Disparados a por el sexto
En este momento estás viendo Disparados a por el sexto

Redacción

Puede que en el asfalto se esté viendo otra cosa y las carreras estén siendo más emocionantes, últimamente sobre todo las de cuatro ruedas, pero en lo que se refiere a la lucha por los títulos de MotoGP y Fórmula 1, no hay ningún misterio. Márquez y Hamilton se han encargado de que así sea. Uno ha vuelto de vacaciones haciendo lo que acostumbra, luciendo sonrisa en lo más alto del podio en Brno, y el otro se ha ido a disfrutar de ellas tras hacer lo mismo en Hungría.

Y el resultado es que a falta de nueve carreras para el final de ambos campeonatos cuentan con una ventaja en el liderato sustancial y prácticamente idéntica. 63 puntos por delante de Dovizioso y 62 sobre Bottas. Diferencia que aumenta todavía más si incluimos a los terceros clasificados, especialmente en el caso del ilerdense: tiene a Petrucci a 81 y Lewis, a Verstappen a 69. Una distancia sideral que les permitiría seguir liderando con cierto margen en el caso de no puntuar en dos carreras y que hacía tiempo que no se daba.

Márquez ya se vio en una situación así en 2014, cuando después de diez carreras sacaba 89 puntos a Pedrosa, pero Hamilton, pese a su dominio con el Mercedes, nunca había contado con una renta tan plácida como la actual tras los doce grandes premios que ha disputado hasta la fecha. El único que sabe lo que es disfrutar de una ventaja tan cómoda, e incluso más, es Vettel. En 2011 el alemán aprovechó la tremenda superioridad de su Red Bull para endosar nada menos que 92 puntos a su compañero Webber, siendo esa la mayor renta vista a estas alturas de la temporada desde que se instauró el actual sistema de puntuación del Mundial en 2010.

Sea como fuere, la situación de los actuales líderes y vigentes campeones es envidiable y se basa en un rendimiento igual de constante que de aplastante. Apenas han tenido fisuras. Hagamos un repaso de su año para comprobarlo. Empezando por Marc, el de Honda sumó en la República Checa su sexta victoria. Como mucho ha encadenado dos consecutivas y, aunque es verdad que se han visto cinco ganadores diferentes en total (Dovizioso, Petrucci, Rins y Maverick han vencido una vez), lo cierto es que esa engañosa igualdad se desvanece tan rápido como una estrella fugaz al ver que Márquez atesora más de la mitad de los triunfos.

Y su superioridad sería aún mayor de no haberse producido su único borrón hasta el momento, el que llegó en su circuito predilecto junto a Sachsenring: Austin. Allí se dirigía hacia la victoria con solvencia (casi cuatro segundos de ventaja con Rossi) y se fue al suelo en la vuelta nueve tras un error clamoroso. Desde entonces se mostró más prudente y aceptó acabar segundo cuando tocaba, algo que ha hecho siempre que no ha pisado el escalón más alto del podio, sin embargo, en la clasificación de Brno volvió a salir su vena más arriesgada al jugarse el tipo con neumáticos de seco en asfalto mojado para llevarse una pole estratosférica. El Marc agresivo sigue ahí y quiere salir de vez en cuando.

En cuanto a Hamilton, ha tenido un par de baches: uno en Austria en el que fue quinto en un fin de semana difícil, y otro más reciente en Hockenheim, donde un error que le llevó al muro cuando lideraba bajo la lluvia le hizo acabar fuera de un Top 10 en el que entró finalmente gracias a una doble sanción a Alfa Romeo. Dos días malos por uno solo de Marc, pero Lewis ha ganado a sus rivales por aplastamiento con unas demoledoras ocho victorias (Bottas y Verstappen se reparten el resto con un par cada uno). Dos podios más completan el recorrido que lleva el británico este año.

Un camino compartido por los grandes campeones de la época más reciente del motorsport que sólo puede tener un destino posible: el sexto título. Con él, Márquez sumaría ocho en todas las categorías y se quedaría a uno de Rossi, y Hamilton también tendría a tiro de uno el récord de Schumacher. A ver quién les para… Van disparados al siguiente nivel.

  • Categoría de la entrada:Deportes