Concejales de Bogotá le volvieron a poner la lupa al sector de la Salud: “Atraviesa su peor crisis en años”
Vendedora ambulante que enfermó de covid-19 en Bogotá
Este año se adelantó un debate de control político a la Secretaría de Salud y a su secretario, Alejandro Gómez. Secretaría de Salud de Bogotá)

En el lapso del último mes, desde el Concejo de Bogotá, dos representantes de la Alianza Verde prendieron las alarmas frente al funcionamiento del sistema de salud de la ciudad. La última de ellas la hizo este miércoles 28 de diciembre el concejal Luis Carlos Leal, que catalogó la crisis de la salud que atraviesa Bogotá, como “más importante por la que ha pasado la ciudad en años”.

“Hoy es una noticia diaria el desabastecimiento de insumos y cierre de servicios de salud públicos de la capital, sitios donde se atiende precisamente a la población más vulnerable. Solo para poner un ejemplo hoy, en plena época navideña, cuando más aumentan los hechos violentos, los accidentes y el pico respiratorio, la Subred de Servicios de Salud Centro Oriente solo cuenta con tres ambulancias para realizar cualquier traslado que se requiera entre sus centros de atención”, indicó este miércoles el concejal, que añadió que este hecho es algo completamente insuficiente para una subred que cobija seis localidades de la ciudad.

Además de la grave situación al interior de los hospitales públicos, el concejal destacó la precaria gestión en salud para las poblaciones vulnerables en la capital, como la situación que se vive en La Rioja, lugar en donde fueron ubicadas familias indígenas, y en donde actualmente muere una persona cada semana, señaló el cabildante.

“El último caso del que tuvimos conocimiento, se presentó el día de ayer: un joven con diagnóstico de VIH, una enfermedad que actualmente cuenta con excelentes tratamientos y resultados, pero que lamentablemente y de acuerdo con lo que denuncia la comunidad allí asentada, no contó con el acompañamiento adecuado y oportuno. Hoy lamentablemente se suma a las cifras de los que fallecen bajo la protección del Distrito”, relató Luis Carlos Leal.

A pesar de las denuncias realizadas desde el cabildo y publicadas en diferentes informes de los entes de control, el silencio frente a las denuncias por parte de la Alcaldía Mayor de Bogotá ha sido una constante. Y es que, a este respecto, el concejal recordó que estas denuncias no son nuevas y que, en lo corrido de 2022, que ya está por concluir, él adelantó un debate de control político en el cual solicitó una moción de observación y de censura al secretario de salud, Alejandro Gómez. Esta moción, dicho sea de paso, fue acompañada por ocho concejales de los 23 necesarios para darle trámite.

“Quieren privatizar y acabar con la salud pública de los bogotanos. Este es un tema que jamás le ha interesado a Claudia López y el panorama es lamentable. En mi debate de control político pregunté acerca de las cifras de mortalidad en menores de 5 años por desnutrición y sus complicaciones, en particular en la población embera, y el silencio por parte del secretario, quien además en su momento presentaba cifras que generaban dudas en los canales oficiales, fue contundente. Jamás contestó la pregunta. El 19 de diciembre falleció una menor de un año, pero esto no le importa ni a la Alcaldesa ni al Secretario”, concluyó el concejal Leal.

Denuncia la concejal Bastidas

Punto aparte, aunque con relación al mismo tema, hace tres días la concejala Lucía Bastidas le planteó una pregunta a la administración distrital: ¿Qué está ocurriendo con el sector salud de la ciudad? Aludiendo a cómo, de un momento a otro, se han realizado visitas sorpresivas para cerrar servicios y sellar ambulancias, como ocurrió en el hospital San Blas.

“El 23 de diciembre el personal médico ha denunciado negligencia e insensatez por parte de la Secretaría de Salud para hacer seguimiento y mejorar la atención en esta Unidad de Servicios. No es la primera vez que ponen en riesgo la atención y traslado de pacientes, pues en septiembre de este año clausuraron Unidades de Cuidado Intensivo (UCI). Las decisiones apresuradas solo afectan a los pacientes y sus familias”, denunció la concejala Bastidas.

Refirió que la Subred Centro Oriente sigue estando en el ojo del huracán y no solo es responsabilidad de la gerencia, sino del trabajo articulado con la Secretaría de Salud, y llamó la atención sobre el riesgo de cierre del laboratorio, y al hecho de que solo están recibiendo urgencias vitales.

“En estos momentos el hospital no tiene servicio para tomas radiográficas necesarias para diagnósticos y cirugías. Con la salud no se juega ¿Se han tomado el tiempo de ponerse en los zapatos del personal médico y pacientes?”, indicó.

El fuego amigo entre la Secretaría de Salud y la Subred Centro Oriente no puede seguir siendo un obstáculo, se necesita celeridad en las obras y adecuaciones que se desarrollan en el hospital San Blas. Si efectivamente quieren que sea un referente pediátrico, puntualizó la cabildante, deberán demostrarlo desde los servicios que se presentan actualmente, pues ha habido desabastecimiento de insumos y la disponibilidad de las salas de cirugía ha sido limitada.

Por último, fue clara al advertir lo siguiente: “A punto de terminar el año y en una época en la que incrementan los casos de urgencias y estamos en pico respiratorio, hacen visitas de seguimiento, lo que demuestra que no hubo planeación ni tenían un cronograma para realizarlas para así definir planes de acción con anterioridad. La solución no es cerrar servicios ni sellar ambulancias, la buena gestión está en detectar a tiempo las anomalías y tener estrategias que no pongan en riesgo el funcionamiento del hospital”, concluyó.

Seguir leyendo:

Restricción al parrillero en Bogotá se mantendrá, aseguró el alcalde encargado

La Filarmónica de Bogotá despide al maestro Raúl García, su fundador

Secretaría de Movilidad destinó más de $70.000 millones en 2022 para la señalización en Bogotá

La nota Concejales de Bogotá le volvieron a poner la lupa al sector de la Salud: “Atraviesa su peor crisis en años” salió publicada en Infobae

  • Categoría de la entrada:Actualidad