Will Power bate el récord de poles y está cada vez más cerca del título

Redacción

El piloto australiano Will Power, líder del campeonato de la IndyCar, vivió este sábado una jornada mágica en Laguna Seca, la última carrera de la temporada, al lograr su pole número 68 con la que batió el récord histórico que tenía el legendario Mario Andretti con 67.

Nada más bajarse del monoplaza tras la clasificación, Power (Team Penske) recibió la felicitación en persona del propio Andretti, que definió esta nueva marca como «impresionante».

«Se veía venir y es hermoso. Es algo grande para la IndyCar y grande para el deporte», afirmó Andretti en la retransmisión estadounidense.

«No puedo celebrarlo mucho porque tengo que estar concentrado en la carrera de mañana», dijo Power, quien, aunque aseguró que no tenía el récord en mente, sí admitió que la marca de poles es «un hito tremendo» para él.

«Estar ahí con un tipo icónico como Mario es increíble», afirmó.

Con esta pole, Power se llevó además un punto extra para la clasificación general.

Ahora tiene 524 puntos y saca 21 a sus dos máximos competidores: el estadounidense Josef Newgarden (Team Penske) y el neozelandés Scott Dixon (Chip Ganassi Racing).

Más alejados aparecen el sueco Marcus Ericsson (Chip Ganassi Racing) con 484 puntos y el neozelandés Scott McLaughlin (Team Penske) con 482

Power, que ya ganó la IndyCar en 2014, será campeón sin depender de nadie si logra terminar entre los tres primeros clasificados en Laguna Seca.

Al margen de su récord de poles, la mejor noticia para el líder del campeonato este sábado fue que ninguno de sus rivales por la corona se colaron en el «Fast 6» de la clasificación.

Así, McLaughlin saldrá octavo en la carrera definitiva, Ericsson ocupará la décima posición, Dixon logró el decimotercer mejor tiempo en la clasificación y Newgarden será penúltimo (25 de 26) tras salirse de la pista.

Por su parte, el español Álex Palou (Chip Ganassi Racing), vigente campeón de la IndyCar, y el mexicano Pato O’Ward (Arrow McLaren) fueron quinto y sexto en la clasificación, respectivamente.

Ni Palou ni O’Ward tienen opciones matemáticas de conseguir el título.

Dificultades para los aspirantes

La dificultad del trazado de Laguna Seca fue determinante en la clasificación de este sábado, dejando fuera a las primeras de cambio a dos candidatos como Newgarden y Dixon mientras Power cogía carrerilla.

La atención se concentraba en el grupo uno de la clasificación, donde figuraban todos los contendientes al título excepto Power.

La tensión y la complejidad de este circuito pasó factura a varios de ellos ya que únicamente Ericsson y McLaughlin pasaron ese corte.

Tanto Newgarden como Dixon, los dos principales perseguidores de Power en el campeonato, quedaron fuera en esa ronda y partirán este domingo desde los puestos más alejados de la parrilla.

Dixon, en la posición 13, culpó a la mala elección de los neumáticos para afrontar la jornada de clasificación.

«Es frustrante, la estrategia va a ser clave mañana, en especial con la elección de las ruedas», opinó.

Sin embargo, Newgarden se llevó la peor parte ,puesto que perdió el control de su monoplaza al trazar el famoso ‘sacacorchos’ del circuito californiano, quedó fuera del trazado sin posibilidad de regresar y, por lo tanto, fue eliminado de la siguiente fase de clasificación.

Saldrá en carrera desde la posición número 25 y está obligado a rozar la perfección y tener mucha suerte para proclamarse campeón.

La frustración era evidente en su rostro al atender a los medios: «Esto todavía no ha terminado, pero no es la situación ideal».

Sí pasaron el primer corte Ericsson y McLaughlin para estar entre los doce pilotos más rápidos, pero también se quedaron fuera del «Fast 6» con lo que Power tiene el viento totalmente a su favor para proclamarse campeón este domingo.

  • Categoría de la entrada:Deportes