No se puede empezar mejor el 2023

Redacción

El Barça jugó mucho mejor que el Madrid. Ya el primer cuarto fue netamente blaugrana, en rebote ofensivo y balones recuperados, y los dos equipos estuvieron desbocados en ataque. Sólo algunos regalos, 3, en situaciones de canasta más adicional permitieron a los blancos mantenerse en el marcador. Un duelo que se jugó al ritmo de los hombres de Saras. Los blaugranas atacaron una vez tras otra a Tavares, buscando sacarlo de la pintura, y lograron su objetivo.

La iniciativa fue en todo momento del Barça. Un Madrid a remolque se las vio y se las deseó para mantenerse a flote. De hecho, las ventajas blancas en el marcador se debieron a acciones individuales, casi nunca colectivas, de sus jugadores. El segundo periodo fue el que mejor dominó el Madrid. Debido en buena parte a que los porcentajes de tres del Barça, en tiros liberados, fueron bajos. Pero tras el descanso, poco a poco, la superioridad blaugrana se hizo más y más palpable.

Enorme superioridad

En el tramo final del tercer cuarto un acelerón del Barça, 0-9, empezó a marcar el desenlace del partido. Además, los locales acumularon un 2 de 12 de dos, y 3 de 8 desde el tiro libreen estos 10’. El definitivo periodo fue un mano a mano entre Higgins y Laprovittola. Un tándem de locura que desarboló cualquier intento del Madrid para darle la vuelta al marcador. Sus 1×1 y 2×2 fueron muy agresivos, sin ningún miedo, buscando puntos cerca de la canasta. Un espectáculo.

El Barça más completo

En estos momentos, el Barça es mejor equipo que el Madrid. Los blancos tienen enormes problemas para que piezas como Musa y Hezonja sean consistentes detrás. Un déficit que a veces equilibran anotando muchos puntos pero que, si se encuentran con un equipo como el Barca que les defiende bien, y además captura 16 rebotes ofensivos y les hace perder 11 posesiones, acaban teniendo muchos problemas.

Tampoco anda fino el Madrid en la posición de base. Algunas pinceladas de Llull, Sergio Rodríguez no está fino, y un inconsistente Williams-Goss no son, de momento, suficientes. Ante el Barça, el equipo local se mantuvo por el triángulo Tavares- Yabusele-Poirier, ya que Deck estuvo muy bien defendido por Kalinic. En el Barça todo estuvo más repartido.

Además de los omnipresentes Higgins y Laprovittola, emergieron jugadores como un enorme Da Silva, 7 puntos y 9 rebotes, los todoterrenos Vesely-Kalinic, algunos triples importantes de Sanli, y un Mirotic que, aunque sólo jugó 17’, anotó 12 puntos y capturó 3 rebotes. Saras fue fiel a su ideario y apostó por un jugador no habitual, Da Silva que lo estaba haciendo muy bien, descartando en el tramo decisivo del partido a Mirotic. Una victoria no trascendente, pero sí importante y motivadora.

  • Categoría de la entrada:Deportes