derecha Hermanos de Italia de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, obtuvo el primer puesto en las elecciones europeas, según indicaron varias encuestas a boca de urna el domingo, aunque con un amplio margen de error (REUTERS/Guglielmo Mangiapane) (Guglielmo Mangiapane/)

“La derecha es buena”, dijo a los periodistas el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que dirige un gobierno estridentemente nacionalista y antiinmigrante, después de emitir su voto. “Ir a la derecha siempre es bueno. ¡Vayan a la derecha!”

El partido de extrema derecha Hermanos de Italia de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, obtuvo el primer puesto en las elecciones europeas, según indicaron varias encuestas a boca de urna el domingo, aunque con un amplio margen de error.

Los resultados oficiales se esperaban en cualquier momento después de que los colegios electorales italianos cerraran a las 11 pm hora local (2100 GMT), poniendo fin oficialmente a una elección maratónica que duró cuatro días en los 27 países miembros del bloque.

Una proyección inicial proporcionada por la Unión Europea indicó que los partidos de extrema derecha han logrado grandes avances en el Parlamento Europeo.

En Francia, el partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen dominó las encuestas hasta tal punto que Macron inmediatamente disolvió el parlamento nacional y convocó nuevas elecciones, un riesgo político enorme ya que su partido podría sufrir más pérdidas, lo que obstaculizaría el resto de su mandato presidencial. que termina en 2027.

Le Pen aceptó encantada el desafío. “Estamos listos para cambiar el país, listos para defender los intereses de los franceses, listos para poner fin a la inmigración masiva”, dijo, haciéndose eco del grito de guerra de tantos líderes de extrema derecha en otros países que estaban celebrando victorias sustanciales.

Macron reconoció el ruido sordo de la derrota. “He escuchado su mensaje, sus preocupaciones, y no las dejaré sin respuesta”, dijo, añadiendo que convocar elecciones anticipadas sólo subrayaba sus credenciales democráticas.

En Francia, el partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen dominó las encuestas hasta tal punto que Macron inmediatamente disolvió el parlamento nacional y convocó nuevas elecciones (REUTERS/Christian Hartmann)
En Francia, el partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen dominó las encuestas hasta tal punto que Macron inmediatamente disolvió el parlamento nacional y convocó nuevas elecciones (REUTERS/Christian Hartmann) (Christian Hartmann/)

En Alemania, el país más poblado del bloque de 27 miembros, las proyecciones indicaron que el AfD superó una serie de escándalos que involucraban a su principal candidato para alcanzar el 16,5%, frente al 11% en 2019. En comparación, el resultado combinado de los tres partidos de la coalición gobernante alemana apenas superaron el 30%.

Scholz sufrió un destino tan ignominioso que su tradicional partido socialdemócrata quedó detrás del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania, que pasó al segundo lugar. “Después de todas las profecías fatales, después del bombardeo de las últimas semanas, somos la segunda fuerza más fuerte”, dijo jubilosa la líder de AfD, Alice Weidel.

Las elecciones de cuatro días en los 27 países de la UE fueron el segundo mayor ejercicio democrático del mundo, detrás de las recientes elecciones de la India. Al final, el ascenso de la extrema derecha fue incluso más sorprendente de lo que muchos analistas predijeron.

La Agrupación Nacional Francesa lo cristalizó al situarse en más del 30% o alrededor del doble que el partido centrista proeuropeo Renew de Macron, que se proyecta alcanzar alrededor del 15%.

En general, en toda la UE, dos grupos tradicionales y proeuropeos, los demócrata cristianos y los socialistas, siguieron siendo las fuerzas dominantes. Los avances de la extrema derecha se produjeron a expensas de los Verdes, de quienes se esperaba que perdieran unos 20 escaños y volvieran a caer a la sexta posición en la legislatura. El grupo Renew, proempresarial de Macron, también perdió mucho.

“Estamos listos para cambiar el país, listos para defender los intereses de los franceses, listos para poner fin a la inmigración masiva”, dijo Le Pen, haciéndose eco del grito de guerra de tantos líderes de extrema derecha en otros países que estaban celebrando victorias sustanciales (REUTERS/Sarah Meyssonnier)
“Estamos listos para cambiar el país, listos para defender los intereses de los franceses, listos para poner fin a la inmigración masiva”, dijo Le Pen, haciéndose eco del grito de guerra de tantos líderes de extrema derecha en otros países que estaban celebrando victorias sustanciales (REUTERS/Sarah Meyssonnier) (Sarah Meyssonnier/)

Durante décadas, la Unión Europea, que tiene sus raíces en la derrota de la Alemania nazi y la Italia fascista, confinó a la derecha dura a los márgenes políticos. Con su fuerte desempeño en estas elecciones, la extrema derecha ahora podría convertirse en un actor importante en políticas que van desde la migración hasta la seguridad y el clima.

En contra de la tendencia estuvo el ex líder de la UE y actual primer ministro polaco, Donald Tusk, quien superó a Ley y Justicia, el partido conservador nacional que gobernó Polonia entre 2015 y 2023 y lo llevó cada vez más hacia la derecha. Una encuesta mostró que el partido de Tusk ganó con un 38%, frente al 34% de su acérrimo enemigo.

“De estos países grandes y ambiciosos, de los líderes de la UE, Polonia ha demostrado que aquí triunfan la democracia, la honestidad y Europa”, dijo Tusk a sus seguidores. “Estoy muy conmovido”.

Declaró: “Hemos demostrado que somos una luz de esperanza para Europa”.

Una proyección inicial proporcionada por la Unión Europea indicó que los partidos de extrema derecha han logrado grandes avances en el Parlamento Europeo (REUTERS/Piroschka van de Wouw)
Una proyección inicial proporcionada por la Unión Europea indicó que los partidos de extrema derecha han logrado grandes avances en el Parlamento Europeo (REUTERS/Piroschka van de Wouw) (Piroschka Van De Wouw/)

Alemania, tradicionalmente un bastión para los ambientalistas, ejemplificó la humillación de los Verdes, que se predijo que caerían del 20% al 12%. Dado que se esperan más pérdidas en Francia y otros lugares, la derrota de los Verdes bien podría tener un impacto en las políticas generales de cambio climático de la UE, que siguen siendo las más progresistas del mundo.

Desde el año 2020, Europa acumula récords de temperaturas extremas. El 2023 vivió varias olas de calor, extensos incendios, inundaciones y sequías. Todos estos desastres naturales tuvieron consecuencias mortales: se perdieron 63 vidas por borrascas, 44 por inundaciones y otras 44 a causa de los incendios forestales. Las pérdidas económicas se calculan en más de 13.4000 millones de euros ese año.

Ante esta situación, la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) ha sido clara: Europa no está preparada. Y el auge de los partidos conservadores en el Parlamento Europeo no ayudará. Los grupos ultraderechistas -muchos de ellos, negacionistas del cambio climático- aumentarían sus escaños

El bloque democristiano de centroderecha de la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, que ya debilitó sus credenciales ecologistas antes de las urnas, dominó en Alemania con casi el 30%, superando fácilmente a los socialdemócratas de Scholz, que cayeron al 14%, incluso por detrás del AfD.

“Lo que ya habéis marcado como tendencia es mucho mejor: una fuerza más fuerte, estable, en tiempos difíciles y a distancia”, dijo von der Leyen a sus seguidores alemanes por videoconferencia desde Bruselas.

Además de en Francia, se esperaba que la extrema derecha, que centró su campaña en la migración y el crimen, lograra avances significativos en Italia. El partido de la primera ministra, Giorgia Meloni, ganaría las elecciones al Parlamento Europeo celebradas este domingo, según encuestas a pie de urna, que le otorgan entre un 26 y un 30 por ciento, con los socialdemócratas en segundo lugar.

La votación continuó en Italia hasta bien entrada la tarde y muchos de los 27 estados miembros aún no han publicado ninguna proyección.

(Con información de AP)

La nota Cómo quedará la agenda de la UE ante el avance de la derecha tras las elecciones salió publicada en Infobae

  • Categoría de la entrada:Actualidad