El Real Madrid destroza al Maccabi en un festival de triples

Redacción

Apoyado en un excelso trabajo colectivo y en un festival de triples, el Real Madrid destrozó este viernes al Maccabi Tel Aviv (98-65) en una exhibición de principio a fin que le permite cortar su racha de dos derrotas consecutivas y auparse a lo más alto de la clasificación de la Euroliga, donde empata con otros cuatro equipos tras su primer triunfo de 2023.

Todo le salió a los jugadores de Chus Mateo en el clásico del baloncesto europeo que cerraba la primera fase de la competición. La defensa funcionó a la perfección y el ataque desarboló a un rival que no sabía cómo parar la maquinaria blanca. Hasta siete jugadores acertaron desde el perímetro, con Dzanan Musa y Petr Cornelie, con cuatro triples, y Guerschon Yabusele y Fabien Causeur, con 3, como los más acertados.

Con Tavares intimidando y sumando otros cinco tapones a sus estadísticas, y una mayor fluidez en todas sus acometidas, el Real Madrid comenzó más enchufado gracias a su acierto exterior, que contrastaba con los sucesivos errores en el tiro de un rival que, dirigido por un discreto Lorenzo Brown, no encontraba soluciones a su atasco y veía como se quedaba atrás en el marcador desde los primeros compases del choque.

Con cinco puntos como exiguo bagaje en más de ocho minutos, una paupérrima serie en los tiros de campo y un alarmante 0/11 en triples, los macabeos se fueron a la primera pausa con mucho por mejorar al verse a las primeras de cambio quince abajo tras un triple final del francés Petr Cornelie, que cuajó una gran actuación (22-7, min 10).

Dos nuevos aciertos desde el perímetro en el primer minuto del segundo acto, con la firma del propio Cornelie y de Sergio Rodríguez, terminaron de encender las alarmas en el banquillo visitante, que se vio obligado a parar el partido al verse veinte abajo a 7.30 del descanso después de un nuevo acierto desde la línea de 6,75 de Dzanan Musa (33-13).

Bajo la batuta de Sergio Rodríguez, el Real Madrid se gustaba y daba espectáculo. El intercambio de canastas que llegó a continuación beneficiaba sus intereses y la brecha siguió creciendo hasta los 27 puntos que se lograron tras dos nuevos aciertos exteriores del alero balcánico (50-23). Solo la reacción final del Maccabi, con un 1-11 de parcial en poco más de dos minutos, le permitió igualar el segundo acto y llegar con vida al descanso (51-34, min 20).

El acierto de Musa y Cornelie, el buen trabajo colectivo y la diferencia en los triples, con un excelso 9/18 para los blancos frente al 2/15 que lastraba a los israelíes, permitió a los jugadores de Chus Mateo encarrilar el choque en los primeros 20 minutos.

Los madridistas regresaron a la pista con la misma determinación. Dos nuevos aldabonazos exteriores de Causeur y Williams-Goss y un mate espectacular de Yabusele, que acompañó con el duodécimo triple en la siguiente jugada, devolvieron a los de Chus Mateo ventajas por encima de los veinte puntos. Enfrente Lorenzo Brown sumaba con cuentagotas, aunque lejos de su mejor versión esta temporada y de la que mostró en el Eurobasket defendiendo la camiseta de la selección española.

Llegaron entonces otros tres tapones de Tavares y triples desde todas las posiciones. El Real Madrid se paseaba también en el tercer capítulo de un choque sin historia por la diferencia, que llegó a ser de 31 puntos en esa fase y se quedó en un abrumador 78-49 al llegar a los diez minutos definitivos.

El último cuarto no tuvo historia porque los blancos no bajaban el pistón y seguían destrozando a un irreconocible Maccabi, que llegaba con cuatro triunfos en las últimas cinco jornadas y se va de Madrid con un serio correctivo. Las ventajas llegaron a ser de 35 puntos gracias a un equipo en estado de gracia que se quedó a un solo triple de su récord en Euroliga.

  • Categoría de la entrada:Deportes