El Apple Watch no han matado a los relojes suizos: se venden menos, pero mucho más caros

Tecnología

El Apple Watch no han matado a los relojes suizos: se venden menos, pero mucho más caros

Los relojes suizos son considerados por muchas personas como los mejores del mundo. Precisos, duraderos, elegantes y, en ocasiones, sinónimo de opulencia que no pasa desapercibida. Durante décadas, marcas como Rolex, Omega y Zenith se han servido de estas cualidades para construir su reputación y ganar una gran cantidad de clientes.

Sin embargo, este mercado ha ido transformándose. Los datos de la Federación de la Industria Relojera Suiza (FH) arrojan una serie de datos muy curiosos. A principios de la década de los 2000, los envíos de relojes suizos duplicaban las cifras actuales, pero la industria acaba de batir un récord histórico de ingresos. ¿Qué está sucediendo entonces? Veamos.

La relojería suiza apunta hacia donde el Apple Watch no puede competir

Si bien el declive en las ventas de estos accesorios ha estado gestándose durante mucho tiempo, la irrupción del Apple Watch ha pasado factura. Las cifras lo demuestran. Statista calcula que los de Cupertino enviaron 46,9 millones de dispositivos en 2022, mucho más que los 15,8 millones de relojes enviados por el total de firmas de relojes suizos.

Los envíos de relojes de cuarzo económicos se han reducido en favor de los mecánicos. Estos últimos, aunque menos precisos, son más caros debido a su complejo sistema de fabricación asociado a los la relojería tradicional. Es decir, son más elegidos por quienes aprecian tener una máquina analógica que, además, es considerada un símbolo de status.

En 2022, precisamente, casi el 40% de los relojes suizos enviados fueron mecánicos. A este fenómeno se le ha sumado el aumento de precio de algunos relojes que ya eran caros. El Nautilus Ref 5711 de Patek Philippe, cuyo precio original era de unos 30.000 dólares, ahora no se vende por menos de 100.000 dólares, y su precio sigue en aumento.

Pero este es tan solo un ejemplo de las nuevas dinámicas de precios de la relojería suiza. The Wall Street Journal cita en un reportaje al consejero delegado del fabricante de relojes tradicionales Oris, Rolf Studer, que asegura que el precio promedio de compra de un reloj suizo ha aumentado aproximadamente un 50% desde 2019.

De momento, según el mencionado periódico, todo parece indicar que los clientes con un presupuesto entre 399 y 799 dólares se están inclinando por comprar relojes de Apple. Quienes están dispuestos a gastar más dinero, en este caso, sí optan por la maquinaria suiza, que puede incluir pendientes, perlas, carcazas y correas con oro.

Los datos de la FH, por su parte, señalan que los envíos durante el 2022 se tradujeron en un valor para la industria de 27.284 millones de dólares, un aumento del 11,4% en relación al año anterior. En concreto, la demanda de relojes de entre 220 y 3.300 dólares cayó, mientras que los más caros, de 3.300 dólares en adelante, crecieron un 13,3%, convirtiéndose en el principal motor de su crecimiento.

Imágenes: Sabrianna | Luke Chesser

En Xataka: No hay nada malo en que te comparen con un Casio: cómo sus relojes le convirtieron en una marca gloriosa


La noticia

El Apple Watch no han matado a los relojes suizos: se venden menos, pero mucho más caros

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología