Mydoom, el peor virus informático de la historia: un problema que le costó al mundo 59.000 millones de dólares

Tecnología

Mydoom, el peor virus informático de la historia: un problema que le costó al mundo 59.000 millones de dólares

Si estamos conectados a Internet, estamos expuestos. Las amenazas de seguridad informática no han hecho más que crecer durante los últimos años. Cada día, según el instituto AV-TEST, se registran más de 450.000 nuevas muestras malware y crapware (software potencialmente no deseado). Virus, gusanos, troyanos, spyware, ransomware; en la red hay peligros de todos los tipos y colores, y somos testigos (o víctimas) de estos.

Pero antes de que FluBot se hiciera famoso por «la estafa SMS de FedEx», de que un chaval de 17 años encabezara la banda de ransomware Lapsus$ que apuntó a grandes empresas como Microsoft, Samsung o Nvidia, e incluso antes de que el phishing fuera utilizado como una herramienta militar, existía el gusano Mydoom. Estamos hablando del gusano más rápido y más dañino de la historia, un dolor de cabeza que todavía no ha sido igualado.

El gusano que fue una pesadilla hace 18 años

En enero de 2004, cuando muchos de nosotros utilizábamos ordenadores con Windows XP y navegábamos a velocidades de entre 256 y 1.024 Kbps, algunos usuarios empezaron a recibir correos electrónicos con el asunto “Message could not be delivered” y un archivo adjunto «Message.zip» (el asunto y el archivo adjunto también podían tener otros nombres). Como el mensaje parecía inofensivo, muchas personas lo abrían sin precaución.

Fig4e Mydoom Sml

Algunos podrían imaginarse que se trataba de una advertencia de un mail legítimo que había rebotado. Y, si por ejemplo nos centramos en entornos laborales, nadie quiere recibir una reprimenda por un mensaje que debería haber salido y no salió, ¿no? Lo que no sabían quienes ingresaban a este correo electrónico es que estaban cerca de caer en una trampa, en otras palabras, de que su ordenador iba a caer infectado.

Mydoom Email Sample

De acuerdo a la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de la Infraestructura (CISA, por sus siglas en inglés), Mydoom era capaz de infectar cualquier ordenador con sistema operativo Windows 95 o superior. Al abrir el archivo adjunto se ejecutaba un código malicioso que se encargaba de enviar el malware a otras direcciones de correo electrónico, sentaba las bases para ataques de denegación de servicio y se camuflaba para no ser detectado.

Una serie de tareas cuya efectividad y complejidad tenían pocas posibilidades de comparación. Desde el punto de vista técnico, Mydoom colocaba una copia de sí mismo en C:Windows y modificaba el registro del sistema para pasar desapercibido y persistir incluso después de reinicio. Además abría dos backdoors (puertas traseras) en los puertos TCP 3127 a 3198, lo que permitía el acceso remoto a los ordenadores infectados.

Este malware tenía la capacidad de buscar en el ordenador direcciones de correo electrónico para enviarse desde los sistemas comprometidos y así alcanzar un mayor nivel de infección. Asimismo, una variante podía propagarse a través de Kazaa, una aplicación de intercambio de archivos P2P (generalmente música, imágenes y vídeos) muy utilizada en la época, y bloqueaba el acceso a cientos de páginas web de antivirus.

Un análisis exhaustivo del código por parte de investigadores de ciberseguridad reveló que MyDoom estaba programado para comenzar un ataque de denegación de servicio (DDoS) contra la empresa SCO Group el 1 de febrero de 2004. Una variante del malware también incluía un ataque DDoS contra Microsoft para el 3 de febrero de 2004. Esto hizo saltar las alarmas y provocó una investigación por parte del FBI.

Antes de los potenciales ataques de DDoS, según CNN, SCO Group ofreció una recompensa de 250.000 dólares «información que conduzca al arresto y condena de los responsables de este delito». Microsoft adoptó una postura similar, también ofreciendo 250.000 dólares. El programador de MyDoom finalmente no apareció, y tampoco datos precisos que pudieran generar una hipótesis sólida, y los días de los ataques finalmente llegaron.

MyDoom cumplió con su primer objetivo: dejar fuera de servicio la página de SCO Group.

El 1 de febrero comienza el ataque de DDoS contra SCO Group y la página principal de la compañía queda rápidamente fuera de servicio. Como cuenta CNET, esto obliga poner en línea una página alternativa, www.thescogroup.com. «Este ataque a gran escala, causado por el virus informático MyDoom, se estima que infectó a cientos de miles de computadoras en todo el mundo», dijo en ese momento Jeff Carlon, director de tecnología de SCO Group.

Microsoft, por su parte, resiste el ataque del 3 de febrero, según Computer World. Aparentemente, el músculo de la compañía de Redmond junto a una planificada preparación previa evitó que MyDoom consiguiera su segundo objetivo. La compañía señalaba en su página web que estaba haciendo todo lo posible para permanecer en línea.

De acuerdo al equipo de investigación de amenazas de BlackBerry Cylance, es el gusano de propagación más rápida que jamás haya existido. Además, en su momento pico, generó entre el 16 y el 25% de todos los correos electrónicos enviados en todo el mundo. Esto provocó una ralentización global del rendimiento de Internet que afectó la productividad de millones de personas y pérdidas millonarias.

El análisis de Webfx señala que los costes derivados de protección antivirus, eliminación de la amenaza, tiempo perdido, entre otros factores causados por MyDoom se tradujeron en pérdidas de 38 mil millones de dólares en 2004, cantidad que ajustada a la inflación alcanza los 59 mil millones de dólares hoy. MyDoom fue una pesadilla, y aunque sigue circulando por la red, su fama ha hecho que todos los antivirus conocidos y actualizados sean capaces de detectarlo.

Imágenes | Christiaan Colen (Flikr) | BlackBerry Cylance


La noticia

Mydoom, el peor virus informático de la historia: un problema que le costó al mundo 59.000 millones de dólares

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología