Este hombre se llama Tory Bruno y ha logrado lo que parecía imposible: igualar los precios de los cohetes de SpaceX

Tecnología

Este hombre se llama Tory Bruno y ha logrado lo que parecía imposible: igualar los precios de los cohetes de SpaceX

En diciembre de 2006, nadie imaginaba lo que llegaría a ser SpaceX. Por entonces, la pequeña startup fundada por un excéntrico millonario había fracasado en su primer intento de lanzar el cohete Falcon 1. Las dos empresas aeroespaciales más grandes de Estados Unidos, Boeing y Lockheed Martin, se sentían más amenazadas por los cohetes extranjeros, como el Soyuz ruso y el Ariane europeo.

Fue entonces cuando Boeing y Lockheed firmaron un acuerdo estratégico para fusionarse en United Launch Alliance (ULA). La empresa conjunta combinaba décadas de experiencia en la fabricación y el lanzamiento de cohetes. Ningún otro fabricante iba a poder hacerle frente. O eso creyeron.

Dos viejas glorias y un cohete que aterriza

El Delta IV de Boeing y el Atlas V de Lockheed Martin siguieron lanzándose bajo el paraguas de ULA como una misma familia de cohetes. ULA se hizo conocida por su fiabilidad y logró rápidamente su objetivo: convertirse en el principal contratista del gobierno de Estados Unidos para los lanzamientos espaciales. El Departamento de Defensa, la NASA y otras agencias gubernamentales pagaban hasta 400 millones de dólares por lanzar sus satélites a bordo de un Delta IV Heavy.

Mientras tanto, SpaceX logró que el Falcon 1 volara con éxito al cuarto intento, justo cuando Elon Musk se había quedado sin dinero para seguir financiando la empresa. SpaceX se centró entonces en el desarrollo del Falcon 9, un cohete mucho más grande con capacidad para transportar cargas significativamente más pesadas. En junio de 2010, el Falcon 9 lanzó con éxito su primera carga: una maqueta de la nave espacial Dragon, que había sido financiada por la NASA.

Cinco años más tarde, SpaceX había demostrado con creces la fiabilidad de sus cohetes. Le quedaba por asestar el golpe de gracia que cambiaría para siempre la industria aeroespacial. Un propulsor Falcon 9 lanzó 11 satélites a la órbita terrestre, volvió del espacio y aterrizó en vertical sobre sus patas. Desde entonces, SpaceX ha realizado 260 aterrizajes exitosos. El Falcon 9 que más veces se ha reutilizado completó 19 misiones en total, incluido el primer vuelo tripulado con astronautas de la NASA. Los lanzamientos de SpaceX ya eran más baratos que los de ULA, pero la reutilización le permitió ofrecer precios de derribo.

ULA elige a Tory Bruno para frenar a SpaceX

Tory Bruno frente a un Delta IV Heavy

En agosto de 2014, ULA ya sentía la creciente competencia de SpaceX, así que decidió dar un golpe de timón. Tory Bruno, una leyenda de Lockheed Martin, se incorporó a la compañía como nuevo CEO y presidente. El ingeniero asumió una tarea titánica: transformar un mastodonte que había nacido de la fusión de dos viejas glorias en una empresa más innovadora y adaptable a los cambios del sector. Dicho de otra forma: una empresa mejoe preparada para hacer frente a SpaceX.

Bruno enfocó su liderazgo en mejorar la eficiencia y reducir los costes de la compañía. Para ello se centró en el desarrollo del cohete de nueva generación Vulcan Centaur. El vehículo de dos etapas tiene un propulsor de metano y oxígeno líquido que utiliza los motores reutilizables BE-4 de Blue Origin. Además, se puede configurar con aceleradores laterales para lanzar cargas más pesadas, por lo que está previsto para sustituir tanto al Delta IV Heavy como al Atlas V, a los que les quedan uno y 17 vuelos, respectivamente.

La transición de ULA al Vulcan Centaur no ha estado exenta de problemas. Blue Origin tardó más de lo previsto en entregar los primeros motores y una etapa Centaur (la parte superior del cohete) implosionó durante unas pruebas en tierra. Pero ahora, después de años de retrasos, el cohete por fin está ahora listo para su vuelo inaugural. Programado para el 8 de enero, el primer Vulcan lanzará a la Luna la nave Peregrine de Astrobotic y el ADN de los actores fallecidos de Star Trek. Si este lanzamiento sale bien, un segundo Vulcan lanzará en abril el avión espacial Dream Chaser. Si este segundo lanzamiento también sale bien, la Fuerza Aérea de Estados Unidos confiará en el Vulcan Centaur para su primera misión de Seguridad Nacional. La primera de muchas.

El Vulcan Centaur iguala el precio del Falcon 9

Tory Bruno y la primera etapa de un Vulcan Centaur

El mes pasado, la Fuerza Espacial de Estados Unidos repartió 21 contratos de lanzamiento valorados en 2.500 millones de dólares. SpaceX consiguió 10 lanzamientos por 1.200 millones. ULA se llevó 11 lanzamientos por 1.300 millones.

Lo más sorprendente no es el espaldarazo al Vulcan Centaur, sino el precio de sus lanzamientos. 1.300 millones de dólares entre 11 vuelos son 118 millones de dólares por vuelo, dos millones menos de lo que se ha llevado SpaceX. La comparación tiene un poco de trampa, ya que los 10 lanzamientos de SpaceX incluyen tres Falcon Heavy, que son más potentes y caros que el Falcon 9, pero aun así es sorprendente. En nueve años al frente de ULA, Tory Bruno no solo ha conseguido vender con éxito el Vulcan Centaur, sino también igualar los precios de SpaceX, lo que parecía imposible.

Bruno es muy activo en redes sociales, responde habitualmente a preguntas de sus seguidores y ha logrado capear durante años las ofensivas de Elon Musk, que ha sido muy crítico con ULA en Twitter.  SpaceX presionó durante años al gobierno para competir en igualdad de condiciones con ULA, y los Falcon no empezaron a lanzar misiones de seguridad nacional hasta 2017.

Los últimos cohetes de Boeing y Lockheed

Desde entonces, las ganancias de ULA han caído. Lockheed Martin había presentado en 2015 un margen de beneficios del 12,6%. El año pasado, su margen bajó al 8,8%. Boeing no desglosa las cifras de su división espacial.

El Vulcan Centaur es más barato y eficiente que los cohetes tradicionales de ULA, y tiene cierta capacidad de reutilización (si la compañía logra recuperar con éxito los motores), así que las ganancias deberían ir en aumento. Pero el trabajo de Bruno no ha debido de ser suficiente para los inversores de Boeing y Lockheed porque ULA se encuentra ahora en venta. Blue Origin y Cerberus están entre los interesados en comprarla, según Reuters.

Los cambios de Tory Bruno fueron acertados, pero posiblemente llegaron demasiado tarde. SpaceX ya vale más que Boeing y Lockheed Martin (al menos en su última venta de participaciones como empresa privada). David se ha vuelto a imponer a Goliat.

Imágenes | Tory Bruno (X)

En Xataka | 50 años después, Estados Unidos volverá a la Luna en enero. La sorpresa es que no será en una nave de la NASA


La noticia

Este hombre se llama Tory Bruno y ha logrado lo que parecía imposible: igualar los precios de los cohetes de SpaceX

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Matías S. Zavia

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología