La parrilla de F1 arrolla a Ferrari en los circuitos de alta carga
La parrilla de F1 arrolla a Ferrari en los circuitos de alta carga

Redacción

Doce años lleva Ferrari sin ganar el Mundial de Fórmula 1. Una larga sequía, la segunda más larga en la historia del Cavallino Rampante, que todo parece indicar, salvo hecatombe de Mercedes y resurrección insólita de la Scuderia en la segunda mitad del 2019, que se alargará un año más.

Una coyuntura que muchos aficionados al ‘Gran Circo’ no hubieran apostado sus ahorros que ocurriría tras la extraordinaria pretemporada que el equipo de Maranello completó en el Circuit Barcelona Catalunya, donde incluso Sebastian Vettel llegó a lograr el mejor crono de los test.

Sin embargo, una espiral de contratiempos relacionados con una mala gestión de los neumáticos o un diseño de suspensión delantera muy conservadora comenzaron a aparecer en el Gran Premio de Australia 2019, problemas que han tenido continuidad durante la primera mitad de la temporada, provocando que a día de hoy Ferrari no haya logrado ninguna victoria.

El origen de este enigma radica en el concepto de poca carga aerodinámica que este invierno decidieron impulsar al norte de Italia para potenciar el rendimiento de su unidad de potencia, en su ambicioso objetivo de derrotar a Mercedes en la era híbrida.

Analizando la velocidad a una vuelta del monoplaza fabricado en la región de Emilia-Romaña, podemos observar como el SF90 apenas mejora 92 y 33 milésimas los cronos que consiguió el SF71H en los Grandes Premios de Montecarlo y España 2018 respectivamente, dos circuitos que demandan el máximo nivel de carga posible que puede soportar un coche. En la otra prueba que se puede asemejar a estas características, el Gran Premio de Hungría 2019, el avance se eleva hasta las tres décimas.

No obstante, suele decirse que las comparaciones generalmente suelen resultar odiosas. Y este estudio no va a ser la excepción que confirme esta regla. En las mismas pruebas anteriormente mencionadas, el W10 rodó más de un segundo y siete décimas más veloz que su antecesor, así como toda la parrilla, a excepción de Racing Point y Williams en Montecarlo, lograron un progreso mayor que el Cavallino Rampante en sus registros en confrontación con la temporada pasada.

Una apuesta que ha resultado ser errónea, ya que la flecha de plata de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas no sólo recupera en las curvas el déficit que el SF90 consigue en las rectas, sino que incluso obtiene una ventaja a su favor en estas zonas de los trazados, así como en las últimas pruebas antes del parón veraniego, el RB15 está exhibiendo un mayor rendimiento que el coche italiano.

«En la segunda mitad de temporada intentaremos poner el máximo nivel de carga posible en el coche, porque el monoplaza del año que viene requerirá aún más», aseguró Mattia Binotto en el paddock de Hungaroring. Sin embargo, y viendo la desventaja que acumula en la actualidad el Cavallino Rampante, parece más factible que Sebastian Vettel y Charles Leclerc dispongan de mayores armas para luchar por el triunfo en Spa-Francorchamps o Monza que en Marina Bay o Suzuka.

Deja una respuesta

Cerrar menú