Voyager 1 en problemas: la sonda espacial que más lejos está de la Tierra ha empezado a mandarnos datos sin sentido

Tecnología

Voyager 1 en problemas: la sonda espacial que más lejos está de la Tierra ha empezado a mandarnos datos sin sentido

La sonda Voyager 1 ha empezado a mandar un patrón repetitivo de unos y ceros a la Tierra, como si estuviera «atascada». La nave ejecuta sin problemas las instrucciones que recibe de los controladores de misión de la NASA, pero los datos científicos y de ingeniería que envía de vuelta han dejado de ser útiles.

La NASA tiene localizado el problema en una de las tres computadoras a bordo de la Voyager 1, el sistema de datos de vuelo (FDS). Según los controladores de la misión, el FDS no se está comunicando correctamente con uno de los subsistemas de la sonda, la unidad de telecomunicaciones (TMU).

El FDS está diseñado para recopilar en un mismo paquete de datos las lecturas de los instrumentos científicos y del estado de salud de la Voyager. La TMU se encarga de enviar estos datos a tierra con una señal en código binario. Hace poco, la TMU empezó a transmitir un patrón repetitivo de unos y ceros.

Como habría hecho cualquier seguidor de ‘IT Crowd’, lo primero que intentó la NASA fue reiniciar el FDS y devolverlo al estado en el que se encontraba antes de que comenzara el problema, pero la Voyager sigue mandando datos sin sentido.

La NASA admite que tardará semanas en diseñar un nuevo plan de acción. La distancia de la sonda y la longevidad de la misión dificultan mucho las cosas.

Un viejo manual de instrucciones y 45 horas de latencia

La Voyager 1 se encuentra en el espacio interestelar, a más de 24.000 millones de kilómetros de la Tierra. Transcurren 45 horas desde que la agencia espacial envía un comando a la sonda hasta que recibe una respuesta. A esto hay que sumar las dificultades que entraña consultar documentación escrita hace décadas por ingenieros que no anticiparon los problemas que surgirían 50 años después.

Lanzadas en 1977, las prodigiosas sondas Voyager 1 y Voyager 2 son los objetos creados por humanos más distantes a la Tierra. Viajan en direcciones distintas, pero las dos se encuentran desde hace años en la región más exterior del sistema solar, un lugar de interés para los científicos porque escapa de la influencia del viento solar y entra en los dominios del plasma interestelar.

Tanto la Voyager 1 como la Voyager 2 han experimentado algunos problemas propios de la edad, como la disminución de potencia de sus generadores termoeléctricos de radioisótopos (RTG) y el deterioro de algunos sistemas. Ambas han sido actualizadas con instrucciones para economizar su energía.

A mediados de año, la NASA perdió el contacto con la Voyager 2, pero unos comandos para corregir la orientación de la antena dieron sus frutos y las comunicaciones se restablecieron con éxito.

Imagen | Caltech/NASA-JPL

En Xataka | Ante un fallo de la Voyager 1, la NASA se topó con un problema: ¿dónde estaba su manual de instrucciones?


La noticia

Voyager 1 en problemas: la sonda espacial que más lejos está de la Tierra ha empezado a mandarnos datos sin sentido

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Matías S. Zavia

.

  • Categoría de la entrada:Tecnología