PNV y Bildu se amparan en el «debate sobre la territorialidad» abierto por Sánchez para reclamar más autogobierno

Redacción

Apenas habían pasado 15 minutos del

101076340

El programa de la ETB ha comenzado con la solidaridad de todos los candidatos con Pradales tras el ataque que ha sufrido esta tarde en un mitin en Barakaldo. Visiblemente molesto y más serio de lo habitual, el candidato jeltzale ha reconocido que llegaba al plató aún «con el susto en el cuerpo» y sin ver del todo de su ojo izquierdo. Ese gesto lo ha mantenido durante todo el debate, en el que ha elevado la tensión con Bildu buscando permanentemente la confrontación mientras se veía a Otxandiano intentando contenerse y mantener un rostro aparentemente impasible.

En el debate sobre el autogobierno y la reclamación de un nuevo autogobierno, el candidato socialista Eneko Andueza ha vuelto a plantear a Bildu si busca un nuevo estatuto y un nuevo estatus para «proclamar la independencia» y llevar a Euskadi «por el mismo proceso que los catalanes». Una vez más, ha mostrado su rechazo a un pacto con Bildu para gobernar y ha llegado a anunciar que dimitirá antes de tener que llegar a eso. Pero se ha encontrado con un muro en Otxandiano, que ha repetido que él es «legítimamente independentista» y que quiere retomar la ponencia sobre autogobierno que ya tuvo el acuerdo entre PNV y Bildu en el parlamento vasco para «llegar a un acuerdo con el Gobierno español» que previamente se haya alcanzado en la cámara vasca. Otxandiano se remite al «debate sobre la territorialidad» abierto por Pedro Sánchez para expresar que es el momento de hacerlo.

El candidato del PNV, ante las quejas de Andueza y sus constantes alusiones al posible acuerdo entre PNV y Bildu en esta materia, ha mostrado el acuerdo de investidura entre su partido y el PSOE en el Congreso para la investidura de Sánchez, en el que se habla de que ambas formaciones entrarán «con urgencia» en una nueva fase de mejora del autogobierno vasco.

Al ver que prácticamente todas las formaciones le han puesto líneas rojas, Otxandiano ha esgrimido todos los desacuerdos entre PNV y PSE, y cómo a pesar de eso han podido gobernar juntos, para proclamar que es momento de dar paso a una «política de cooperación», a una forma «no convencional de hacer política», es decir, que los acuerdos se puedan hacer hacia un lado u otro según convenga en cada momento y en función de las políticas. Pradales le ha intentado dar donde más puede dolerle, aseverando que mientras se dedica a hacer política en Madrid, lugar que hasta hace bien poco no entraba en sus planes, en el parlamento vasco se oponen a todo: «Han aprobado sin rechistar los seis presupuestos de España y ninguno de Euskadi. Su marcador de pactos va 6-0 a favor de España«.

En un debate en el que la candidata de Sumar, Alba García, ha quedado desdibujada y la de Elkarrekin Podemos, Miren Gorrotxategi, ha intentado confrontar con más fuerza y eficacia con EH Bildu, partido al que se están escapando gran parte de sus votos, Vox (Amaia Martínez) ha sido el otro partido que ha quedado fuera del debate por indiferencia del resto ante cualquiera de sus posiciones.

El candidato del PP, Javier de Andrés, por su parte, ha vuelto a negar credibilidad a Andueza en sus referencias al no pacto del PSE con EH Bildu, y a lo largo de todo el debate ha intentado visibilizar que el PNV forma parte, como la izquierda abertzale, de los apoyos de Sánchez en Madrid, y que su gestión está «agotada».