Neymar lidera el triunfo de un Brasil más líder
Neymar lidera el triunfo de un Brasil más líder

Redacción

No hay quien pueda con Brasil en las Eliminatorias Sudamericanas y camina decidido hacia Catar 2022. Ganó a Paraguay (0-2), con un gol y una asistencia de Neymar, y ya son seis victorias en seis partidos disputados. Iguala el propio récord de 1970 y abre seis puntos con relación a Argentina, que se dejó un empate en el descuento en su visita a Barranquilla (2-2). Hacia 35 años que la Canarinha no ganaba a domicilio a los guaranís.

La Seleçao, que ha vivido días muy conturbados, jugó aliviada. La suspensión del presidente de la CBF, Rogerio Caboclo, acusado de acoso sexual y moral, pacificó los ánimos y acabó con el fantasma de la destitución de Tite, absolutamente respaldado por el vestuario. Y esto se reflejó sobre el césped. Se vio un equipo con autoconfianza, que recuperó su mejor versión competitiva.

Brasil jugó con la confianza de un líder. Aguantó el chaparrón inicial guaraní e hincó el diente en la primera que tuvo. Gabriel Jesus, jugando de extremo, centró por el flanco derecho, Richarlison chuto al aire y el error de bulto permitió que el balón le cayera libre a Neymar en el segundo palo. Con espacio y tiempo para ejecutar, el 10 de la Seleçao controló y finalizó con categoría por el palo corto. Era su gol 66 en 103 partidos con la Canarinha.

El choque se jugaba a revoluciones muy altas. Alderete casi empata con un tremendo trallazo que Ederson sacó espectacularmente. Era un ir y venir. Y Richarlison pudo sentenciar, pero su remate fue atajado por Antony Silva. La Seleçao casi deja sentenciado el partido en menos de diez minutos.

Era imposible vivir en el vértigo. Los de Berizzo presionaban arriba y los de Tite, robustecidos en la medular, encontraban los espacios a través de la asociación y la leveza. Se germinó un buen partido, que nada tuvo que ver con la zozobra del Brasil-Ecuador (2-0) o del Uruguay-Paraguay (0-0) del viernes.

Neymar hizo una primera parte portentosa, rompiendo con internadas profundas. Con un poco mas de acierto en el último tercio, los brasileños podrían haber abierto un boquete, ante un Paraguay a quien le empezó a pesar los minutos.

La Seleçao administró la segunda etapa. Neutralizó el ímpetu de los guaranís con posesiones largas. El control brasileño era desesperador y Berizzo intentó zarandear a los suyos con la entrada de Ávalos y Espínola. La pizarra de Tite mandaba, pero el partido seguía peligrosamente abierto.

Y, en los últimos minutos, Brasil jugó abiertamente con fuego. Paraguay lo basó todo en el juego aéreo, que es uno de sus puntos fuertes, pero no pudo superar el muro canarinho. Y es que, en seis partidos, la Canarinha solo ha recibido dos goles. El partido expiraba y, en la última jugada, Lucas Paquetá marcó con un lanzamiento cruzado tras una muy buena asistencia de Neymar, que fue el mejor del encuentro. Un gol que reafirma la buena temporada del futbolista del Olympique de Lyon que empieza a hacerse un hueco en la Seleçao.

  • Categoría de la entrada:Deportes