EEUU e Inglaterra piden acabar con la violencia sexual en el fútbol femenino

Redacción

Las selecciones femeninas de Estados Unidos y de Inglaterra enseñaron este viernes a los casi 77.000 aficionados de Wembley, antes de su partido amistoso, un cartel con el mensaje «protejamos a las jugadoras», una manera para reiterar la necesidad de «acabar con la «, destacó el técnico estadounidense Vlatko Andonovski.

Lo hicieron tras la reciente publicación de un informe que describió un abuso sistemático a las jugadoras de la Liga Femenina de Fútbol Profesional de Estados Unidos (NWSL), con varias integrantes que forman parte de la selección estadounidense.

«Fue una semana extremadamente difícil para todos y estoy orgulloso de las jugadoras por estar en el campo, no fue fácil, algunas de ellas estaban en esos ambientes, vivieron esas cosas, aplaudo su coraje y su mentalidad, una vez más demostraron que nada puede impedirles jugar el deporte que aman», afirmó Andonovski en la rueda de prensa posterior al partido perdido 1-2 en Wembley.

En los prolegómenos del encuentro, las futbolistas de EEUU e Inglaterra se unieron y enseñaron a un Wembley repleto de aficionados el mensaje «protejamos a las jugadoras», un gesto que provocó la sentida ovación del público.

«Fue un momento especial cuando las jugadoras se juntaron y enseñaron el cartel. Me puso la piel de gallina ver el apoyo de los aficionados que aplaudieron ese momento. Creo que fue increíble», afirmó.

«Enviamos un mensaje, tenemos que parar la violencia sexual y, una vez más, las jugadoras hicieron un trabajo fenomenal al usar este partido como plataforma para luchar contra esto», insistió el preparador.

El informe revela abiusos sistemáticos hacia las jugadoras

La NWSL es escenario de un abuso sistemático a todos los niveles hacia sus jugadoras y sus máximas instancias han ignorado de forma repetida las acusaciones al respecto, apunta un informe publicado este lunes y encargado por la Federación de EEUU (USSF).

Este informe es diferente a otra investigación que sigue en marcha por parte de la NWSL y el sindicato de jugadoras de la liga (NWSLPA).

La investigación independiente encargada por la USSF y realizada por el bufete de abogados King & Spalding plantea un panorama en el que el abuso verbal y emocional hacia las futbolistas y los comportamientos sexuales inapropiados exceden los límites de un entrenamiento «duro» y son habituales desde las categorías inferiores hasta las superiores.

En las cerca de 200 entrevistas a jugadoras retiradas y en activo, entrenadores, propietarios de clubes o personal de plantilla se pusieron en evidencia tácticas manipuladoras que eran cuestión más de abuso de poder que de mejora del juego y un preocupante patrón de comentarios de contenido sexual, tocamientos indeseados o relaciones sexuales coercitivas.

Los equipos, la Liga y la Federación «no solo fracasaron sistemáticamente a la hora de responder de forma adecuada cuando fueron confrontados con denuncias de las jugadoras y muestras de abuso, sino también a la hora de instaurar medidas para prevenirlo y afrontarlo», recalca ese documento de 36 páginas.

Como resultado de esa falta de vigilancia, entrenadores responsables de esos abusos se fueron moviendo de equipo en equipo sin que nadie frenara sus contratos, blanqueados por comunicados de prensa en los que los clubes les agradecían los servicios prestados.

El documento se centra en tres técnicos -Paul Riley, Rory Dames y Christy Holly- para ilustrar la gravedad del fenómeno, pero recuerda que la pasada temporada la mitad de los diez equipos de la Liga se separaron de sus entrenadores tras denuncias de las jugadoras.

De Dames, por ejemplo, sus jugadoras en el juvenil Chicago Eclipse Select recuerdan que las llamaba «putas», «retrasadas» o «culo gordo» y que «en múltiples ocasiones cruzó la línea de las relaciones sexuales».

Una vez en las Chicago Red Stars, dentro de la Liga, instauró un ambiente hostil con abuso verbal durante los partidos, dice el informe.

  • Categoría de la entrada:Deportes