Los Celtics vencen a los Heat manteniendo la solidez que los llevó a ser subcampeones

Redacción

Los Boston Celtics volvieron a ganar este viernes en Miami (104-111), como lo hicieron el pasado 29 de mayo para sellar en el séptimo partido su pasaje a las Finales de la NBA, y demostraron que los subcampeones mantienen fiabilidad y estilo.

Aquella noche se señaló principalmente a Bam Adebayo y su poca aportación ofensiva, y a un Kyle Lowry lejos de su mejor forma. Ambos fueron protagonistas sumándole al equipo este viernes y parecía que hubieran elegido este día, precisamente ante los Celtics, para reivindicarse.

Ninguno de los dos tuvo una buena noche en el debut ante Chicago Bulls, pero fueron quienes sostuvieron a Miami Heat en la primera mitad ante unos Celtics muy sólidos en ambos lados de la cancha. Mantienen la fórmula que les llevó al éxito, siendo muy fiables en defensa y sabiendo compartir el balón y tomar decisiones en ataque.

Adebayo asumió esa responsabilidad ofensiva y tiró mucho más, llegando a anotar sus primeros seis lanzamientos sin error, lo cual tiene un mérito añadido teniendo en cuenta que durante muchos minutos estuvo defendido por Al Horford, el mismo que la pasada temporada se lo hizo pasar muy mal.

Los problemas de faltas influyeron en el juego interior de Miami, Adebayo veía su segunda falta muy temprano y se marchaba al banquillo para dejar su puesto a un Dewayne Dedmon que también cometía dos infracciones en tiempo récord.

El puesto de pívot pasaba a manos de un Haywood Highsmith que únicamente había jugado 28 segundos la noche del debut.

Lowry apareció con ganas, en el prepartido porque fue el primero en saltar a la cancha a hacer tiro, y ya con la pelota en juego mostrando un buen estado físico, confianza y transmitiendo mucha energía y soluciones en ataque al equipo. Es la versión que necesita Spoelstra y que le reclama Pet Riley.

Por los visitantes, Derrick White resaltaba con su eficacia ofensiva, mucho acierto desde el perímetro y los tiros libres. Se mantuvo en pista muchos minutos y mantuvo el ritmo anotador de Boston para llevarle a ventajas de hasta nueve puntos.

Jaylen Brown con 14 puntos al descanso y Jayson Tatum con 11 cumplían con su parte en ataque.

Pero si alguien mantuvo el ataque de Miami Heat fue un Tyler Herro al que le sienta bien el ‘traje de titular’. En el segundo cuarto, cuando más aceleraba Boston, sumó 13 puntos para terminar la primera parte con 15 en total y cerrar el marcador a una distancia prudencial de Boston: 51-59.

Tras la reanudación no cambió mucho la dinámica de partido, Miami Heat con ataques mucho más largos, tratando de encontrar buenas situaciones de tiro ante una defensa muy influyente. Boston por su parte buscaba correr, resolver rápido y llevar el partido, por lo tanto, a muchas más posesiones.

Mejoró Miami en defensa y se apreció en el luminoso, poco a poco iba recortándose la renta de los Celtics hasta que a falta de 6:39 para el final del tercer cuarto Bam Adebayo finalizaba un contraataque tras buena defensa colgándose del aro.

Joe Mazzulla reunía a los suyos en tiempo muerto para frenar la reacción local, y lo lograron.

Tras ponerse Miami Heat arriba en el marcador, llegó un parcial de 20-6 para los subcampeones fusilando desde el perímetro, dedicatorias a la grada y con acciones defensivas intimidatorias. También afectó que Adebayo viera su cuarta falta personal y una técnica para regresar al banquillo.

Boston cerraba el tercer periodo con la máxima ventaja hasta entonces (12 puntos), un 77-89 que dejaba a Miami contra las cuerdas a falta de doce minutos.

Tímida reacción de Miami Heat al iniciar el último cuarto que puso emoción al desenlace, pero pese a recortar hasta cinco puntos la renta, Boston supo cerrar el partido en la línea de los cuartos previos: efectividad en el tiro y eficacia defensiva.

Una noche más, Jaylen Brown con 28 puntos y Jayson Tatum con 29 lideraron la parcela anotadora de unos Celtics que cerraron una carta de tiro colectiva impresionante con un 42% de acierto desde el triple y un 15 de 15 en la línea de tiros libres.

Cinco jugadores de Miami Heat en dobles dígitos no fueron suficientes y suman su segunda derrota en dos partidos con el 104-111 definitivo.

Fue una noche de homenaje a Bill Russell con la retirada del dorsal número seis, que ya luce en lo más alto del FTX Arena. No es el único número retirado de un jugador que nunca jugó en el equipo, se suma al 23 de Michael Jordan y al 13 de Dan Marino.

  • Categoría de la entrada:Deportes