El presidente de Irán debió cancelar un viaje a Suiza porque fue denunciado por crímenes de lesa humanidad
Ebrahim Raisi, presidente de Irán, fue denunciado en Suiza por crímenes de lesa humanidad (Majid Asgaripour/WANA via REUTERS)
Ebrahim Raisi, presidente de Irán, fue denunciado en Suiza por crímenes de lesa humanidad (Majid Asgaripour/WANA via REUTERS) (WANA NEWS AGENCY/)

El presidente de Irán fue denunciado este lunes ante la justicia de Suiza por crímenes de lesa humanidad relacionados con una purga de disidentes en 1988, una denuncia que frustró el viaje que el mandatario persa tenía previsto hacer esta semana al país europeo.

La denuncia, fechada este lunes y que la agencia AFP pudo consultar, pide al fiscal federal suizo, Andreas Muller, que garantice el arresto y enjuiciamiento del presidente iraní, Ebrahim Raisi, “por su participación en actos de genocidio, tortura, ejecuciones extrajudiciales y otros crímenes de lesa humanidad”.

Raisi tenía previsto participar en Suiza en el Foro Mundial de Refugiados de Naciones Unidas, que comienza en Ginebra el próximo miércoles. La ONU, sin embargo, indicó este lunes que finalmente el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Amir Abdollahian, encabezará la delegación de su país, lo que conlleva la ausencia de Raisi.

La fiscalía no confirmó haber recibido la denuncia, presentada por tres presuntas víctimas de la represión en Irán contra los disidentes en la década de 1980.

Las organizaciones de derechos humanos llevan tiempo reclamando justicia por las ejecuciones extrajudiciales de miles de personas, principalmente jóvenes, en las cárceles iraníes en unos pocos meses del verano de 1988, justo cuando terminaba la guerra con Irak.

Los muertos eran principalmente partidarios de la Organización Muyahidín del Pueblo de Irán (MEK o PMOI), un grupo considerado una organización terrorista por Irán, que respaldó a Irak en ese conflicto.

Los denunciantes aseguran que pueden identificar personalmente a Raisi como miembro de una comisión que envió a miles de opositores encarcelados a la muerte durante la represión.

Raisi ocupaba el cargo de fiscal general adjunto de Teherán en aquella época y era uno de los miembros de su comisión que más se esforzaba por condenar a muerte a los presos, según la denuncia.

Las protestas contra el régimen de Irán crecieron tras la muerte de la joven Masha Amini a manos de la Policía Moral persa (Europa Press/Contacto/Martin Pope)
Las protestas contra el régimen de Irán crecieron tras la muerte de la joven Masha Amini a manos de la Policía Moral persa (Europa Press/Contacto/Martin Pope)
(Europa Press/Contacto/Martin Pop/)

El principal demandante, Reza Shemiriani, fue detenido en 1981 y fue uno de los menos de 150 de los 5.000 presos detenidos en su bloque de celdas que sobrevivieron a la purga de 1988, según la denuncia.

Raisi le había preguntado a qué grupo pertenecía, y cuando dijo MEK, “su condena a muerte estaba asegurada”, decía la denuncia, añadiendo que Shemiriani seguía sin saber por qué se le había perdonado la vida. En cambio, permaneció en prisión hasta 1991, sometido a torturas diarias, según la denuncia.

Los otros dos denunciantes también habían estado en prisiones iraníes en 1988, y dijeron reconocer a Raisi “como miembro de la comisión de la muerte”.

Paralelamente a la denuncia judicial, también está en marcha una campaña internacional en la que se expresa la indignación por la participación de Raisi en el foro de refugiados de la ONU, y se insta a su procesamiento por “participación en crímenes pasados y presentes en virtud del derecho internacional”.

“Raisi fue uno de los principales responsables de la masacre de miles de presos políticos en 1988. Su presencia en el foro de la ONU contradice los valores fundamentales que defiende la ONU”, indica la denuncia.

Hasta el momento ha reunido más de 200 firmas de dignatarios, entre ellos premios Nobel, jueces, ex ministros, parlamentarios, académicos y expertos en derechos de la ONU.

“Creemos firmemente que las Naciones Unidas, como bastión de los derechos humanos y la justicia, no deben comprometer su reputación cursando una invitación a una persona acusada de graves violaciones de los derechos humanos”, afirma la petición, que insta a la ONU a “rescindir sin demora su invitación a Raisi”.

Preguntado por la petición, el anfitrión del foro, ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, dijo a AFP que “Irán es un Estado miembro de las Naciones Unidas y, por tanto, está invitado al Foro Mundial de Refugiados”.

“Irán también ha sido uno de los mayores países de acogida de refugiados durante más de 40 años”, dijo un portavoz en un correo electrónico, añadiendo que “la delegación iraní estará encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores”.

(Con información de AFP)

La nota El presidente de Irán debió cancelar un viaje a Suiza porque fue denunciado por crímenes de lesa humanidad salió publicada en Infobae

  • Categoría de la entrada:Actualidad