El Corinthians empata en Maracaná y sueña con la final de la Copa do Brasil

Redacción

El Fluminense tuvo al Corinthians contra las cuerdas en la ida de las semifinales de la Copa do Brasil pero no lo supo rematar. Y lo pagó muy caro. En el minuto 90, Roger Guedes sacó petróleo para poner el 2-2 definitivo que enmudeció el Maracaná. El Tricolor puso el juego, el criterio y el gusto por el buen fútbol… pero el Timao demostró que es un equipo que sabe sufrir en las situaciones límites.

El Flu se encontró de cara con un regalo mayúsculo. A los 25 segundos, y sin los paulistas habiendo tocado aún el balón, Fagner (que siempre va al límite) propinó un plantillazo a John Arias. El VAR fue accionado y, después de ver las imagines en el monitor, el árbitro  Ramon Abatti Abel señaló penalti, que transformó Paulo Henrique Ganso. El partido y la eliminatoria empezaban con 1-0 para el Tricolor.

El Timao no se vino abajo con el error de su lateral. Mostró fuerza mental, supo hacerse con el dominio de la zona ancha y, en una rápida acción, Renato Augusto empató aprovechando una buena asistencia de Yuri Alberto: 1-1 minuto 25. Cassio, que siempre aparece en las grandes ocasiones, obró el milagro ante un cabezazo de Germán Cano, actual artillero del Brasileirao.

EL DOMINIO DEL FLU NO TUVO PREMIO

Al inicio del segundo tiempo se repitió la misma historia: el Fluminense marcó en el primer minuto. Esta vez fue a los 44 segundos, cuando rechace de cabeza de Gil cayó a John Arias que remató de primera. Un golazo. El delantero colombiano fue decisivo en los dos tantos de su equipo.

Y, a partir de entonces, empezó el vía crucis de un Corinthians absolutamente perdido en el segundo tiempo a expensas del equipo de Fernando Díniz, que desplegó su juego de toque característico de esta temporada y creó oportunidades para sentenciar el encuentro y la eliminatoria.

Los paulistas ya daban por buena una derrota por la mínima con la que mantenían sus opciones de clasificación pensando en la vuelta, y en el factor ‘torcida’ en la NeoQuímica Arena. Y, en esas, que apareció Roger Guedes para aprovechar una fallo defensivo local y marcar el empate en el último minuto.

En los cuartos de final, el Corinthians ya levantó un 2-0 adverso contra el At. Goianiense, a quien masacró por 4-1 en la vuelta. En tres semanas, le valdrá una victoria por la mínima para llegar a la final de la Copa do Brasil y mantener viva la opción de ganar un título esta temporada.

  • Categoría de la entrada:Deportes