“López-Gatell es un peón que disfraza como científicas decisiones políticas”: Diego Fonseca
“López-Gatell es un peón que disfraza como científicas decisiones políticas”: Diego Fonseca
Hugo López-Gatell conversa con el presidente López Obrador en Palacio Nacional (Foto: Especial)

Hace tres meses el dr. Hugo López-Gatell no sólo era el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México que informaba todas las tardes sobre la evolución de la pandemia de coronavirus (COVID-19) en el país, sino también el funcionario más carismático del Gobierno Federal.

Desde Palacio Nacional presentaba de forma educada y elegante las cifras diarias de contagios y defunciones, pero también traducía conceptos complejos sobre la pandemia. Incluso, sus frases inspiraron un sinnúmero de memes que circularon en redes sociales.

Sin embargo, en las últimas semanas, en las que México ha escalado a las primeras posiciones con mayor número de muertes, la imagen del zar del coronavirus se fracturó, de acuerdo con el escritor y periodista Diego Fonseca.

En su más reciente columna en The New York Times, titulada “El Factor López-Gatell”, señala que el especialista graduado en la UNAM y en la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, luce claramente agotado durante las conferencias vespertinas, y a veces hasta huraño y condescendiente ante la prensa.

(Foto: Cortesía Presidencia)
El graduado de la UNAM y de la Universidad Johns Hopkins, de EEUU, se convirtió en el funcionario más carismático de la llamada Cuarta Transformación (Foto: Cortesía Presidencia)

Para Fonseca, este drástico cambio no sólo se debe a las oleadas de críticas que ha recibido por parte de medios nacionales e internacionales, así como de usuarios en redes sociales por sus evidentes errores en la crisis sanitaria, sino también a la influencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La fractura del aura alrededor del subsecretario (…) no es sólo producto de sus errores como zar del coronavirus. En el fondo, sus fallos son producto del modelo de gestión de un gobierno más proclive a la improvisación que a la planeación y liderado por un presidente con una concepción reduccionista de la gestión pública, el poder y la democracia. El factor López-Gatell es, en rigor, el factor Andrés Manuel López Obrador

“López-Gatell es un peón que disfraza como científicas decisiones políticas”, afirmó Diego Fonseca.

El escritor enlista una serie de errores en la gestión del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud para combatir el SARS-CoV-2:

– Confió en un sistema centinela de vigilancia que la Organización Mundial de la Salud considera inefectivo para detectar enfermedades raras.

– Fue renuente por mucho tiempo a suspender eventos masivos, como festivales o los mítines del presidente.

– Rechazó efectuar pruebas masivas para detectar el virus (en México se realizan muy pocas en comparación a otras naciones).

– No consiguió que el gobierno ordenara confinamientos inmediatos. Y cuando lo hizo, reabrió tempranamente pues la pandemia seguía creciendo de manera peligrosa.

jalisco
Ciudadanos caminan por el paseo marítimo de la Laguna de Chapala en Chapala, Jalisco, después de la flexibilización de restricción de actividades (Foto: AFP) (ULISES RUIZ/)

Además, Fonseca considera que la credibilidad del vocero de la pandemia se vino abajo cuando anunció que se había “aplanado la curva (epidemiológica)” en mayo, junio y julio. Pero no fue así.

Por el contrario, varias investigaciones periodísticas mostraron que existía un significativo subregistro de muertos por el coronavirus en el país. López-Gatell aceptó que había “cifras ocultas”, no sin antes mencionar que se trataban de golpes mediáticos con fines políticos.

Nadie puede culpar a un hombre de creer en una idea, pero será cuestionado por intransigente si la evidencia contra esas creencias es abrumadora. Y López-Gatell rara vez reconoce errores, un fenómeno llamativo en un científico. Da vueltas, es errático, pivotea, juega con la retórica en sus largas conferencias. Pero no retrocede

Si bien Hugo López-Gatell es la cara visible del gobierno para la crisis sanitaria, es cierto que su poder es limitado, pues las decisiones finales (incluso la continuidad del mismo López-Gatell) son de López Obrador, las cuales se basan en sus necesidades políticas. Así lo opinó el periodista:

En gobiernos más razonables, cualquier funcionario con autocrítica modificaría la dirección de la gestión de la crisis, pero en el de AMLO disentir pone la puerta de salida muy cerca, como sucedió con el exsecretario de Hacienda Carlos Urzúa. Por convicción o por disciplina, López-Gatell ha decidido obedecer.

México ocupa el primer lugar en el consumo de bebidas azucaradas (Foto: Cuartoscuro)
México ocupa el primer lugar en el consumo de bebidas azucaradas (Foto: Cuartoscuro) (Adolfo Vladimir/)

El más reciente ejemplo fue asumir la retórica de AMLO: ha convertido la crisis en un problema ideológico con la industria alimentaria y en un regaño paternalista a los hábitos de consumo de los mexicanos. Como el gobierno de López Obrador ha hecho durante casi dos años con el neoliberalismo, la prensa, la sociedad civil y el pasado, el subsecretario ha encontrado en los refrescos y las donas un chivo expiatorio para esconder sus incapacidades.

En México hay quienes piden la renuncia de López-Gatell. Pero no creo que el problema del país sea la ejecución, pues el subsecretario es una expresión instrumental de una concepción de la gestión pública. Quiero creer que es un científico encerrado en un perverso sistema de toma de decisiones políticas y que en otras circunstancias tal vez daría otros pasos

De esta forma, Diego Fonseca sostiene que López Obrador es quien decide la manera de enfrentar la pandemia y que López-Gatell sólo es “un peón que disfraza como científicas decisiones políticas”

Caerá cuando la necesidad política lo determine. Si es el subsecretario quien decide, entonces el presidente tiene una autoridad vacía que rellenarán siempre quienes sean dueños de su oído. Con o sin ciencia que los respalde

Por lo pronto, de acuerdo con la última actualización de la Secretaría de Salud (Ssa), México registra 370,712 casos confirmados acumulados de COVID-19, así como 41,908 decesos.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

México registró nuevo récord de contagios por COVID-19: por primera vez sumó más de 8,000 en un día

Vacunas contra el coronavirus: “Hay varios miles de millones de pesos reservados”, afirmó Marcelo Ebrard

Pandemia desató conductas comerciales poco éticas y corruptas: ICC

La nota “López-Gatell es un peón que disfraza como científicas decisiones políticas”: Diego Fonseca salió publicada en Infobae

Deja una respuesta

Cerrar menú