El Barça se contagia del puente

Redacción

SIN TENSION NO SE GANA

No tuvo un buen inicio de partido el Barça. Poca tensión, y la sensación de que los blaugranas daban por hecho que, ante un rival inferior, la victoria estaba garantizada. Me gustó el Asvel. Sus alternativas defensivas, diferentes zonas e individual, buscaron descentrar al Barça y obligar a los de Saras a jugar en un escenario imprevisto que les pasó factura. Además, la omnipresencia de Fall, en ataque y defensa, fue un quebradero de cabeza persistente. Suerte que en el segundo cuarto Kuric se volvió loco y encadenó 4 triples casi consecutivos que dieron un vuelco a un marcador hasta entonces favorable a los franceses. El Asvel cuenta con un hombre grande, Fall, y una serie de complementos con un buen 1×1, brillante Cartwright, que juegan abiertos y plantean muchos problemas a un equipo grande como el Barça. Además, para ser un conjunto galo sus jugadores son disciplinados, no cometen locuras ni pierden balones, y en el 5×5 tienen paciencia para buscar al mejor situado para que resuelva. De Colo, enorme partido el suyo, tiene gran parte de culpa en esta seriedad. No mejoró el Barça tras el descanso. Todos dábamos por descontado que los blaugranas acabarían con el Asvel, público incluido, y el juego se volvió anodino. Cuando los blaugranas pudieron resolver no lo hicieron, y su rival, picando piedra, acabó llevándose la victoria.

MIROTIC, EL OLVIDADO

En el descanso, el marcador reflejaba un 46-40. Y en pocos minutos el Barça lo puso en un 57-47, con Mirotic anotando 9 de los 11 puntos de su equipo, siendo además el máximo anotador blaugrana hasta el momento con 17. Saras le dio descanso en el ecuador del tercer cuarto, y no volvió a pista hasta que faltaban 6’ para acabar el duelo, y con empate a 64. Además, en estos 6’ no lanzó ni una sola vez a canasta. Sorprendente. Quién sí estuvo presente en el tramo final del encuentro fue De Colo. Esperó a los momentos calientes para dar testimonio de su calidad y experiencia. El Asvel tuvo más ansia de victoria. Estuvo más agresivo en defensa, dejó al Barça en 28 puntos en los últimos 20’, controló el rebote ofensivo, y fue más equilibrado en sus lanzamientos. Por su parte el Barça, ante la defensa cerrada y de ayudas de los galos buscó en demasiadas ocasiones el triple. Y excepto Kuric, el resto de los jugadores no tuvieron el día. Demasiados balones perdidos, lagunas en ataque y pocas ideas claras para poder superar a un rival que tenía su objetivo entre ceja y ceja. No está pasando el Barça por una buena racha. Y en una semana ha de visitar las pistas del Breogán y el Mónaco, y recibir en el Palau al Panathinaikos y el Unicaja. Poca broma.

  • Categoría de la entrada:Deportes