Defensores indígenas resisten entre los caminos ilegales y la supervivencia de la selva Amazónica – las elecciones pueden ser decisivas
María Elena Paredes, presidenta del comité de vigilancia de Sawawo Hito 40, enseña imágenes satelitales que demuestran la deforestación de la selva amazónica. Reynaldo Vela/USAID

La mujer Ashéninka con la cara pintada irradiaba una confianza calma y paciente mientras estaba de pie en las orillas arenosas del río Amonia y se enfrentaba a los madereros que amenazaban su comunidad Amazónica.

Los madereros habían excavado un sendero sobre los árboles de caoba y cedro que ella había plantado, y bloqueado las quebradas de las que su comunidad dependía para beber agua y pescar. Ahora, los foresteros querían convertir el sendero en un camino más ancho para tener acceso a las imponentes selvas tropicales que unen la frontera peruana con la brasileña a lo largo del río Yurúa-Juruá.

María Elena Paredes, como presidenta del comité de vigilancia de Sawawo Hito 40, dijo que no, y su comunidad la apoyó.

Ella sabía que no solo representaba a su comunidad y a las otras comunidades indígenas peruanas, sino también a sus primos brasileños que también dependen de estos bosques, aguas y peces río abajo.

A worker aboard a Caterpillar road roller works on a road.
Los caminos engendran más caminos. La Carretera Interoceánica, mostrada aquí, permitió a los madereros, ganaderos y mineros generar cientos de kilómetros de ramificaciones ilegales e informales que trajeron consigo deforestación y daños ambientales adicionales.
David Salisbury

Los residentes indígenas de las fronteras Amazónicas entienden que los madereros con sus tractores y motosierras son la punta de lanza de un camino que permite a los cocaleros, traficantes de tierras y otros acceder a los territorios indígenas tradicionales y a sus recursos. También se dan cuenta de que sus comunidades indígenas pueden ser las únicas presentes para defender el bosque y detener a los invasores y constructores de caminos.

Las elecciones de octubre en Brasil y Perú pueden ser un punto de inflexión para alejarse de la deforestación, la construcción insostenible de carreteras y el ataque a tierras indígenas –o los resultados de la elección pueden continuar aumentando la presión.

Crecimiento explosivo de caminos ilegales a medida que el gobierno se retira

Durante la pandemia de COVID-19, la selva Amazónica ha sido testigo de un crecimiento explosivo de caminos informales e ilegales.

Los departamentos Amazónicos de Ucayali, Loreto y Madre de Dios, Perú, vieron incrementos de 25% en la expansión de caminos entre 2019 y 2020, y de 16% entre 2020 y 2021. En la Amazonia brasileña, los caminos están incrementando a tal ritmo dentro de la selva que los investigadores están recurriendo a inteligencia artificial para mapear la expansión.

Animation of map changes and close up of one area year to year
La construcción de carreteras conduce a la rápida deforestación de tierras aledañas. Los mapas satelitales muestran la expansión de los caminos entre 2003 y 2020 en la zona del amortiguamiento del Parque Nacional Serra do Divisor.
Yunuen Reygadas/ABSAT/University of Richmond, CC BY-ND

Los caminos son la infraestructura más dañina para la selva tropical, provocan deforestación y una serie de impactos culturales y ambientales.

Las investigaciones demuestran que los territorios indígenas son cruciales para salvaguardar los ecosistemas forestales y las inmensas reservas de carbono. Estos territorios, los cuales cubren alrededor de un tercio de la región Amazónica, actúan como una zona de amortiguamiento contra la expansión de caminos, lo cual reduce tanto la deforestación como los incendios.

Pero las comunidades indígenas cercanas a la frontera entre Perú y Brasil están experimentando un ataque en sus países de origen.

Una vista satelital del territorio indígena Parakanã en la Amazonía brasileña demuestra visualmente la habilidad de los territorios indígenas para mantener el bosque de pie (verde oscuro) a pesar de estar rodeado de deforestación y degradación forestal asociada con caminos (café, canela, y verde claro).
David Salisbury/ABSAT/University of Richmond, Author provided

Cuando la pandemia obligó al estado a reducir el monitoreo y la aplicación de la ley en las zonas selváticas remotas, los constructores de caminos ilegales, madereros, mineros y traficantes aumentaron su presencia y ritmo de trabajo. La ausencia del Estado les dio un respiro relativo de la aplicación de la ley, y en Brasil, fueron incitados por la retórica anti-ambiental, anti-indígena y anti-ciencia del presidente Jair Bolsonaro.

La combinación de la construcción de caminos, del calentamiento/desecamiento de los bosques, inducido por el cambio climático, con la deforestación asociada está empujando a la selva Amazónica hacia un punto de inflexión que puede, en tan solo unas décadas, convertir la selva y reserva terrestre de biodiversidad más grande del mundo en una sabana escasamente arbolada dominada por pastos. Miles de incendios están quemando la Amazonia brasileña hoy mientras escribo esto a finales de septiembre de 2022.

Las elecciones podrían cambiar el rumbo

Unas horas río abajo de donde ella confrontó a los madereros, María Elena Paredes y otros líderes indígenas peruanos se reunieron con sus contrapartes brasileños en septiembre de 2022 para discutir estrategias para detener las invasiones. Los líderes brasileños incluyen a Francisco Piyãko e Isaac Piyãko, dos hermanos Ashéninka postulados para las elecciones a nivel federal y estatal.

La primera ronda de votación de las elecciones brasileñas, la cual tomará lugar el 2 de octubre de 2022, incluye más candidatos indígenas que ninguna otra en la historia brasileña. Los 175 candidatos representan un incremento del 37% con respecto a 2018.

El futuro del Amazonas está en juego.

De un lado de la elección está Bolsonaro, un populista que se ha burlado de los pueblos indígenas, de ambientalistas y de la ciencia mientras debilita a las agencias ambientales e indígenas incitando a los mineros, madereros, ganaderos y líderes agroindustriales a talar el bosque.

Del otro lado está Luiz Inácio Lula da Silva – comúnmente llamado Lula – un veterano del Partido de los Trabajadores y expresidente brasileño que aboga por la nula deforestación.

Más importante que la retórica nacional puede ser el éxito de candidatos indígenas como los Piyãkos, quienes están comprometidos con la sostenibilidad, la cooperación trasfronteriza y la diversidad cultural.

“No habrá futuro sin el estado y poderes se unan para respetar nuestra historia y ascendencia” -Francisco Piyako.

Perú también tiene elecciones el 2 de octubre, pero a nivel regional y municipal. En la región de Ucayali, el 37% de los candidatos son indígenas, pero históricamente han tenido muy malos resultados. En contraste, los ganadores frecuénteme tienen fuertes vínculos con las industrias madereras, mineras o cocaleras.

Sin una adecuada representación pro-ambiental e indígena, los caminos y el desarrollo extractivo avanzarán, haciendo el lado peruano del bosque aún más vulnerable. Una victoria para la sostenibilidad, la conservación y la cultura en Brasil puede permear a través de las fronteras políticas de Perú y de los otros siete países que comparten el Amazonas, de la misma manera que la intervención de Paredes en Perú impidió que los tractores arruinaran el bosque y los arroyos que desembocan en Brasil.

A chart shows deforestation fell in the early 2000 but sharply rose again starting in 2019
La deforestación ha aumentado desde 2019, con la mayor parte del impacto en Brasil debido al enfoque de desarrollo del presidente Jair Bolsonaro que resuena entre madereros, ganaderos y mineros.
RAISG

Un trabajo peligroso: Defender el Amazonas

Como líderes, al igual que los Piyãkos, Paredes y otros defienden sus bosques y su gente, y también son blanco de violencia.

En las tierras fronterizas Amazónicas, el peligro amenaza desde múltiples direcciones y rara vez se hace justicia. El asesinato del periodista Dom Phillips y el activista Bruno Pereira en junio de 2022 fue solo el último ataque de alto perfil.

Hace 15 años, el legendario líder indígena, Edwin Chota, protestó por la carretera que hoy bloquean Paredes y su comunidad. Él y tres colegas fueron asesinados a tiros en 2014 después de recibir amenazas de muerte provenientes de madereros y traficantes. Los asesinos permanecen libres en las fronteras Amazónicas.

A headshot image of Edwin Chota
Edwin Chota fue asesinado defendiendo las tierras indígenas y el bosque.
Emory Richey
A group of children and adults walk past a cemetary's vaults
Hijos y familiares de Chota y miembros de la comunidad de los cuatro defensores asesinados visitan la tumba de Chota en verano de 2022.
David Salisbury

Este verano, visité la tumba de Chota junto con más de 20 de los familiares que le sobreviven y miembros de la comunidad de los cuatro defensores asesinados. La mayoría de estas familias temen regresar a sus hermosos bosques en la comunidad fronteriza de Saweto y, en su lugar, permanecen en las afueras de la ciudad de Pucallpa, hacinadas en casas en ruinas con electricidad intermitente y sin agua limpia.

Lejos de su comunidad, los niños no pueden construir conocimiento ambiental y cultural del bosque.

Cinco representantes de Saweto se encontraban entre los 120 líderes de 13 etnias indígenas fronterizas Amazónicas que participaron en nuestro taller de NASA donde discutimos el uso de imágenes satelitales para monitorear cambios en el bosque y el clima. A través de la integración del conocimiento ecológico indígena con el análisis geoespacial de la selva y el clima, los científicos y los grupos indígenas pueden, ambos, monitorear mejor la Amazonía cambiante.

Las madres, padres, e hijos indígenas nos comunicaron su deseo de recibir capacitación y educación que les permita proteger su territorio, adaptarse al cambio climático y construir a un futuro sostenible. Nuestro proyecto NASA SERVIR está creando plataformas basadas en el análisis de imágenes satelitales. Estas plataformas pueden ser usadas por las comunidades indígenas, organizaciones no gubernamentales y agencias gubernamentales para monitorear carreteras, deforestación y cambio climático.

La defensa indígena es crucial

Toda la humanidad está sintiendo los efectos del cambio climático. Nuestros colegas indígenas reconocen que en sus comunidades ya están ocurriendo cambios en la temperatura, el ciclo del agua y las estaciones.

María Elena Paredes habla acerca de su trabajo protegiendo el Amazonas.

Defensores ambientales de la tierra, como Paredes, están trabajando para mantener el bosque más grande del mundo en pie frente a las amenazas que no solo dañan la Amazonía. Si la selva Amazónica se convierte en sabana, habrá repercusiones en los climas de América del Sur, el Caribe, América del Norte y en todo el mundo.

Todos pierden si los defensores indígenas de la Amazonía no tienen el apoyo y oportunidades educativas necesarias para estar seguros, prósperos y empoderados para proteger su hogar en la selva.

Este artículo fue traducido por Yunuen Reygadas.

The Conversation

David S. Salisbury tiene colaboraciones con las comunidades de Sawawo, Saweto y Apiwtxa. Es co-investigador en el Equipo NASA SERVIR Amazonia de Ciencia Aplicada liderado por la Dra. Stephanie Spera en la Universidad de Richmond. Es miembro de Conservación Alto Amazonas y ha colaborado en investigaciones con ACCA, MAAP y otras fuentes Amazónicas ligadas en este artículo. Su libro, Defendiendo el Amazonas, estará disponible en 2023.

  • Categoría de la entrada:Opinión