¿Por qué estar en casa y no en cafés y bares está ‘desgastando’ nuestra creatividad?
Cada breve encuentro social planta una pequeña semilla que puede convertirse en una nueva idea o inspiración. Hulton Archive/Stringer via Getty Images

Si bien la pandemia ha provocado que miles de pequeñas empresas cierren temporalmente o para siempre, la desaparición de la cafetería de la esquina significa más que salarios perdidos.

También representa una pérdida colectiva de creatividad.

Los investigadores han demostrado cómo se puede cultivar el pensamiento creativo mediante hábitos simples como el ejercicio, el sueño y la lectura. Pero otro catalizador son las interacciones no planificadas con amigos cercanos, conocidos casuales y completos extraños. Con el cierre de cafeterías – sin mencionar lugares como bares, bibliotecas, gimnasios y museos – estas oportunidades desaparecen.

Por supuesto, no todas las reuniones casuales dan como resultado ideas brillantes. Sin embargo, a medida que saltamos de un lugar a otro, cada breve encuentro social planta una pequeña semilla que puede convertirse en una nueva idea o inspiración.

Al perdernos las reuniones y las observaciones casuales que despiertan nuestra curiosidad y sacuden esos momentos de “¡ajá!”, las nuevas ideas, grandes y pequeñas, quedan sin descubrir.

No es la cafeína, es la gente

A los artistas, novelistas y científicos famosos a menudo se les considera como si sus ideas y su trabajo procedieran de una mente singular. Pero esto es engañoso. Las ideas incluso de los poetas, matemáticos o teólogos más reclusos son parte de conversaciones más amplias entre pares, o son reacciones y respuestas al mundo.

Como escribió el autor Steven Johnson en ¿De dónde vienen las buenas ideas?, el “truco para tener buenas ideas es no sentarse en un glorioso aislamiento y tratar de tener grandes pensamientos.” En cambio, recomienda que “salgamos a caminar,” “abracemos la serendipia” y “frecuentamos cafés y otras redes líquidas”.

Así como los escritores independientes de hoy en día podrían usar las cafeterías como una segunda oficina, fueron las cafeterías y bares de Londres en el siglo XVIII las que impulsaron la Era de la Ilustración. Entonces, como ahora, la gente sabía intuitivamente que eran “más productivos o más creativos cuando trabajaban en cafeterías”, según David Burkus, autor de “Los mitos de la creatividad.” Como muestra la investigación, no es la cafeína; es la gente. El simple hecho de estar cerca de otras personas que están trabajando puede motivarnos a hacer lo mismo.

A painting of a cafe with tables and people closely packed together.
Espacios agrupados pueden ser fuentes de la inspiración.
Heritage Images via Getty Images

En otras palabras, la creatividad es social.

También es contextual. El entorno construido juega un papel oculto pero crucial. Los investigadores de arquitectura en Reino Unido, por ejemplo, encontraron que el diseño del aula afecta la velocidad a la que aprenden los estudiantes. Descubrieron que las características del aula, como el mobiliario y la iluminación, tienen tanto impacto en el aprendizaje como los profesores. Aspectos similares del diseño de cafés pueden mejorar la creatividad.

Diseñar para la creatividad

Los edificios influyen en una amplia gama de funciones humanas. La temperatura y la humedad, por ejemplo, afectan nuestra capacidad de concentración. La luz del día está relacionada positivamente con la productividad, el manejo del estrés y las funciones inmunológicas. Y la calidad del aire, determinada por los sistemas HVAC, así como la composición química de los muebles y materiales interiores como la alfombra, afecta tanto la salud respiratoria como la mental. El diseño arquitectónico incluso se ha relacionado con la felicidad.

Del mismo modo, una cafetería bien diseñada puede facilitar la creatividad, donde la fricción no planificada entre las personas puede encender chispas de innovación.

Dos cafeterías recién terminadas, Kilogram Coffee Shop en Indonesia y Buckminster’s Cat Cafe en Buffalo, Nueva York, fueron diseñadas con este tipo de interactividad en mente.

Ceiling-to-floor windows and compact tables are features of the cafe.
Buckminster’s Cat Cafe en Buffalo, Nueva York.
Florian Holzherr, Author provided

Cada uno tiene diseños abiertos y horizontales que realmente fomentan la congestión, lo que impulsa los encuentros casuales. Los muebles livianos y geométricos permiten a los ocupantes reorganizar los asientos y acomodar grupos de varios tamaños, como cuando llega un amigo inesperadamente. Hay vistas al exterior, que promueven la tranquilidad y ofrecen más oportunidades para soñar despierto. Y hay un nivel moderado de ruido ambiental – ni demasiado alto ni demasiado bajo – que induce disfluencia cognitiva, un estado de pensamiento profundo y reflexivo.

Restaurando el alma de la cafetería

Por supuesto, no todas las cafeterías han cerrado. Muchas tiendas han reducido la capacidad de asientos en el interior, han limitado los clientes a los asientos al aire libre o han restringido los servicios a la comida para llevar solo como una forma de permanecer abiertas. Todos ellos se han enfrentado a la difícil tarea de implementar salvaguardas conservando el ambiente de sus establecimientos.

Algunos elementos de diseño, como la iluminación, pueden conservarse fácilmente en medio del distanciamiento social y otras medidas de seguridad. Otros, como los asientos móviles para la colaboración, son más difíciles de lograr de forma segura.

Si bien estos ajustes permiten que las empresas permanezcan abiertas y garanticen la seguridad de los clientes, minan espacios de su alma.

El filósofo Michel de Certeau señaló que los espacios que ocupamos son un telón de fondo sobre el que se produce el “conjunto de posibilidades” y la “improvisación” de la vida cotidiana.

Cuando la vida social pasa por completo al ámbito digital, estas oportunidades se vuelven limitadas. Las conversaciones se organizan de antemano, mientras que las conversaciones paralelas que tienen lugar antes o después de una reunión o evento se han cancelado. En las videoconferencias, los participantes hablan con toda la sala o con nadie.

Para los dueños de cafés, empleados y clientes, la era posterior a la pandemia no puede llegar lo suficientemente pronto. Después de todo, mientras que los clientes aparentemente pasan por su cafetería local para tomar una dosis de cafeína, el verdadero atractivo del lugar está en su espíritu háptico y agitado.

Este artículo fue traducido por El Financiero.

The Conversation

Las personas firmantes no son asalariadas, ni consultoras, ni poseen acciones, ni reciben financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y han declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado anteriormente.

  • Categoría de la entrada:Opinión