El Nápoles, ¡Eliminado por el colista de la Serie A!

Redacción

En un Diego Armando Maradona con ambiente de partido grande, pese a enfrentarse al colista de la Serie A, el Nápoles se sobrepuso al gol inicial del Cremonese para acceder a los cuartos de final. Los goles de Juan Jesus y Giuliano Simeones dieron el billete a los de Spalletti. Pese a las rotaciones del técnico italiano, tanto el equipo como la afición demostraron que quieren ir a por la Coppa.

El último partido del Nápoles en su estadio fue el 5-1 a la Juventus. Un partido histórico para los del sur de Italia en su rivalidad histórica con la ‘Vecchia Signora’. La afición respondió, y aunque se trataba de un partido de octavos de final de la Copa italiana, entre semana y a las 21h contra el último clasificado de la liga, más de 30.000 espectadores ocuparon las gradas del Diego Armando Maradona.

El Cremonese no ha logrado ni una victoria todavía esta temporada en su retorno a la Serie A, donde no competía desde la temporada 1995/96. Apenas 7 puntos con 7 empates en 18 jornadas. Aun así, contra todo pronóstico se adelantó ante el Nápoles con un gol al contraataque de Pickel.

Le costaba carburar a los napolitanos, recordemos líderes del Calcio. Pero en solo tres minutos, dos remates de cabeza de Juan Jesus y de Giuliano Simeone dieron la vuelta al marcador y encendieron por completo al Maradona. Reacción de equipo grande. El Nápoles sacó a relucir su superioridad y fútbol control, pese a jugar con varios de los menos habituales, pero no logró cerrar el encuentro.

Y suena a tópico, pero ya se sabe que cuando perdonas… En apenas su segundo disparo entre los tres palos (el primero había sido en el 0-1) el Cremonese anotó el 2-2 por mediación de Afena-Gyan y envió el partido a la prórroga. El Diego Armando Maradona enmudeció. El Nápoles no se lo podía creer.

Al filo del descanso de la prórroga, el Cremonese se quedó con uno menos por expulsión de Sernicola y Spalletti aprovechó para meter artillería pesada con la entrada de Osimhen. En una de sus primeras intervenciones ya generó una ocasión clarísima que acabó con el remate al palo y al larguero de Simeone.

El asedio del Nápoles en los últimos minutos fue infernal para los visitantes, pero resistieron prácticamente sin salir de su área. Y en la tanda de penaltis… se confirmó el desastre. El único fallo de Lobotka regaló en bandeja el pase a los cuartos de final al Cremonese y rompía una de las esperanzas de título que tenía el conjunto napolitano.

  • Categoría de la entrada:Deportes