«Hagan algo», pide desde una cárcel ecuatoriana el exvicepresidente Glas a López Obrador, Lula y Petro

Redacción

El asalto de la policía ecuatoriana a la embajada de México para capturar al exvicepresidente Jorge Glas ya no es solo una cuestión bilateral sino regional. Después de las condenas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (Celac) a Ecuador, el propio Glas escribió tres cartas al presidente de México, Andrés López Obrador, y sus colegas de Brasil y Colombia, Luiz Inacio Lula da Silva y Gustavo Petro, respectivamente, quienes respaldaron con mayor énfasis los reclamos mexicanos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). «Estoy en huelga de hambre«, recordó a los tres mandatarios y pidió «hacer algo» para aliviar su situación.

El colaborador de Rafael Correa se encuentra en la prisión de La Roca, en Guayaquil, y desde allí envío las misivas manuscritas a mano y fechadas el 15 abril que, según el diario ‘El Universo’ llegaron a los jefes de Estado por intermedio del expresidente colombiano, Ernesto Samper.

«Gracias por el asilo. Le pido perdón como ecuatoriano», le dice a López Obrador. «Estoy en la peor prisión de Ecuador. Ayúdeme. Aquí hay una persecución brutal contra todos los progresistas. Solo la ayuda internacional puede hacer algo». El tono de la carta dirigida a Petro no es menos urgente y dramático. «Me sacaron con tortura desde la embajada. Hay una persecución atroz contra Revolución Ciudadana». Glas reitera que la presión de la región y el mundo puede «hacer algo» para resolver su situación. «Otra vez estoy preso, ayúdeme. Solo la presión internacional puede ayudar. Estoy en la peor prisión del país y en huelga de hambre», le cuenta a Lula.

Discusión en la Celac

El tema de las cartas ya fue objeto de intercambios durante última reunión de la Celac, realizada de manera virtual. Lula hizo entonces suya una propuesta del boliviano Luis Arce para velar por la salud de Glas y que plantea el regreso a la situación previa a la acción policial contra la embajada mexicana donde se encontraba en calidad de asilado.

La iniciativa apunta a que el  exvicepresidente pueda reingresar a la legación diplomática o, en su defecto, viajar a México» o a cualquier otro país», según se explicó en el marco de las conversaciones. «Nosotros lo que queremos es que resuelva la Corte Internacional de Justicia, porque hubo una violación flagrante a nuestra soberanía y al derecho internacional«, insistió en esa oportunidad López Obrador. En ese sentido, remarcó que resolver la situación de Glas no detendrá su denuncia ante la CIJ. «Son cosas distintas. Nosotros ya acudimos al tribunal de justicia internacional y vamos a pedir que se sancione a las autoridades, al Gobierno de Ecuador».

El presidente Daniel Noboa reivindicó el accionar policial y aseguró no arrepentirse de nada de lo que ocurrió el pasado 5 de abril. La posibilidad de que acepte la sugerencia de Bolivia es casi nula, se especula en Quito. Glas se encontraba en la embajada desde diciembre. Un tribunal ecuatoriano declaró «ilegal» y «arbitraria» su detención. No obstante, quedó quedó encarcelado al tener pendiente de purgar la condena por un caso de sobornos que el propio detenido considera un acto de persecución política.

Los pedidos de Glas se conocieron pocos días antes de la consulta popular que tendrá lugar en Ecuador y en la que sus ciudadanos deben responder sobre reformas de la legislación laboral y el accionar de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico. Los analistas se preguntan si la crisis diplomática con México y el respaldo que ha recibido López Obrador de buena parte de los países de la región puede incidir en el resultado de la votación del domingo.

  • Categoría de la entrada:Deportes