Leclerc logra la pole y Alonso toca fondo en Austin

Redacción

Charles Leclerc rompió la racha de Max Verstappen y se adjudicó la pole para la carrera del domingo en el Gran Premio de Estados Unidos, decimoctava cita del calendario 2023. El monegasco, muy competitivo con el Ferrari, sorprendió al campeón de Red Bull, que arrancará sexto en parrilla el domingo tras ver anulada su mejor vuelta. Carlos Sainz se situó cuarto, mientras que Fernando Alonso encajó un duro golpe y después de estar en todas las sesiones de Q3 del año, esta vez no pudo pasar de la Q1.

La sesión se disputó en condiciones bastante extremas, con 42º en pista, y sobre un asfalto muy bacheado como ya es habitual en el Circuito de las Américas. Haas, uno de los coches que más mejoras ha introducido en el trazado texano, se dejó ver en los libres con Magnussen en el top cinco y también en el inicio de la Q1, con Hülkenberg liderando provisionalmente por delante de Verstappen.

Carlos Sainz, autor de la pole en Austin hace un año, marcó el mejor crono en su primera vuelta lanzada (1.35.824), por delante de su compañero Leclerc, a dos décimas. Verstappen ha ‘voló’ en su segundo asalto para batir el tiempo de Sainz por casi medio segundo (1.35.346), pero Hamilton (1.35.091) y también Norris superaron al neerlandés, menos contundente que de costumbre.

Alonso, por primera vez en 18 clasificaciones esta temporada, cayó eliminado a las primeras de cambio. La decepción fue total en Aston Martin, con Stroll también en el grupo de los que no superon la criba de Q1 junto a Hülkenberg, Albon y Sargeant.

Los Ferrari dieron batalla en Q2, que se saldó con Leclerc al frente (1.35.004), aunque con el tricampeón Verstappen a escasas cuatro milésimas y Hamilton como tercero en discordia por delante de Sainz. Tsunoda, Zhou, Bottas, Magnussen y Ricciardo se quedaron fuera de la ronda decisiva, a la que Checo Pérez accedió ‘in extremis’ y con el peor tiempo de los clasificados.

El pulso por la pole tuvo un desenlace menos previsible que en otras ocasiones, con Leclerc sorprendiendo con su velocidad en todos los sectores y obligando a Verstappen a apurar al ‘milímetro’ para intentar batir al monegasco, sufriendo en el segundo parcial con el RB19.

El de Ferrari fue el primero en bajar de la barrera de 1.35 (1.34.829) y se anotó la pole provisional, dos décimas más rápido que Max. Hamilton se unió a la pelea y se situó segundo, por delante del tricampeón de Red Bull, con Sainz en cuarta plaza.

Leclerc volvió a mejorar (1.34.723) y aunque Max hizo una mejor vuelta (1.34.718), se la anularon por límites de pista y el neerlandés bajó a la sexta posición. Por segundo año consecutivo, pole para Ferrari y 21ª en la cuenta personal del monegasco. El domingo, abrirá la parrilla por delante de Norris, Hamilton y Sainz.

Golpe para Aston Martin

Aston Martin se ha presentado en Austin con un importante paquete de mejoras que incluye cuatro grandes actualizaciones. El equipo de Fernando Alonso quiere frenar la ‘sangría’ de puntos que se ha dejado en las últimas carreras frente a McLaren y evitar el ‘sorpasso’ de los de Woking, quintos en el campeonato de constructores . Estaba por ver si las novedades serían suficientes para frenar la racha de Lando Norris y Oscar Piastri, que en las últimas cuatro citas les han recortado 93 puntos y están ya a solo 11 (230 por 219).

El AMR23 incorpora este fin de semana un nuevo suelo y un alerón de viga actualizado. Para el Circuito de las Américas se ha ajustado el borde del suelo y añadido una ranura longitudinal y un aletín exterior. El difusor se ha modificado con una expansión revisada en el lateral. La cubierta motor y el difusor también son nuevos. Aston Martin ha hecho un último esfuerzo para abordar las cinco carreras que quedan en 2023 con garantías. “Queremos despedir la temporada con buen sabor de boca” , decía Alonso el jueves.

Sin embargo, este viernes el piloto asturiano y su equipo tuvieron un estreno agitado y que terminó en ‘drama’. Nada más salir a pista en los primeros libres, los únicos al tratarse de un gran premio en formato sprint, el sistema de refrigeración de frenos de los coches de Lance Stroll y Fernando Alonso se sobrecalentó y el equipo tuvo que llamar a ambos pilotos a boxes. Se dispararon todas las alarmas al apreciar fuego en el eje delantero izquierdo del monoplaza de Alonso. El ‘palo’ fue mayor para Stroll, que se perdió el resto de la sesión, mientras que Fernando, finalmente, volvió a salir tras quince minutos y pudo completar el entrenamiento sin más incidencias. No llegó a montar el blando para hacer vuelta rápida, situándose 18º. Y de ahí, casi sin referencias, pasó directamente a la batalla por la pole, donde encajó su peor resultado del año, cayendo eliminado en Q1, al igual que su compañero.

  • Categoría de la entrada:Deportes