El mercado de autocaravanas está roto. Tanto que las preparaciones empiezan a verse con otros ojos

Tecnología

El mercado de autocaravanas está roto. Tanto que las preparaciones empiezan a verse con otros ojos

El mercado del cámper, las caravanas y las autocaravanas está roto. Desde la llegada de la pandemia de coronavirus, su demanda se ha disparado, pero la oferta (afectada por la crisis de los microchips) no puede satisfacer todos los pedidos que llegan. Las consecuencias del embudo son evidentes: el precio se ha disparado.


De hecho, los costes para hacerse con un vehículo de este tipo son tan altos que el cliente habitual está cambiando. Las camper, que antes de la pandemia tenían un coste de unos 45.000 euros, ya se acercan a los 54.000 euros. Las autocaravanas han alcanzado los 74.000 euros de media, pese a que antes se situaban en los 60.000 euros.

Conocidos estos precios, ya miramos con otros ojos esta pequeña joya que nos llega desde Italia. Los preparadores Caselani aprovechan la estética de la mítica Citroën Type H para ofrecer furgonetas, food trucks y autocaravanas, de mayor o menor tamaño, que harán las delicias de quienes buscan un vehículo con estética de antaño pero con todas las comodidades actuales.

Un Citroën Jumper con piel de Type H

Aquello del lobo con piel de cordero se hace realidad en esta preparación. Aunque por fuera pueda pasar perfectamente por un modelo antiguo, en realidad las Citroën Type H que venden desde Caselani son preparaciones de Citroën Jumper, con motores diésel BlueHDI de 140 o 165 CV y ambos con transmisión de seis relaciones. Incluso se puede optar por modelos completamente eléctricos, con paquetes de baterías de 37 kWh o 70 kWh.

Citroen Typ H Wildcamp 3

Citroen Typ H Wildcamp 2

La preparación cuenta, además, con el visto bueno de la firma francesa, lo que también es una garantía. ¿En su interior? Esta Citroën Jumper disfrazada permite que duerman cuatro personas, cada una con su propia cama, hay espacio suficiente para una cocina con dos fuegos, un frigorífico y congelador, un fregadero y su correspondiente depósito de agua.

El listado de opciones para añadir a cualquiera de sus carrocerías es enorme. Desde accesorios estéticos para el exterior, como el doble Chevron de Citroën cromado hasta paquetes de maletas y bolsas para el equipaje, pasando por un buen número de sistemas de seguridad, como sensores de ángulo muerto, cámara marcha atrás o climatizador.

Citroen Typ H Wildcamp 5

Citroen Typ H Wildcamp 6

Los precios, evidentemente, se van incrementando poco a poco pero viendo los costes de hacerse con una autocaravana nueva, no es mala idea echar un ojo al catálogo de Casteli si buscamos un vehículo moderno pero estamos enamorados de la estética de antaño. Hay que tener en cuenta que las posibilidades son muy amplias, pues cuenta con cuatro longitudes de carrocería y tres alturas de techo distintas.

En combustión, estas autocaravanas parten de 42.000 euros (más IVA), mientras que las versiones eléctricas sí son sensiblemente más caras, partiendo de 76.400 y 82.300 euros (más IVA) en función de la batería escogida.


La noticia

El mercado de autocaravanas está roto. Tanto que las preparaciones empiezan a verse con otros ojos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología