La frase más antigua escrita en el primer alfabeto que conocemos va sobre uno de los grandes enemigos históricos de la Humanidad: el piojo

Tecnología

La frase más antigua escrita en el primer alfabeto que conocemos va sobre uno de los grandes enemigos históricos de la Humanidad: el piojo

En 2017, un grupo de investigadores descubrieron una pequeña pieza de marfil en el centro-sur de Israel. Parecía un simple peine de unos 3,5 centímetros de largo y dientes a ambos lados. Sin embargo, esa pieza escondía la frase más antigua escrita en el primer alfabeto conocido. Ahora hemos descifrado lo que decía.


La tecnología más potente del mundo. En algún momento del siglo XIX antes de Cristo, un cananeo decidió usar los rarísimos símbolos esos que usaban los egipcios (los jeroglíficos) y crear una de las tecnologías más exitosas de la historia de la humanidad: el alfabeto. No estoy exagerado: aunque la idea de representar sonidos con símbolos ha surgido de forma independiente en distintos lugares, lo cierto es que la mayor parte de abecedarios que existen hoy en el mundo vienen, de una forma u otra, de ese cananeo.

Los sistemas de escritura son un buen ejemplo de tecnologías donde lo más intuitivo no es siempre lo mejor. La mayor parte de culturas del mundo (por no decir todas las que desarrollaron la escritura) empezaron dibujando las cosas en sí mismas. Esos pictogramas, por pura abstracción, se iban estilizando hasta convertirse en ideogramas (a veces) muy complejos.

Sin embargo, la cuestión era mucho más simple. Un sistema de escritura no tenía que «representar» la realidad física, ni siquiera la realidad psíquica o intelectual: tenía que representar el lenguaje. Así, los cananeos empezaron a usar esquematizados los jeroglíficos egipcios para representar sonidos (precisamente los sonidos principales del jeroglífico en cuestión: la ‘a’ latina o la «alfa» griega vienen del jeroglífico de ‘buey’ que se decía «alpu»).

Arbitrarisation A Egyptian Hieroglyph Representing A Bull Head B Phoenician

Nikolaus von Heiseler

Uno de los viajes más fascinantes de la Historia. Estoy seguro de que nadie fue capaz de imaginarse el enorme potencial de lo que estaban haciendo. Pero el hecho es que lo tenía. En los siguientes siglos, esos caracteres han ido viajando a lo largo y ancho del mundo para generar el alfabeto latino, el cirílico, el alifato árabe y muchos más.

alfabeto

¿Y el peine? Sí, el peine. Como decía, en 2017, mientras investigaban los yacimientos de Lachish, una importante ciudad estado cananea del segundo milenio a. C., los investigadores desenterraron un peine de marfil. Al principio, nadie se dio cuenta de que tenía una frase escrita, pero mientras lo limpiaban en diciembre de 2021 se dieron cuenta de que estaba ahí. Lo curioso es que su protagonista es y ha sido uno de los acompañantes más fieles que ha tenido la humanidad.

Los piojos. La evidencia disponible nos dice que el primer rastro de la relación entre seres humanos y piojos es una liendre encontrada en el cabello de un cuerpo de 10.000 años de antigüedad en Brasil. Y, desde entonces, la cosa ha ido a peor. Heródoto nos contaba que los sacerdotes se afeitaban cada dos días precisamente para evitar que estos bichos anidaran en sus cuerpos mientras realizaban sacrificios.

Es más, el picor provocado por ellos es muy posiblemente el primer síntoma médico del que tenemos constancia porque aparece en el papiro de Ebers, uno de los tratados médicos y farmacéuticos más antiguos del mundo. No es de extrañar, por eso, que la frase del peine de marfil fuera «Que este colmillo elimine los piojos del cabello y la barba».

¿Piojos? En el fondo, “la inscripción es muy humana”, explicaba el profesor Yosef Garfinkel, arqueólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “Tienes un peine y en el peine tienes el deseo de destruir los piojos del cabello y la barba. Hoy en día tenemos todos estos aerosoles y medicinas y venenos modernos. En el pasado no los tenían”. De hecho, el peine es doble, pero no los dientes no son iguales: por un lado, son seis dientes espaciados para peinar el cabello y, por el otro, son 14 mucho más pegados para limpiar el pelo de liendres y piojos.

No obstante, es más curioso de lo que parece. Los investigadores creen que el peine es del 1700 antes de Cristo; es decir, poco más de cien años después de que se inventara el alfabeto. Da buena cuenta de cómo se popularizó la escritura y cómo empezó a tratar cosas da la vida ordinaria. Al final, y es fascinante solo pensarlo, las palabras han formado una parte importantísima de nuestro mundo desde que empezamos a inventarlas.


La noticia

La frase más antigua escrita en el primer alfabeto que conocemos va sobre uno de los grandes enemigos históricos de la Humanidad: el piojo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología