En mitad de «la gran sequía», estos norteamericanos creen haber descubierto el superalimento del futuro: el higo chumbo

Tecnología

En mitad de

Es curioso, pero si me pongo a pensar hay muchísimos cultivos provenientes de América que formaron parte de mi infancia (el chocolate, el maíz, la patata, el tomate…), pero ninguno de ellos ha dejado una marca tan indeleble en mis recuerdos como la chumbera. Las calles de mi infancia en la provincia de Granada están llenas de cactus enormes llenos de higos chumbos y, si os tengo que ser sincero, no me he dado cuenta hasta ahora.


Un aliado natural frente a la sequía

No hay duda de que es algo relacionado con las características locales del sitio donde me crié, pero también del poco interés cultural que ha representado este cultivo en España. Pese a que fuimos los españoles los que introdujimos las chumberas en Europa y el resto del «viejo mundo», mientras nuestras chumberas malviven casi como malas hierbas (acosadas por plagas y sin cuidados), en Sicilia tienen hasta una «denominación de origen» exclusiva. Por no hablar de México, claro.

Si en todo el mundo, los nopales (porque sí, nopales y chumberas son lo mismo) se usan para hacer productos de belleza (jabones, champús y cremas), alimentos y bebidas. En México, donde nacieron, son mucho más que un vegetal más: son una institución. No todos los países meten en su bandera algo que forma parte de «ensaladas, salsas, salteados con huevos o incluso patatas fritas alternativas«. Por ello, imagino que era cuestión de tiempo que los estadounidenses descubrieran la rueda.

En The Modern Farmer, han recopilado un buen número de emprendedores obstinados en construir un mercado estadounidense de los cactus comestibles. Algo que sencillamente no existe (y, de hecho, según el reportaje, muchos mexicanos echan de menos). Pero ¿de verdad estamos ante un cultivo del futuro?

¿El alimento del futuro?

Malte Bremer K8obzyzckra Unsplash

Por lo pronto, en la FAO (la agencia de las Naciones Unidas contra el hambre) están convencidos de ello. Dantes de la pandemia, el sur de Madagascar sufrió una terrible sequía sostenida que se tradujo en una fortísima hambruna. La introducción por parte de los técnicos de las chumberas demostró ser un suministro crucial de alimento, forraje y agua para la población local y sus animales.

Y es que en mitad de la sequía, los cactus aparecen como una alternativa resistente que mejoran la salud del suelo y dan dos cosechas al año. Además de ser sorprendentemente «tolerante al frío», hay muchos usos más allá de usar su fruta como alimento, «las pencas jóvenes se pueden consumir para vegetales frescos» y, además, «se puede usar para alimentar animales y complementar hasta el 40 por ciento de la dieta del ganado y el 100 por ciento de las ovejas y cabras», explicaba el profesor de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Nevada Reno, John Cushman.

«El cambio climático y los crecientes riesgos de sequías son motivos de peso para elevar el humilde cactus al estado de cultivo esencial en muchas áreas», [defendía en 2017 Hans Dreyer]((https://www.fao.org/news/story/en/item/1068756/icode/), director de la División de Protección y Producción Vegetal de la FAO. Y durante los últimos años, la lenta expansión del nopal parece que le está dando la razón. Muchos lugares necesitan aumentar su resiliencia frente a la sequía, los suelos degradados y las temperaturas más altas: el terreno de natural de las chumberas.

Imagen | Melyna Valle


La noticia

En mitad de «la gran sequía», estos norteamericanos creen haber descubierto el superalimento del futuro: el higo chumbo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología