EEUU aprueba la ayuda de 95.000 millones de dólares a Ucrania, Israel y Taiwán

Redacción

Tras meses en el limbo por las guerras intestinas republicanas, la última partida de ayuda de Estados Unidos a Ucrania, de casi 61.000 millones de dólares, ha recibido finalmente este martes por la noche la luz verde definitiva en el Congreso. La aprobación representa no solo un alivio para Kiev ante la invasión de Rusia sino una importante victoria para Joe Biden.

Tres días después de que la Cámara Baja aprobara esa asistencia, así como otros dos paquetes de 26.400 millones para Israel y 8.100 millones para Taiwán y la región del Indo Pacífico, el Senado ha ratificado el paquete general de 95.300 millones de dólares con 79 votos a favor y 18 en contra.

La norma ahora solo espera la firma este mismo miércoles de Biden, que en un comunicado celebrando el resultado de la votación ha anunciado que se dirigirá a la nación .Y ahora Washington acelerará las trasferencias de armas a Ucrania, que el Departamento de Defensa está preparado para empezar a enviar armas esta misma semana según ha confirmado el propio presidente en un comunicado.

«Esta legislación crítica hará nuestra nación y el mndo más seguro conforme apoyamos a nuestros amigos que se defienden de terroristas como Hamás y tiranos como Putin«, ha escrito el mandatario.

Rusia ha contestado incluso antes de que se produjera la votación con una amenaza de intensificar los ataques a Ucrania como respuesta al apoyo reforzado de Washington y otros aliados.

Veto a TikTok

La legislación aprobada en Washington contiene, además, medidas que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson, incluyó en una cuarta pieza de legislación para reducir la resistencia de los ultraconservadores. Entre esas medidas está incluido un veto nacional a TikTok si ByteDance, su propietaria china, no vende su operación en EEUU en 360 días. La empresa ha dejado claro que no tiene intención de realizar esa venta y se prepara, en cambio, para una batalla en los tribunales.

Además, y junto a una nueva ronda de sanciones a Irán o a la confiscación de bienes congelados a Rusia par financiara parte de la ayuda a Ucrania, la legislación hace un guiño a una petición que realizó el expresidente y candidato republicano Donald Trump y tiene una provisión que establece que los 9.500 millones de ayuda económica a Kiev estén formulados como un préstamo. Quien sea presidente en 2026, no obstante, podrá perdonar la devolución a partir de entonces según la ley.

 

Una historia convulsa

Durante más de medio año el ala más extremista del Partido Republicano había frenado la ayuda a Ucrania. Lo hicieron prolongando la vena aislacionista que buena parte de la formación conservadora abrazó durante la presidencia de Trump. También bajo presiones electoralistas de su candidato para noviembre, acabaron hundiendo un proyecto de ley bipartidista para reforzar los controles de inmigración en la frontera con México que se había vinculado con la asistencia a Kiev.

Aunque el Senado aprobó una propuesta de ley que solo incluía la ayuda a Ucrania, Israel y Taiwán desvinculándola de la inmigración, Johnson asumió las reclamaciones y el discurso de los radicales y mantuvo paralizada esa legislación durante meses.

Recientemente, no obstante, el ‘speaker’ dio un giro y, pese a la amenaza de la congresista ultra Marjorie Taylor-Greene de iniciar un proceso para echarlo del cargo, planteó el esquema de las cuatro normas separadas que se votaron y aprobaron el sábado. La de Ucrania consiguió pasarla con más votos demócratas que republicanos.

Taylor-Greene ha enfriado sus amenazas al comprobar la falta de apoyos para una moción que volvería a sacar los colores al partido, que ya mostró su disfuncionalidad durante la elección y expulsión como ‘speaker’ de Kevin McCarthy y en el convulso proceso para elegir su relevo que acabó con Johnson en el cargo.

 

Oposición inútil

Este martes el Senado ha acelerado la tramitación de la legislación sobre Ucrania. Primero en una votación la mayoría ha rechazado permitir la inclusión de enmiendas. Y tras varias horas de debate ha llegado el voto definitivo de luz verde, que era ampliamente anticipado.

La norma ha contado con oposición de algunos conservadores que mantienen su rechazo a dar más ayuda a Kiev e insisten en la prioridad de la reforma migratoria. Entre ellos está Marco Rubio, que en el debate previo ha definido la legislación como “extorsión moral” a legisladores que, como él, si quieren dar ayuda a Israel y prohibir TikTok.

También ha expresado su oposición el progresista Bernie Sanders, que rechaza que EEUU envíe más ayuda militar a Israel mientras prosigue una campaña militar en Gaza que ha dejado unos 34.000 muertos y una dramática crisis humanitaria.

  • Categoría de la entrada:Deportes