Gran jornada sin preseas para España en el Mundial sub’20 de Cali

Redacción

La selección española ha completado este jueves su mejor jornada en los Mundiales de Atletismo sub’20 que se están disputando en la localidad colombiana de Cali pese a que sigue sin conseguir ninguna medalla. Eso sí, por primera vez ha estado cerca.

La gran sorpresa la ha protagonizado el pertiguista Ander Martínez de Rituerto, de solo 18 años y que se presentaba en Cali con una mejor marca realizada este año de 5,20 y que saltó para acceder a la final.

Pues bien, el tolosarra mostró una sensacional imagen en la final e incluso llegó a soñar con las medallas para terminar quinto con marca personal (5,25) y a nivel histórico tan solo queda por detrás de la plata de Dani Martí en Seúl’92 (5,40) y de la cuarta plaza de Dídac Salas en Barcelona’12 (5,50).

Se impuso el galo Anthony Ammirati con unos colosales 5,75 metros ojo con el sucesor de Renaud Lavillenie, porque acaba de cumplir 19 años y ya se mueve en alturas que le permitirían pelear por las medallas en el inminente Europeo absoluto de Múnich.

También tuvo opciones de subir al podio hasta la última parte de la recta final la catalana Berta Segura en 400 metros tras realizar las dos mejores marcas de su vida en las series (52.50, nuevo récord nacional sub’20) y en las semifinales (52.51).

Fiel a su costumbre, la leridana fue de menos a más y realizó una gran curva para situarse a un metro de la tercera clasificada, pero le faltó un último cambio y acabó sexta con su tercera mejor marca (52.56), quedándose a un paso de la quinta plaza de Julia Merino en 1990 en Plovdiv. Ganó la mejor, la británica Yemi Mari John (51.50).

También había muchas expectativas puestas en Marta Serrano, de 19 años e hija de los exatletas Antonio Serrano (y gran entrenador) y Natalia Azpiazu. Y no decepcionó. ¡Estuvo sensacional!

La madrileña con sangre solanera se enfundó el oro oficioso entre las terrenales y la séptima posición en la final de 3.000 metros obstáculos con 10:08.85 por detrás de seis africanas en una carrera en la que reinó con una aplastante superioridad la keniana Faith Cherotich (9:16.14). Eso sí, la española no igualó su magnífica sexta plaza del año pasado en Naorobi.

Cherotich, sin rival en la final de 3.000 metros obstáculos

| EFE

Además, estará en la final de 1.500 metros otro de los pesos pesados de esta selección, una Mireya Arnedillo que ya fue bronce el año pasado en los Europeos sub’21 y que ahora busca el más difícil todavía.

La aragonesa venía de batir el récord más vetusto del atletismo español (el de 1.500 sub’20 que poseía Carmen Valero desde 1974) y fue quinta en su serie con 4:18.66 para pasar con el segundo de los tres tiempos repescados. En la final debe aspirar al menos a ser finalista.

Además, el relevo masculino 4×100 metros estará en la final con suspense, ya que logró el billete gracias a la descalificación de varios equipos por infringir las estrictas normas de entrega del testigo.

Con Jaime Mendoza, Mario Mena, Juan Carlos Castillo y Alejandro Rueda, el cuarteto español acreditó finalmente el séptimo tiempo de los ocho clasificados con 39.79 y saldrá a por todas en la final con el récord de España como primer gran objetivo.

Y para completar la jornada redonda, Celia Rifaterra consiguió saltar 1,80 metros a la tercera para acceder a la gran final de salto de altura, donde debe pelear por mejorar su mejor marca personal (1,83) en una disciplina falta de alegrías desde la retirada de la mítica Ruth Beitia.

  • Categoría de la entrada:Deportes