La F1 llega a Mugello
En este momento estás viendo La F1 llega a Mugello

Redacción

Cuando cubría el Mundial de motos como enviado especial del AS, allá a finales de los 80 y la década de los 90, el GP de Italia suponía uno de los momentos cumbre del año para mí. El país me entusiasma y Florencia me parece una de las ciudades más bellas del planeta, pero como aquí hablamos de deporte y no de turismo, lo que me fascinaba era el circuito de Mugello. En un entorno tan espectacular como La Toscana emerge una pista de las de verdad, muy distinta de las que se diseñan desde un ordenador, carentes de magia y personalidad. Y ahora, cosas de la pandemia, la Fórmula 1 recala allí por primera vez en su historia, así que tengo un enorme interés por el desarrollo de este segundo gran premio en territorio italiano.

Muchas de las quince curvas de Mugello suponen todo un desafío para el pilotaje, con velocidad elevada (aunque lejos de Monza, por supuesto), desniveles, trazadas complejas y todo aquello que se puede esperar de un auténtico circuito de velocidad. La puesta a punto desde cero de los monoplazas, sin referencias, será complicada para los equipos y, además, el pronóstico apunta a temperaturas elevadas que pondrán a prueba la resistencia de los neumáticos. Quizá de tanta incertidumbre surja también la posibilidad de cierta alternancia entre los favoritos: no digo que los Mercedes acaben los últimos, pero sí que exista mayor intriga en las posiciones delanteras. Lástima que Ferrari, propietaria de la instalación y que celebra su millar de participaciones en grandes premios, esté muy lejos de sumarse a la que debería ser su gran fiesta.

  • Categoría de la entrada:Deportes