Martín: «El psicólogo me ha ayudado a descartar el miedo a perder»

Redacción

El madrileño Jorge Martín, de 26 años, fue el año pasado un auténtico ‘Martinator’, es decir, un piloto que no cesaba de marcar vuelta a vuelta como un martillo pilón en persecución de un título mundial, el de MotoGP, que, finalmente, el último día, fue a parar, de nuevo, a manos del italiano ‘Pecco’ Bagnaia, el jefe de filas de la firma Ducati.

Martín no tuvo un final de temporada tan consistente como se esperaba de él en un ‘sprint’ final decisivo. Es más, tras hacerse con la victoria en el Gran Premio de Tailandia, ‘Martinator’ no fue capaz de repetir victoria, los domingos, el día que se reparten más puntos (25), en las tres últimas carreras: Malasia, Catar y Valencia.

Muchas dudas

“Eso me provocó ciertas dudas, que he trabajado con mi psicólogo y la verdad es que ahora me siento mucho más fuerte, mentalmente, en la pista”, comentó el madrileño nada más bajarse del podio de Portimao (Portugal), tras dominar la carrera de MotoGP desde que se apagó el semáforo hasta que el técnico Jose Mourinho le dio el banderazo como ganador del gran premio.

“No diré que salgo más convencido a la pista porque eso es imposible, pero sí creo que pienso mucho mejor, tampoco más, pero sí mejor y, después de ese trabajo con mi psicólogo, pienso mucho lo que estoy haciendo y lo que puede ocurrir y, desde luego, he descartado la posibilidad de perder. En ese sentido, por ejemplo y sin que ello signifique que estaba dispuesto a renunciar a la victoria ¡ni hablar!, pensé que si Maverick (Viñales) o Enea (Bastianini), que me persiguieron todo el rato a menos de un segundo, me hubiese dado alcance, tal vez hubiera considerado como bueno puntuar subiendo al podio”.

Martín reconoció que el domingo no tuvo problema alguno con la moto. “Me sentía muy bien con el neumático medio, sabía lo que podía hacer, quería ponerme delante y gestionar, he ido mejorando y, aunque tenía muy cerca a Maverick y a Enea, vi un momento en que podía generar siete décimas de distancia y a partir de ahí saque el martillo, demostrando vuelta a vuelta el ritmo para llegar al final. Es fantástico volver a ganar después del difícil final de la temporada pasada, porque vuelvo a sentirme competitivo y, en Portugal, he demostrado que puedo volver a ganar», dijo.

Martín sigue defendiendo que, pese a que la Ducati 2024 tiene cosas nuevas, él insiste en seguir trabajando con la base de la temporada pasada. “Creo que debemos de mejorar en velocidad punta, pero yo sigo empeñado en no cambiar demasiadas cosas y, de momento, creo que estamos trabajando en la dirección que me permite, por ejemplo, hacer carreras como la de este domingo que, aunque nunca tuve una gran ventaja sobre mis perseguidores, sí los tenía controlados en todo momento, incluso visualmente, pues había una curva en la que había una gran pantalla de TV y allí podía verlos detrás mio”.

«A través de una pantalla gigante que había en el circuito controlaba, vuelta a vuelta, donde estaba Maverick y Enea y siempre los mantuve a distancia. Los tenía controlados, sí»

Jorge Martín

Piloto del equipo Prima Pramac Ducati

Martín, que también se enteró por esa pantalla gigante del accidente entre ‘Pecco’ Bagnaia y Marc Márquez, a tres vueltas del final, reconoció que “nadie se alegra porque te caigas, pero al final de las carreras suelen pasar estas cosas o porque buscas ganar alguna posición más y unos buenos puntos o porque tus neumáticos ya están en el límite. Y, sí, eso nos pasa a todos alguna vez cada temporada”.

Han transcurrido solo dos grandes premios, Losail (Catar) y Portimao (Portugal), pero Martín ya ha adquirido una ventaja importante con solo 74 puntos en juego, de los que ‘Martinator’ ha sumado 60, 18 más que el surafricano Brad Binder (KTM), 21 más que el italiano Enea Bastianini (Ducati), 23 más que ’Pecco’ Bagnaia (Ducati), 32 más que Pedro Acosta (GasGas) y 33 más que Marc Márquez (Ducati). La próxima carrera es en Austin (Texas, EEUU), el próximo 14 de abril.

  • Categoría de la entrada:Deportes