Playa Bagdad: el punto olvidado en la frontera donde manda el narcotráfico
En este momento estás viendo Playa Bagdad: el punto olvidado en la frontera donde manda el narcotráfico
La entrada al pueblo que se encuentra en la zona fronteriza (Foto: AP)

Playa Bagdad, es un pequeño pueblo que se encuentra entre Estados Unidos y México. Supone un límite entre ambos países que se conforma de apenas una lengua de arena y una laguna.

Aquí la migración no es un tema importante, ni siquiera hay alguna valla que separe un país del otro. Es una zona donde predominan dunas, lagunas medio secas y kilómetros de playas salpicadas de viejas casetas de madera o simples palos con lonas que ondean con la brisa que llega del Golfo.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Según cuenta AP, quien capturó en fotografías la realidad del lugar, en el lado mexicano la única carretera que hay termina en un poblado, 15 kilómetros al sur de la frontera, con varias decenas de casas donde lo que hay son turistas que conviven con los pescadores del lugar.

Del lado estadounidense, se ven llanuras casi deshabitadas. La ciudad más cercana, a 40 km, es Brownsville. En la carretera a la costa hay un control de la Patrulla Fronteriza, una tienda de venta de armas con campo de tiro incluido y hasta un terreno desde donde esta semana la empresa SpaceX probaba cohetes para intentar, en un futuro, llegar a Marte.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

El límite entre ambos países son 25 metros de agua que se pueden incluso caminar en temporadas tranquilas. Sin embargo, según retoma la agencia, es algo que pocas personas se aventuran a hacer debido a que los cárteles lo usan como cruce de droga y cementerio clandestino, según fija la propia agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

(Foto: AP)
(Foto: AP)

En playa Bagdad lo que menos se desea es que lleguen migrantes. Marco Antonio Álvarez, un lugareño, le contó a la agencia que lo que menos interesa en el lugar es que éste se convierta en un «punto caliente», pues de eso depende que se pueda seguir cruzando la droga.

Lee: Duro golpe al Cártel del Noreste: abatieron a siete presuntos criminales de «La Tropa del Infierno» en enfrentamiento en Nuevo Laredo

«Si empieza a brincar gente, vas a ver patrullas de aquel lado», explicó el hombre, quien años atrás trabajo como «coyote» (un hombre que se dedica al tráfico de personas). Luego de pasar unos años en la cárcel en Estados Unidos, volvió a su tierra natal y ahora le pagan USD 300 al mes por  vigilar dos lanchas varadas delante de él y observar el río a metros de su desembocadura.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Según narra AP, Playa Bagdad, en la esquina noreste del estado de Tamaulipas, apareció súbitamente en los mapas en 1848, justo cuando se trazó la frontera. El historiador Andrés Cuellar explicó que fue puerto de salida del algodón sureño estadounidense durante la guerra de secesión y resurgió varias veces de sus ruinas después de huracanes.

Además de la pesca, el contrabando siempre estuvo presente, primero fue de plata, luego de alcohol y desde los años 80 de marihuana y cocaína. Ahora, lo que menos quieren los capos es ver el lugar lleno de fuerzas de seguridad que les complique el negocio. 

(Foto: AP)
(Foto: AP)

En este momento, la playa es un punto de embarque y desembarque de droga rumbo a Texas, según contó Sammy Parks, agente especial de la DEA, a AP.

Lee: México violento: indignantes imágenes de niños armados son ligados al mundo del narcotráfico

«Es un paso corto, fácil, abierto y no hay mucha vigilancia», dice Mike Vigil, ex jefe de operaciones de esa agencia. De los mil 215 efectivos de la nueva Guardia Nacional que el gobierno mexicano desplegó en Tamaulipas, no se ve ni rastro.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

El nombre del sitio es un misterio. Algunas personas dicen que se debe a las dunas que recuerdan los desiertos de Mesopotamia; otros dicen que fue porque saquearon un barco y aquello parecía «Alí Babá y los 40 ladrones»; otros dicen que la persona que bautizó el lugar era amante de «Las Mil y una noches«. Vigil cree que es porque por aquí pasaron algunos de los camellos que el Ejército estadounidense compró en el siglo XIX en uno de sus experimentos más peculiares para conquistar las zonas desérticas.

Hace tres décadas, gente como Álvarez compaginaba la pesca con el cruce de migrantes a USD 20 por persona para llevarlos hasta Brownsville. Cuando entró la cocaína y las cosas cambiaron, «todo lo empezó a controlar la maña», dijo Álvarez a AP, refiriéndose al crimen organizado.

Lee: Tres niñas ejecutadas, el secuestro de un estadounidense y una narcomanta: el caso de «Los Mexicles» en Ciudad Juárez

El ayuntamiento de Matamoros, al que pertenece Playa Bagdad, lo presenta como destino turístico, pero según Álvarez, hay que pagar extorsión por todo. 

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Según Guadalupe Correa, de la Universidad George Mason, los cárteles reparten el territorio basándose en distintos esquemas de corrupción y por eso hay zonas de tráfico de migrantes, otras de trasiego de estupefacientes y áreas de alta corrupción como los puentes por donde pasa todo.

Tamaulipas es desde hace años uno de los estados más violentos, ahora el gobierno federal y el estadounidense dicen estar intercambiando información que ayude a la captura de los miembros del crimen organizado. 

(Foto: AP)
(Foto: AP)

El gobierno de México reconoció recientemente que algunas aduanas están en manos del narco y uno de los lugares donde ese control de facto se siente es donde termina el Río Bravo.

Diversos testimonios recogidos por la agencia estadounidense constatan que playa Bagdad es un sitio peligroso en el que «se han encontrado fosas clandestinas en el área y una amenaza local es que alguien quiera ‘llevarte a la playa’, lo que implica que desapareces».

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Marco Antonio Álvarez contó que la zona es controlada por ex oficiales que ahora colaboran con el narco; policías, militares, marinos, etc. Los únicos uniformados que la AP vio en la desembocadura del río fueron cuatro policías estatales a bordo de dos cuatrimotos que dieron una vuelta rápida a la lengua de arena y se regresaron.

Miembros de ese mismo cuerpo estaban tras unos sacos de arena colocados en el lateral de la carretera que une Playa Bagdad con Matamoros, un control contra el que pobladores se manifestaron a principios de agosto porque, según decían, solo valía para extorsionarles.

La nota Playa Bagdad: el punto olvidado en la frontera donde manda el narcotráfico salió publicada en Infobae

  • Categoría de la entrada:Actualidad