El aguacate es el maná de México, pero su cultivo causa graves daños medioambientales
Cosecha de aguacates en Uruapan, en el estado mexicano de Michoacán. Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images

El amor de los consumidores por los aguacates en Estados Unidos parece no tener límites. De 2001 a 2020, el consumo de esta fruta cargada de grasas saludables se triplicó en todo el país, aumentando a más de 3,6 kilos por persona al año.

El 90 % de esos aguacates se cultiva en el estado mexicano de Michoacán. Al igual que ocurre con otros alimentos que se han puesto de moda, como las bayas de acai, o se han generalizado, como el aceite de palma, la producción intensiva de aguacate está causando importantes daños medioambientales.

Mi investigación sobre historia medioambiental latinoamericana del siglo XX analiza cómo el movimiento transnacional de personas, alimentos y tecnologías agrícolas ha cambiado los paisajes rurales de América Latina.

La cría de aguacates es económicamente beneficiosa a corto plazo para los agricultores, que en América Latina suelen ser operadores y agroindustrias de tamaño medio. También ayuda a los campesinos, es decir, a los habitantes de las zonas rurales que cultivan productos de subsistencia. Sin embargo, con el tiempo, cada porción de tostada de aguacate pasa factura a la tierra, los bosques y el suministro de agua de Michoacán. Los productores rurales, que carecen de los recursos de los agricultores a gran escala, son los que más sufren estos efectos.

Los efectos medioambientales del monocultivo

Michoacán es el único lugar del mundo donde se cultiva aguacate todo el año, gracias a su clima templado, sus abundantes lluvias y sus suelos volcánicos profundos y porosos, ricos en potasio, un nutriente vital para las plantas. Sin embargo, incluso en condiciones favorables, los monocultivos nunca son sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

La introducción de variedades vegetales homogéneas y de alto rendimiento lleva a los agricultores a abandonar los cultivos autóctonos. Esto hace que el ecosistema local sea más vulnerable a amenazas como las plagas y reduce las opciones alimentarias. También erosiona los suelos fértiles y aumenta el uso de productos agroquímicos.

El monocultivo también puede impulsar la deforestación. Las autoridades mexicanas estiman que la producción de aguacate impulsó la tala de 1 173 a 10 000 hectáreas de bosques al año entre 2010 y 2020. Y consume muchos recursos: los árboles de aguacate consumen de cuatro a cinco veces más agua que los pinos nativos de Michoacán, poniendo en peligro los recursos hídricos para el consumo humano.

Criado en California

Los aguacates han formado parte de la dieta mexicana desde la antigua Mesoamérica, pero el Hass –la variedad más popular hoy en día en todo el mundo– se cultivó en la California moderna.

A finales del siglo XIX, científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos se embarcaron en una misión para recoger y enviar a casa muestras de plantas alimenticias de todo el mundo. El objetivo era adaptar y cultivar estas plantas en Estados Unidos, reduciendo la necesidad de importar alimentos.

La recolección de material genético vegetal de América Latina y la imposición de cuarentenas a los aguacates procedentes de México a partir de 1914 proporcionaron un apoyo vital para el desarrollo de una industria estadounidense del aguacate.

Los agricultores de California y Florida criaron múltiples variedades a partir del material recogido por los exploradores del USDA. Pero los consumidores estadounidenses de principios del siglo XX no estaban familiarizados con este nuevo alimento y dudaban a la hora de comprar aguacates de diversas texturas, tamaños y colores.

En respuesta, los agricultores empezaron a seleccionar plantas que producían aguacates con semillas pequeñas, pulpa abundante, piel dura, textura cremosa y, lo más importante, altos rendimientos. Según Industry lore, Rudolph Hass, un cartero y horticultor aficionado del sur de California, dio con una nueva variedad a finales de los años 20 mientras intentaba propagar una variedad llamada Rideout.

En varias décadas, el Hass se convirtió en el aguacate dominante cultivado en California. En la década de 1950, los agricultores mexicanos que tenían contactos con intermediarios estadounidenses habían introducido el Hass al sur de la frontera.

Cómo el Hass cambió Michoacán

A principios de la década de 1960, los agricultores michoacanos de melón adquirieron tierras para ampliar su producción cultivando aguacates. Pronto se centraron en la producción exclusiva del Hass.

Muchos indígenas purhépecha, junto con campesinos no indígenas, arrendaron o vendieron tierras a la emergente clase productora de aguacate. En la década de 1980, los campesinos empezaron a cultivar también esta fruta. Se trataba de una empresa costosa y a largo plazo: Los árboles tardaban cuatro años en producir aguacates comercializables, pero los cultivadores tenían que comprar los árboles, limpiar la tierra y proporcionarles agua, fertilizantes y pesticidas para ayudarles a crecer.

Los cultivadores de melón cantalupo podían permitirse invertir capital durante cuatro años sin ningún rendimiento en efectivo. Los campesinos tenían que depender de préstamos o remesas de familiares en el extranjero para desarrollar huertos de aguacate.

A medida que se expandía la producción, los distribuidores de agroquímicos, los viveros de árboles y las empacadoras brotaron en las tierras purhépecha, talando los pinos nativos y erosionando los suelos fértiles. México aprobó una ley en 2003 que prohibía talar bosques para la agricultura comercial, pero para entonces los campesinos de Michoacán ya cultivaban aguacates Hass a gran escala.

A large rectangular excavation in a clearing surrounded by forests
Un estanque de riego sin licencia en construcción junto a un huerto de aguacate en Villa Madero, México, el 17 de abril de 2024.
AP Photo/Armando Solis

La guerra del guacamole

Tras la adopción del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1994, los productores de aguacate de California presionaron para mantener una cuarentena que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos había impuesto a los aguacateros mexicanos en 1914 a causa de una supuesta plaga. Tras tres años de sequía en California y pruebas de plagas en los huertos de Michoacán, México comenzó a enviar aguacates Hass a EE.UU. en 1997.

Sin embargo, la única región que se certificó para enviar aguacates a Estados Unidos fue Michoacán. México tuvo que permitir al Departamento de Agricultura de EE UU que trasladara inspectores a Michoacán para verificar que los huertos certificados cumplían las condiciones acordadas para minimizar los riesgos de enfermedades de las plantas.

Empresas como Calavo, un distribuidor de productos agrícolas con sede en California, empezaron a comprar, envasar y enviar aguacates cultivados en Michoacán a clientes estadounidenses. En el proceso, se convirtieron en los principales competidores de los productores de aguacate de California.

Más allá del monocultivo

Hoy en día, los aguacates suponen una de las exportaciones más reguladas de México. Sin embargo, estas normas hacen poco por abordar los impactos medioambientales de la industria.

Los agricultores de Michoacán siguen talando bosques, fumigando con agroquímicos, agotando los acuíferos y comprando propiedades comunales purhépecha, convirtiéndolas en lotes más pequeños de propiedad privada. El aumento de los beneficios ha espoleado la violencia y la corrupción, ya que algunas autoridades locales se confabulan con grupos del crimen organizado para ampliar el mercado.

De visita en Michoacán el 26 de febrero de 2024, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, se comprometió a que Estados Unidos modificaría su protocolo para bloquear las importaciones de aguacates cultivados en huertos ilegales. Sin embargo, esto no restaurará los ecosistemas locales.

Tal y como yo lo veo, esperar que los pequeños productores protejan el medio ambiente, después de que la ecología y la economía de Michoacán hayan sido alteradas radicalmente en nombre del libre mercado y el desarrollo, pone la responsabilidad en el lugar equivocado. Y boicotear los aguacates mexicanos probablemente llevaría a los productores a buscar otros mercados.

Diversificar la agricultura en la región y reforestar Michoacán podría ayudar a restaurar la ecología de la Sierra Purhépecha y proteger la economía rural.

Una comunidad indígena de la zona cultiva con éxito melocotones y limones para el mercado nacional y aguacates para el mercado internacional, a la vez que planta pinos autóctonos en sus tierras comunales. Se trata de un modelo potencial para otros agricultores, aunque sería difícil reproducirlo sin ayuda estatal.

Importar aguacates de distintas zonas de México y del mundo para reducir la cuota de mercado de Hass puede ser la estrategia de protección medioambiental más eficaz. En 2022, el Departamento de Agricultura de EE UU aprobó la importación de aguacates cultivados en el estado mexicano de Jalisco. Es un comienzo, pero Jalisco seguirá la trayectoria de Michoacán a menos que Estados Unidos encuentre más fuentes y promueva más tipos de aguacate.

A medida que los gustos de los estadounidenses se vuelven más aventureros, probar aguacates de diferentes tamaños, formas, texturas, sabores y orígenes podría convertirse en una decisión epicúrea y respetuosa con el medio ambiente.


Artículo traducido gracias a la colaboración con Fundación Lilly.


The Conversation

Viridiana Hernández Fernández no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

  • Categoría de la entrada:Opinión