EEUU, a punto de dar protección federal al matrimonio homosexual

Redacción

El matrimonio entre personas del mismo sexo en Estados Unidos gozará de ciertas protecciones federales incluso si el Tribunal Supremo de mayoría conservadora decide en el futuro derogar el derecho, como ya hizo en verano con el aborto. Esa protección será fruto de la Ley de Respeto para el Matrimonio, una iniciativa legislativa que ha recibido este martes luz verde en el Senado, con 61 votos a favor, incluyendo 12 de republicanos, y 36 en contra. El presidente Joe Biden ha prometido firmarla «rápida y orgullosamente» una vez que la ratifique la Cámara Baja, controlada por los demócratas y donde cuenta también con respaldo de parte de la bancada republicana. Esa votación podría llegar el martes que viene.

Esta ley no va tan lejos como Obergefell v. Hodges, la sentencia del Supremo de 2016 que legalizó el matrimonio homosexual en todo el país y que se cree que peligra. No forzará a todos los estados a emitir licencias de boda para parejas del mismo sexo, pero sí obligará a todos a reconocer los matrimonios realizados allá donde sean legales.

La norma, además, protege las uniones del mismo sexo y los matrimonios interraciales, obligando a los estados a reconocer matrimonios legales sin que importe “sexo, raza, etnicidad u origen nacional”. (El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, casado con la exsecretaria de Transporte Elaine Chao, de raíces asiáticas, ha votado en contra).

Además, la norma revoca la Ley de Defensa del Matrimonio de 1996, que definió el matrimonio como unión entre un hombre y una mujer, permitía a los estados no reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo realizados en otros estados y negaba las mismas prestaciones federales igualitarias para todas las parejas casadas. Aunque parte de esa ley fue declarada inconstitucional por el Supremo en 2013, no se había derogado aún.

Libertad religiosa

El apoyo republicano ha sido imprescindible para superar en el Senado la barrera de los 60 votos que inhabilita cualquier intento de bloqueo mediante el filibusterismo. Se ha logrado después de posponer el debate y las votaciones en la Cámara Alta hasta después de la celebración de las recientes elecciones de mitad de mandato. Y, ante todo, se ha conseguido tras incluir en la propuesta de ley lenguaje que especifica protecciones para libertad religiosa, una demanda que tenían los conservadores.

En concreto, el texto aprobado confirma que iglesias, universidades y otras organizaciones religiosas sin ánimo de lucro no estarán obligadas a prestar “ningún servicio, bien o instalación para la celebración o formalización de un matrimonio” y no perderán sus estatus de exenciones fiscales ni otras prestaciones aunque discriminen contra personas del mismo sexo que quieren casarse. Ademas, se clarifica que no se autoriza al gobierno federal a reconocer matrimonios polígamos, algo que la extrema derecha criticaba que podría hacer la ley.  

Ahora la Cámara de Representantes, que en julio dio luz verde a la propuesta de ley original con apoyo de 47 republicanos, debe votar el texto legislativo revisado que este martes ha avanzado en el Senado, aunque se da por segura su aprobación dado el control demócrata de la Cámara Baja y el respaldo de algunos republicanos a la medida. Esta también ha cosechado el apoyo de instituciones como la iglesia mormona, aunque esta sigue considerando que las relaciones entre personas del mismo sexo van contra sus mandamientos y podrá seguir negándose a realizar bodas homosexuales y no perderá sus ventajas fiscales.

Alerta desde verano

La alerta sobre el futuro del matrimonio homosexual en EEUU se disparó en verano, cuando en la sentencia de derogación de la protección del aborto el juez Clarence Thomas escribió una opinión en la que aseguraba que el Supremo debía “reconsiderar precedentes” y examinar otras sentencias que habían legalizado el acceso a anticonceptivos, las relaciones entre personas del mismo sexo y la igualdad en el matrimonio. Thomas, que es negro y está casado con una mujer blanca, no mencionó el precedente que legalizó los matrimonios interraciales.

Actualmente 35 estados de EEUU tienen en sus constituciones o leyes locales prohibiciones del matrimonio homosexual. Esas restricciones fueron inhabilitadas por la sentencia de 2015 pero se calcula que al menos 29 podrían entrar en vigor de nuevo si el Supremo la derogara, como pasó con leyes contra el aborto tras la derogación de Roe v. Wade.

Más de dos tercios de la población estadounidense respalda las uniones homosexuales según los sondeos pero se mantiene también la oposición de grupos conservadores y de algunos republicanos, así como de instituciones religiosas como la iglesia católica de EEUU, que a diferencia de la iglesia mormona no ha dado su apoyo a la ley.

Mensaje de Biden

El presidente Biden ha emitido un comunicado celebrando el logro . “El amor es el amor y los estadounidenses deben tener derecho a casarse con la persona que aman”, ha dicho, aplaudiendo particularmente la cooperación bipartidista para sacar adelante la legislación.

 

  • Categoría de la entrada:Deportes