El Burgos asalta de nuevo el coliderato y deja muy tocada a Ponferradina

Redacción

El Burgos asaltó este lunes El Toralín (1-2) y con ello alcanzó también el coliderato de LaLiga Smartbank compartido con la UD Las Palmas y Alavés después de un ejercicio de seriedad y eficacia ante una Ponferradina que fue de más a menos y acabó mostrando una imagen impotente.

El cambio en el banquillo berciano de momento no ha surtido efecto y la llegada de David Gallego se ha saldado con dos derrotas, ante el colista Málaga y frente a la auténtica revelación de la categoría de plata.

Y eso que la puesta en escena local fue más que prometedora, con presión y encerrando al rival en su área, aunque en ese estilo el equipo de Julián Calero se muestra más que cómodo bien resguardado en su defensa y en un portero, José Antonio Caro, en estado de gracia.

El andaluz lo demostró muy pronto en una jugada entre Hugo Vallejo sobre Yuri, buscando la espalda de la defensa, para quedarse ante el guardameta exdeportivista disparar arriba y Caro sacar una mano peligros para que el balón acabara estrellándose en el larguero.

El partido estaba en manos bercianas, pero el primer zarpazo burgalés pudo hacer herida en un gran pase de Bermejo sobre Gaspar para éste cruzar ante Giorgi Makaridze para colocar el balón en la red, aunque instantes después el videoarbitraje anulara el tanto.

Solo fue el aperitivo para que de nuevo el jugador cedido por el Sporting lo hiciera todo para repetir una acción muy parecida y que, ésta vez, si subiera el 0-1 al marcador.

La Deportiva acusó en un primer instante el golpe, pero se repuso poco después en una acción de contragolpe, tras un saque largo de Caro, recuperación en el centro del campo, apertura de Espaiu ante la subida de Ojeda y el canario, tras recortar, puso el balón en bandeja a Hugo Vallejo que se adelantó a los defensores para la igualada.

De salida susto visitante con el doble error de Sabit y Amo con Bermejo llevándose el balón de cabeza sobre Curro Sánchez para que éste le devolviera y en el punto de penalti llegó de nuevo Amo para evitar el remate cuando era un mano a mano ante Makaridze.

La Deportiva encerraba en el área a un Burgos que capeaba como podía el temporal achicando balones ante el empuje local que sin embargo no se traducía en disparos peligrosos.

Mediado el segundo periodo volvió a resurgir el equipo de Calero también de mano de los cambios y precisamente sería uno de ellos el delantero Mourad el que remataría en boca de gol el gran centro de Fran García.

El cambio de dibujo castellano colocando a Grego Sierra en el centro de la defensa permitió a Borja García recuperar su posición en el lateral derecho y un centro muy intencionado de éste no encontró rematador pese al intento de dos delanteros blanquinegros.

Los locales lo intentaban pero sin demasiadas ideas ni convicción ante una defensa, ahora sí, mucho más resguarnecida pero sin perderle la cara a los contragolpes, acabando el partido sin demasiadas dificultades para el triunfo castellano, incluso con Pablo Valcarce pudiendo sentenciar en el descenso.

  • Categoría de la entrada:Deportes