Pontón asume la «decepción» de no lograr la Xunta, pese al récord del BNG

Redacción

Nunca un éxito tan grande resultó tan agridulce. El BNG de Ana Pontón ganó seis escaños y alcanzó los 25, una cifra inédita en su trayectoria, avalando así las encuestas que pronosticaban una gran subida. Sin embargo,

98349211

Hace tres años amagó con no presentarse y en 2028 sería candidata por cuarta ocasión. A la pregunta de si mantendrá el liderazgo de la oposición estos cuatro años, Pontón evitó concretar su futuro. “Tenemos que ver cómo ensanchar la base del BNG. Esta organización no tiene techo y tiene más fuerza que nunca”, respondió antes de insistir en su confianza en lograr el cambio en Galicia, mensaje que lanzó también en 2020. “Hay cambios que no son fáciles, pero eso no significa que no se vayan a producir”, aseguró.

El BNG fiaba tumbar la mayoría absoluta del PP y alcanzar la Xunta a que el PSdeG “aguantase”, como sostenía el círculo más cercano de Pontón durante los últimos días de la campaña. Situaban esa condición de posibilidad del cambio a un suelo de 13 escaños socialistas, es decir, a que perdiesen apenas uno. De esa forma, pensaban crecer ellos no solo pescando en el electorado del puño y la rosa, sino también entre la gente del PP. “Mucha gente de las aldeas nos decían que preferían a Ana que a Rueda”, contaban también desde el equipo de campaña nacionalista. Pero ese escenario resultó irreal. El PP aguantó y solo perdió dos actas.

Pontón evitó culpar a los socialistas. A la pregunta directa de si eran los responsables de no haber logrado tumbar a Rueda, respondió con resignación: “Los gallegos decidieron que no hubiese cambio político, es la lectura que tenemos que hacer”.

Insistió en que el BNG se consolida como la alternativa al PP y agradeció a sus padres el apoyo en una campaña que despertó la ilusión en el nacionalismo.

La líder del Bloque, que este año cumple dos décadas de diputada, se enfrenta al mismo peligro que Feijóo, jefe del PP desde hace dos años: combatir el desgaste que genera el liderazgo de la oposición, que asumió en 2020. Por eso, urgió a los más de 466.000 gallegos que eligieron la papeleta del Bloque a no caer en el desánimo. “Les pido que mantengan intacta la ilusión y la esperanza”, reclamó. “El resultado indica que no hay marcha atrás, el BNG es la esperanza de otra Galicia”, resumió.

  • Categoría de la entrada:Deportes