Durant e Irving cortan la cabeza de Steve Nash

Redacción

El pasado verano, la NBA quedaba sorprendida por un mensaje de Kevin Durant a la gerencia de los Brooklyn Nets, vino a decir el alero en uno de los culebrones del periodo estival. La sangre no llegó al río en ese momento con la franquicia manteniendo a estrella y entrenador en el equipo, aunque todo pendía de un hilo.

Para más inri, Kyrie Irving se posicionaba en favor de Durant en su guerra con Nash poniendo a los propietarios contra la espada y la pared. Ambos All-Stars sostenían que al base canadiense -dos veces MVP de la NBA- le venía grande el equipo en su primera experiencia como entrenador en la competición.

Finalmente, los dueños de los Nets han tenido que ceder ante los deseos de sus estrellas tras un inicio de temporada para olvidar donde contaban con apenas dos triunfos y cinco derrotas. Nash no había conseguido transmitir a la cancha el estilo alegre y ganador que hizo de su carrera una de las más aclamadas de la NBA.

Los Nets no jugaban a nada con el bueno de Steve y encima no había ni compromiso defensivo ni rigor. Así las cosas, y tras apenas dos temporadas, Nash ha seguido el camino de su predecesor Kenny Atkinson siendo devorado por sus estrellas. La franquicia decidió hacerse con los servicios de Ime Udoka, quien llevó el año pasado a los Celtics a las Finales de la NBA y que actualmente estaba apartado en la franquicia de Boston.

Durant, con 34 años, e Irving, de 30, saben que ahora se encuentran ante su último tren para ganar el anillo de la NBA y que este proyecto es al que se tienen que agarrar antes de perder por completo la credibilidad de la Liga. Los dos son de los mejores talentos ofensivos de la NBA, pero su mala cabeza les ha quitado mucha credibilidad.

Los pecados de las estrellas

El alero se expuso a todo el mundo tras el órdago a Nash y ha sido criticado por su falta de liderazgo. Todo el mundo pone un asterisco a sus dos anillos de campeón al haberlos ganado a la sombra de Stephen Curry siendo incapaz de hacerlo él mismo como líder de un equipo.

En el debe de Irving está su pésima actitud en muchos sentidos. Antivacunas, terraplanista y polémico en muchos comentarios, el base ganó un anillo a la sombra de LeBron James con los Cavaliers hace ya un lustro. Buscaba su cuota de protagonismo extra en Brooklyn, pero tantas excentricidades hacen que cada vez tenga menos novias en la NBA.

Brooklyn Nets, por lo pronto, deberá arrimar el hombro para volver a los puestos de Play-Offs lo más pronto posible. Se trata de un equipo donde las estrellas han campado a sus anchas hasta la fecha. Veremos ahora si con todo a favor son capaces de cumplir con las expectativas. Toda la NBA mira al otro lado de Manhattan.

  • Categoría de la entrada:Deportes