«Elon Musk puede monopolizarlo todo», advierte Arianespace, que lleva 40 años lanzando todos los satélites de Europa

Tecnología

Starship no está diseñado para lanzar pequeños satélites. De hecho, es uno de los cohetes más grandes y con mayor capacidad de carga de la historia. Pero su diseño totalmente reutilizable tiene preocupados a los directivos de la división Vega de Arianespace, el contratista de lanzamientos de pequeños satélites de la Agencia Espacial Europea.

Preocupación por Starship en Arianespace. Marino Fragnito, jefe de la unidad de negocios Vega en Arianespace, puso la palabra «monopolio» sobre la mesa cuando le preguntaron por el nuevo cohete de SpaceX en la conferencia Satellite 2024:

«Seguro que Starship agitará aún más el negocio de los lanzamientos y el negocio espacial en general. Un posible escenario es que Musk realmente lo monopolice todo».

A 10 euros, señora. Un solo lanzamiento de Starship puede poner en órbita 50 veces más carga que el cohete europeo Vega-C. Una comparación que, a priori, no tiene mucho sentido, porque Starship no está diseñado para lanzar pequeños satélites, sino grandes estaciones espaciales, nuevas misiones lunares y la ansiada colonización de Marte de Elon Musk.

Pero Starship es un cohete diseñado para volar una y otra vez. Con su diseño totalmente reutilizable, SpaceX aspira a dilapidar los precios de los lanzamientos espaciales. De 1000 a 10 dólares por kg, si nos fiamos de las estimaciones de Musk.

Esto puede afectar al mercado de pequeños lanzadores de maneras que ahora mismo no nos caben en la cabeza, como que los fabricantes de satélites empiecen a hacer satélites más grandes porque les salga más barato lanzar un satélite grande en una misión compartida de Starship que un satélite pequeño en un cohete Vega.

La precaria situación de los lanzadores europeos. Europa solo lanzó tres cohetes en 2023, el número más bajo en 15 años. La jubilación del Ariane 5 y los retrasos del Ariane 6 solo explican parte de la historia.

Los Vega, pequeños cohetes de combustible sólido fabricados por la empresa italiana Avio, también están aparcados por una serie de fallos en vuelo y embarazosos errores de gestión.

La situación es tan precaria que ha provocado el divorcio entre Arianespace (la empresa francesa de lanzamientos) y Avio (el fabricante italiano), pero este no se materializará hasta que se completen los 17 lanzamientos que tienen contratados.

Vega es una olla a presión y SpaceX, el fuego. Los cohetes Falcon de SpaceX llevan aterrizando rutinariamente desde 2017. Su capacidad de reutilización y fiabilidad han abaratado enormemente el acceso al espacio, dejando obsoletas las nueva generaciones de cohetes Vega antes de que empiecen a operar.

Ya sea por exceso de confianza o por la inercia propia de un viejo proveedor institucional, los cohetes de la Agencia Espacial Europea apenas han evolucionado. Y con la entrada en escena de Starship, directamente da la sensación de que Europa necesita hacer borrón y cuenta nueva.

Por ahora, la esperanza de Europa está puesta en sus empresas privadas, con el Miura 5 de PLD Space como uno de los favoritos de la Comisión Europea. Las primeras versiones del cohete español se pescarán en el mar después de volar, pero PLD insinúa que ya está trabajando en una versión capaz de aterrizar.

Imagen | SpaceX

En Xataka | Todos los competidores europeos del Miura 5, ordenados de grandes a pequeños en un estupendo gráfico


La noticia

«Elon Musk puede monopolizarlo todo», advierte Arianespace, que lleva 40 años lanzando todos los satélites de Europa

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Matías S. Zavia

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología